Se encuentra usted aquí

La Fase 3 del Universo Cinematográfico de Marvel: ¿Qué podemos esperar?

Por
Redacción Shock

Estamos viviendo una época dorada para los fanáticos de los cómics, pues si bien es cierto que los superhéroes han estado rondando el mundo desde hace más de medio siglo, es el cine el que ha conseguido llevarlo a las masas, alejarlo de ese nicho exclusivo en el cual fueron implantados y permitir que toda la familia pudiera conocer más de ellos.

Claro, películas de superhéroes también han ocupado las pantallas desde hace décadas, unas buenas, otras no tanto, pero pocas casas productoras habían conseguido lo que en seis años ha logrado Marvel Studios, y es unificar una larga serie de cintas en el mismo universo fílmico, conectarlas y expandirlo, incrementando las pasiones de los fanáticos seguidores y sumando unos cuantos más recién llegados a este complejo mundo de los cómics.

Por: Cesar Nuñez - @maskedlizard

Decir que alguien es un experto en el tema es una afirmación bastante presumida, arrogante y una completa hipérbole. Es tan abrumadora la cantidad de contenido que han brindado años de arcos argumentales en los cómics, que faltarían muchas películas para justificar las historias nacidas en el papel. Por esa misma razón es que Marvel Studios decidió tratar sus filmes como una realidad alterna, con las libertades narrativas que ello implica y con la autonomía para basarse e inspirarse en sus viejas historias, pero dándoles el giro necesario para adaptarlas en el concepto de la gran pantalla.

De esta manera muchas historias serían las descabezadas, pero no sus protagonistas. De la misma forma que Nick Fury le dice a Tony Stark al final de la primera película de Iron Man que no está solo en el universo, y que no es el único con poderes sobre humanos, así mismo Marvel nos estaba señalando que su universo cinematográfico iba a ser más grande de lo esperado. No estaban bromeando.

Las propiedades de X-Men, Deadpool y los Cuatro Fantásticos yacen en las manos de 20th Century Fox, la primera con una reiniciada saga (y Wolverine) que no parece querer morir, revitalizada con actores más jóvenes e igual de prometedores. Por otra parte el arácnido Peter Parker, aclamado como la imagen más fuerte de Marvel Comics y creada por el buen Stan Lee, continúa en poder de Sony Pictures desde que iniciara una trilogía hace más de una década y cerrara de una manera algo penosa, teniendo que reiniciarse después.

Claro que son personajes de vital importancia para Marvel Studios, pero ya que una negociación con las productoras suena a algo bastante improbable, muy a pesar de los rumores, la única opción restante era comenzar a darle mayor importancia a aquellos superhéroes poco conocidos por el público en general, pero que sientan la base para eventos futuros más fuertes en el universo Marvel.

Todos conocen a Iron Man, Capitán América, Hulk y Thor, pero Marvel Studios no podía quedarse dos fases más exprimiéndolos con películas independientes cuando Los Vengadores tienen por delante cintas crossovers mucho más interesantes. Es decir, monetariamente habría sido un éxito, pero le habría cerrado la puerta en la cara a futuros favoritos. Como ejemplo de ello tenemos a los Guardianes de la Galaxia, una apuesta por la novedad que resultó en algo mucho más grande de lo anticipado.

Es cierto que aún viene una tercera parte de Capitán América, pero una que no resultará siendo tan independiente para el héroe y que vincula a Iron Man junto a otros Vengadores como Ant-Man y Black Panther. Algo a tener en cuenta aunque el subtítulo haga promesas, es que la cinta será levemente basada en el arco ‘Civil War’ del año 2006, pero de seguro estará muy lejos de igualar el material en el cual se inspira, dada la falta de personajes de vital importancia como Spider-Man, los X-Men, Fantastic Four y Punisher, por mencionar algunos.

De esta manera la película Captain America: Civil War solo buscará profundizar en el conflicto entre Iron Man y Capitán América, culpa del Acta de Registro de Súper Humanos que intenta implantar el gobierno de Estados Unidos, el cual incluye revelar sus identidades secretas, brindarles entrenamiento especial y ser “contratados de planta” por la agencia SHIELD, con las respectivas garantías y beneficios laborales. Mientras Tony Stark apoya la moción, Steve Rogers aboga por las libertades civiles y los derechos de los superhéroes, causando conflicto de intereses entre ambos Vengadores y arrastrando una serie de aliados y enemigos a sus bandos.

Aunque no consiga ser adaptada de manera fiel por muchas razones, es ampliamente conocido que la historia de Civil War culmina con la muerte del Capitán América, que de hacerse realidad en el cierre de la trilogía también daría paso al comienzo de una nueva generación de superhéroes y Vengadores. Justamente algunos reportes aseguran que Iron Man (Downey Jr.) comandaría un nuevo equipo en la tercera parte de Los Vengadores (dividida en dos filmes), así que no es algo descabellado ver alejarse al Capitán junto con la finalización del contrato de Chris Evans.

Entonces tenemos a Doctor Strange, con su alter ego brevemente mencionado en Capitán América y el Soldado de Invierno. Es un personaje un tanto oscuro y altamente relacionado con la magia, en un universo fílmico donde el poder de Thor es solo otro tipo de ciencia, un alienígena súper avanzado. El uso de magia en este mundo de Marvel donde Scarlet Witch y Quicksilver (por aparecer en Age of Ultron) no son los mutantes hijos de Magneto sino “Milagros” con poderes infundados en un laboratorio, Doctor Strange se convierte en una de las piezas más importantes y poderosas de los futuros Vengadores. De hecho, el más poderoso entre los anunciados y ficha clave en la batalla final contra el mega villano Thanos.

Hablando de Thanos, quien hizo su debut en la escena final de Los Vengadores y tuvo más pantalla en Guardianes de la Galaxia revelando su ambición por las Gemas Infinitas, el ámbito espacial de Marvel le dará una oportunidad más al escuadrón de sujetos disparatados compuesto por Star-Lord, Gamora, Drax, Rocket y, por supuesto, Groot, o Baby Groot, como sea. Esta secuela se enfocará en los orígenes de Peter Quill, que cambiarán radicalmente con respecto a los cómics pero darán un enlace al pasado y al presente del Universo Cinematográfico de Marvel. Lo realmente importante será ver cómo se llegan a conectar los Guardianes con los Vengadores, lo cual se definiría hasta Avengers: Infinity War con una alianza entre ambos bandos, no antes.

Siguiendo con el espacio nos encontramos con Thor: Ragnarok, cierre de la trilogía del dios nórdico y Vengador terrícola. Si nos guiamos por el subtítulo evocando el apocalipsis asgardiano y la caída de Asgard, Ragnarok señala la muerte de los dioses y la confrontación con uno de los más poderosos enemigos de Thor, el gigante de fuego Surtur, habita

nte del infernal reino Muspelheim. Básicamente, los gigantes de fuego atacan y destruyen Asgard, Loki suplanta a Odin en busca de algo de venganza y esto llevaría al enfrentamiento definitivo entre los medio hermanos. Es poco probable que Thor resulte en un acto mesiánico aunque no descartable, pero la idea es el regreso del personaje para enfrentar a Thanos en Infinity War.

Volvemos con los pies en la Tierra y en una nación africana conocida como Wakanda, altamente avanzada y lugar con los mayores yacimientos de Vibranium, ese absorbente mineral del cual está hecho el escudo del Capitán América. Varias pistas en el primer tráiler de Avengers: Age of Ultron nos indican la existencia de Black Panther, Vengador temporal que recibirá su propia película pero entrará al universo fílmico de manera anticipada. Teniendo a Johannesburgo como una de sus locaciones, Age of Ultron ofrecería un primer vistazo de Wakanda y del villano Ulysses Klaw interpretado por Andy Serkis (Gollum, King Kong), un sujeto en busca de Vibranium y enemigo principal de Black Panther, quien posee incrustaciones del metal en su traje. El rey T’Challa sin embargo solo ha sido confirmado para debutar en Civil War como Black Panther interpretado por Chadwick Boseman, por lo cual es poco probable que se cruce con un Ultron obsesionado por un baño de Vibranium. Otra futura ausencia notable será la propia esposa de Black Panther, la mutante Ororo Munroe alias Tormenta.

Finalmente es el propio Thanos quien decide aterrizar en la Tierra para unificar las Gemas Infinitas, dando apertura al mayor evento en el universo Marvel que juntará a las dos generaciones de superhéroes forjadas a lo largo de tres fases y 10 años. Avengers: Infinity War es un arco argumental grande y de notable importancia, tanta que fue necesario dividirlo en dos películas, decisión muy acertada, y necesaria, hecha por Marvel Studios. Sobre los seguros participantes de la guerra infinita podemos anotar a Iron Man, Hulk, Thor, Ant-Man, Doctor Strange y Black Panther, por lo menos en la primera parte y sin descartar a un tal Adam Warlock, del cual solo se ha visto un capullo gigante en poder del Coleccionista. Sobra decir que Infinity War es la opera prima, todo lo que los fanáticos de Marvel han soñado desde que la primera cinta de Iron Man inició este universo de películas interconectadas.

Pero así mismo esta primera parte será cruel con el público dejando un final inconcluso y con un año de diferencia, abriendo campo al lado cósmico de Captain Marvel. Hay una guerra monumental en una esquina del universo con el tirano Thanos a la cabeza, y un puñado de sujetos poderosos defendiendo un planeta insignificante como la Tierra. Es la oportunidad perfecta para la primera cinta de Marvel protagonizada por una mujer, honor que no le será dado a la Viuda Negra de Scarlett Johansson, un enorme pesar, cabe señalar. Captain Marvel ofrecerá la versión de Carol Danvers, una piloto de pruebas expuesta al ADN de la raza Kree y cargada con súper poderes. El personaje de Captain Marvel resultaría en una cruzada a través de la galaxia donde se podría encontrar con los Guardianes de la Galaxia. De esta manera nuevos aliados de los Vengadores encontrarían su camino hacia el planeta Tierra, más leña al fuego y más cerezas al pastel de la segunda Infinity War.

Quizás sea una de las sagas menos conocidas entre los anunciados filmes de la Fase 3, y con justa razón. Los Inhumanos son una raza creada por experimentación de los Kree (nuevamente) en los primeros humanos, quienes deciden aislarse y formar su propia sociedad. Con personajes de la familia real como Black Bolt, Medusa, Karnak y Maximus, los Inhumanos pueden equivaler a los “X-Men de Marvel Studios en el espacio”. Captain Marvel podría tener alguna relación con esta cinta, conectándola a su vez y de manera directa con Avengers: Infinity War - Parte 2. Además está el Inhumano Thane, un largamente perdido hijo de Thanos que podría unirse a sus medio hermanas Gamora y Nebula para vengarse de su dictador y cruel padre.

Todo esto nos lleva al esperado gran final de la Fase 3 en el Universo Cinematográfico de Marvel, y al de la historia de los Vengadores en la gran pantalla como la conocemos. En este punto es casi imposible no ver cómo se amalgaman 11 años de películas (21 en total), pero de la misma forma significa el final de los papeles que vimos crecer en muchos estimados actores. Avengers: Infinity War - Parte 2 puede fácilmente incluir todos los superhéroes presentados a lo largo de las tres fases como se pudo ilustrar en este artículo, de manera que cualquier cosa puede pasar en la lucha por vencer al todopoderoso Thanos con su Guante Infinito a la máxima potencia.          

De cualquier forma, Marvel Studios tiene un lapso de cinco años para pensar en lo que le depara a la Fase 4 y lo que ocurrirá con personajes como Iron Man tras el retiro de Robert Downey Jr. Es algo que va a ocurrir inevitablemente y para lo cual han de estar preparados, pues es una compañía que claramente no improvisa en sus planes. Poco probable es que opten por reboots con un historial tan consistente, pero lo claro es que nuevos actores tendrán que portar los trajes de nuevos Vengadores.

Hace seis años nadie esperaba que el efecto Marvel creciera de manera tan desmedida, tanta que hasta su competencia directa vio un ejemplo a seguir. Ahora, mientras tenemos una idea más clara de lo que podemos esperar con nueve películas de Marvel durante los próximos cinco años, lo que en verdad esperamos es tener vida y licencia para ser testigos de cómo los superhéroes dejan huella en la historia del cine.

Temas relacionados: