Se encuentra usted aquí

La realeza de Medayork

Por
Redacción Shock

Por Nadia Orozco @cornfake

El hip hop nacional cambia de página con una banda que conjuga la poesía de la calle, una intensa labor social y los deseos de conquistar todo el continente latinoamericano. Tres años después de ser la revelación de los Premios Shock, Crew Peligrosos presenta su álbum debut.

El primer acto de esta historia está manchado de la sangre de Medellín: una ciudad herida por el narcotráfico, donde la primavera le dio paso al terror a causa de la guerra de Pablo Escobar contra el Estado y Los Pepes, y más adelante debido a la lucha por el poder que varios grupos al margen de la ley protagonizaron tras la caída del capo. Aranjuez, un barrio ubicado en la Comuna 4 de la capital antioqueña, era una de las tantas sedes de esta historia escalofriante donde el sicariato germinó entre los más jóvenes.

En medio de ese panorama, al comienzo de este milenio, se conformó un bando de jóvenes que le dieron una bofetada a la violencia al encontrar en el hip hop y en cada uno de sus cuatro  elementos (MC, graffiti, breakdance y DJ), un lugar apacible e impermeable al fuego cruzado. Un hombre recio que hoy tiene 32 años llamado Henry Arteaga, más conocido como el JKE (el Jeque), se convirtió desde ese momento en una de las cabezas de esa cruzada que le dio vida a 4 Elementos Eskuela: un centro cultural por donde hoy pasan más de 400 estudiantes a la semana para que, a través del estudio de la cultura hiphopera, encuentren en el arte una solución a la guerra.

Fue en ese lugar donde se originó un grupo de rap colorido, híbrido y mutante que hoy, en época del lanzamiento de Medayork, su álbum debut, está en boca de muchos: Crew Peligrosos.

Al lado del JKE andan talentos como Sergio Ospina, alias P Flavor: un freestalero carismático con un don natural para escupir líricas a diestra y siniestra; Rat Race, una promesa andante de los tornas y la producción con apenas 21 años; y una sólida banda y un parche de b-boys (bailarines), que más allá de conformar un proyecto musical, son la voz de un barrio, de una comuna, de una ciudad. Este Crew decidió de entrada escapar a la influencia “gangsta”, derrumbar los estigmas que caen sobre su género y sacarlo del underground. Sus letras describen los intestinos del barrio donde crecieron y la evolución de una ciudad a su manera, sin apología a la violencia que les tocó, pero sí con una narración sagaz y genuina. Su sonido es apto para el baile e indaga por los recovecos sonoros de un continente (salsa, cumbia, carrilera), para mezclarlo con beats de musculatura gruesa. Su puesta en escena es briosa y ha encendido tarimas de renombre como los Premios Shock 2010, el Concierto Radiónica, el Festival Estéreo Picnic, el Festival Generiq en Francia, el SWSW en Texas, e incluso han realizado un par de ensambles con una banda sinfónica juvenil en Medellín. Medayork es su álbum debut y con él dan señales de que el hip hop hecho en Colombia puede convertirse en una industria capaz de salirse de las esquinas barriales para conquistar a tantos oídos como sea posible. Nuestros respetos por este crew.

Muchos los conocieron por el trabajo de formación que llevaron a cabo en su barrio con la escuela de hip hop pero hoy, con el lanzamiento de su primer trabajo de estudio, demuestran la contundencia y solidez de ese proyecto musical que va sin frenos hacia la reivindicación del hip hop nacional

Temas relacionados: