Se encuentra usted aquí

La increíble historia de la colombiana que bailó con U2 en Nueva York

Por
Redacción Shock

El sueño de una de las fanáticas más poderosas de U2 en Colombia contado por su propia protagonista.

Por: Marcela González // Fotos: Marcela González. Mi afición por U2 comenzó en el año 2000 con el lanzamiento del ‘All that you can´t leave behind’, aunque en el pasado había tenido un primer acercamiento con una canción que hoy en día es de mis favoritas, ‘Who´s gonna ride your wild horses’. Todo este proceso fue en realidad un completo autoaprendizaje.  Mi primer álbum ‘The best of  1980-1990’ me lo regaló mi mejor amiga cuando cursaba décimo grado animando mi pasión. A partir de ahí con mis ahorros fui nutriendo mi colección, encerrándome en mi cuarto a disfrutar de sus trabajos, tan nuevos, tan únicos. Eran y siguen siendo miel endulzando mi sentido del gusto musical.

Desde pequeña siempre me han inculcado que hay que luchar para lograr las cosas, pero también me enseñaron que no solo debo pensar en mí, y sé que muchas personas al igual que yo aman a U2, que sueñan con verlos en vivo y tener esa experiencia tan grandiosa, tan íntima, tan fascinante. Por eso fue que comencé con U2 Colombian Project, que sin saberlo, terminó convirtiéndose en el Club de Fans Oficial de U2 en Colombia, pero inicialmente era una idea para comenzar a  unir fuerzas como fans y lograr que U2 venga a Colombia.

Durante el inicio del proyecto, se unieron varias personas,  y llegó una de las partes que más me gustan de ser fan, y es el comenzar a conocer personas con tus mismos gustos, tu misma pasión, hablar de cosas que nadie más entiende.

Para esa época en el estadio El Campín de Bogotá se iba a jugar el campeonato sub 20 de Fútbol, y parecía ser un obstáculo para la Gira 360°, por lo cual decidí comenzar a recolectar firmas para lograr su préstamo. Al final, no pudimos concretar una cita con el Instituto de Recreación y Deporte, por lo que solicitamos apoyo en emisoras y solamente obtuvimos el apoyo de una, ya que de la otra que respondieron,  me entrevistaron y en vivo me dieron a entender que cómo pretendía traerlos a punta de firmas si habían empresarios que no lo habían logrado con dinero. Eso frustraba un poco, pero a la vez impulsaba más mi sueño. Durante 2008 y 2011 realizamos varias  actividades, videoconciertos, reuniones, actividades sociales, eventos con  bandas tributo, Universal Music fue un gran apoyo en aquel entonces.

Aun así,  levantar la voz no es fácil, hay miles de personas que no comprenden el amor, la admiración que sientes por una banda, varios que se rindieron en el camino, que me decían que mi ilusión no iba a llegar lejos y que mejor ahorrara para verlos en otro país.   Al ver que Colombia no apareció en el tour list me sentí triste, defraudada y un poco sola, porque la mayoría pensamos  que la lucha había sido en vano y simplemente comenzamos a separarnos.

Desde que los objetivos con el proyecto comenzaron a cambiar surgió el plan b: No dejar pasar U2360° de largo sin ver a la banda. Sé que para muchos fanáticos es fácil decir “me voy a USA,  a Dublín”,  para mí fue algo más que ahorro, fue en realidad un pequeño sacrificio, que al fin de cuentas prefiero considerar una gran inversión, ya que implicó dejar a un lado el conciertos de bandas que visitaron Colombia por aquel entonces como Aerosmith y  Green Day. El destino escogido fue  ¡La Plata, Argentina!

Viajamos un grupo pequeño de fans, pero con todas las ganas del mundo.  Mientras iba en el avión no asimilaba aún que fuera a estar tan cerca de mis ídolos. El día que llegamos algunos fuimos a un evento con los fans Argentinos, estuvo genial, la energía se sentía espectacular desde esos momentos previos. Comenzó la fila para el primer concierto que sería el 30 de marzo de 2011. Dormimos en la calle dos días,  pero todo el calor y la energía que necesitaba, estaba en saber que ya estaba a pocas horas de verlos, de escucharlos por fin en vivo.  La idea era llegar a la primera fila con la Bandera de Colombia. Aunque soy una pésima deportista, ese día corrí como nunca, veía a mis amigos adelante y solo pensaba en tocar esa valla. Fue un momento de gloria.

El show de Muse estuvo genial, pero pasó tan rápido. Mi corazón palpitaba fuerte, cuando por fin el reloj que aparecía animado en la pantalla se comenzó a despedazar mientras sonaba ‘Space Oddity' como antesala. Apagaron la luz y el primero en pasar frente a mí fue The Edge. En ese momento recordaba mis sueños y pensaba que era uno más, era el mejor momento de mi vida. Luego al ver a Bono, Adam y Larry simplemente comencé a vivir al máximo la experiencia, a gozar, estaba en Shock, lloré, reí, no quería que terminara nunca.

Mi punto de quiebre

Cualquiera que me conozca sabe cuánto adoro ‘Walk On’, es como mi himno personal, cada vez que sentí desfallecer con el proyecto, cada vez que alguien se burló de mí, cuando recogía firmas en la calle, cuando escribía en las páginas de empresarios suplicando que los trajeran, cuando le rogué a bandas nacionales que me ayudaran con un tributo y simplemente se negaron porque no tenía para pagarles, simplemente pensaba en esas frases “What you got they can’t steal it No they can’t even feel it” “And I know it aches And your heart it breaks And you can only take so much Walk on, walk on”. Ese fue el clímax del concierto, donde no podía parar las lágrimas de felicidad que rodaban por mi mejilla.  

Volví a repetir el show el 2 de abril y desafortunadamente no me pude quedar para el tercero, por el momento era todo. Después de esto, el 18 de Febrero de 2013 publicaron el concurso en U2.com “From the ground up” y decidí participar con el video. Gané una de las 5 ediciones autografiadas por toda la banda, y me sentí muy feliz y emocionada de tener algo tan cercano en mis manos.

Bailando con Bono en Nueva York

El año pasado  publicaron las fechas para la nueva gira ‘Innocence  + experience’ y decidí ir a Nueva York porque tengo unos amigos de mi familia. Compré las boletas para el concierto, y desafortunadamente me quedé sin trabajo, y estaba pensando seriamente en cancelar todo, porque fueron meses difíciles. Al final, decidí arriesgarme, y fue lo mejor que pude hacer, porque lo que viví en Nueva York jamás lo planeé, lo pensé, pero sucedió. Lo llamo la recompensa a todo lo que había hecho antes, a no dejar morir mi sueño.  El 18 de julio fue mi cumpleaños y me sentí en algún momento sola, hasta que salieron a saludar a las afueras del Madison Square Garden. Estaba muy emocionada, nerviosa y temblando literalmente y llamé la atención de Bono con un “Bono, Today is my birthday”. Me miró directamente a los ojos y dijo: “Is your birthday?,” me toma de la mano y termina con un “Happy Birthday Darling”, fue mágico. Luego salió Larry y saludarlo fue genial, indescriptible.

El 22 de julio, no tenía boleta para el show, pero me ayudaron a conseguir una entrada en campo y los vi por primera vez en el tour, fue emocionante. Hubo otros momentos de quiebre, de emoción, pero no me imaginaba lo que iba a suceder el  23 de ese mismo mes. Ese día, a pesar de que habíamos acordado con algunos amigos de México y Francia que íbamos a estar en el escenario principal, al ver que ya no había espacio en la valla me fui corriendo al otro y allí estaba el espacio justo donde el día anterior vi que habían subido a la fan, como es tradicional, y dije ¿Por qué no? Había llevado un cartel desde Bogotá para pedir que me dejaran subir, pero lo dejé ese día, así que hice otro improvisado con la frase “Do you want to dance with a Colombian Girl? Bono se paró justo frente a mí cuando estaba cantando ‘Song for Someone’, le mostré el cartel y justo al final de la canción lo leyó, me miró, se rió y siguió con el show. Cuando comenzó ‘Misterious Ways’ fueron momentos de ansiedad.  De pronto cuando se comenzó a acercar pasó frente a mí y dije “no soy yo”, dio un paso atrás y me señaló para subir al escenario, fue mágico. Me trepé con la bandera, era lo más importante y Bono la señaló para leer lo que decía: “We are waiting U2 in Colombia”, se rió. Al finalizar la canción  lo abracé y él me abraza más fuerte. Me sentía en las nubes, pero lo mejor fue cuando me dijo “Es una bandera colombiana? Es un nombre hermoso. Colombia, un país muy hermoso también. Yo sé que nunca hemos estado  ahí, pero creo que eso sería algo muy, muy,  muy especial para nosotros, algún día lo haremos y tal vez tú puedas volver a subir a la tarima y decirle a la gente de Colombia que estamos a su servicio". Posteriormente me entrega el celular para comenzar a realizar la transmisión por Meerkat,  con el fin de realizar un streaming  que se proyecta en la pantalla y está disponible para todos los que utilicen la aplicación. Cuando termina de explicarme dice “¿Colombia cómo está?” fue impresionante, un orgullo completo escuchar el nombre de nuestro país de labios del líder de la mejor banda del universo, en el mejor escenario, en la mejor ciudad.

 

Temas relacionados: