Se encuentra usted aquí

La Santa Cecilia: Latinoamérica va por su Grammy

Por
Redacción Shock

Nos acercamos cada vez más a la entrega número 56 de los premios Grammy y mientras nos preparamos para viajar junto al canal TNT para cubrir en vivo y en directo la ceremonia de premiación más importante de la industria de la música, seguimos entrevistando a algunos de los artistas nominados. La Santa Cecilia, banda de la ciudad de Los Ángeles integrada por hijos de inmigrantes latinos en Estados Unidos, compite junto a gigantes de la escena de la región como Illya Kuryaki, El Tri, Café Tacvba y Los Amigos Invisibles, y es una de las grandes revelaciones del último año. Con ellos hablamos vía telefónica de su nominación y de por qué la Academia se fijo en su propuesta musical.

Por: Mariangela Rubbini / @Bilirubbini

¿Cómo nace y cómo se forma un proyecto como  La Santa Cecilia?
Nos juntamos hace casi 7 años. Éramos todavía adolescentes,  tendríamos unos 16 y tocábamos música tradicional en una especie de mercadito. Aprendimos de muchos de los artistas que andan por ahí, chambeando en las calles. Formamos un trío y empezamos a tocar boleros, rancheras y música tradicional. Veníamos de pertenecer cada uno a grupos de salsa, de jazz, de ska, y de tocar en bares y fiestas en la ciudad (Los Ángeles). Pero un día decidimos que queríamos hacer nuestra propia música y contar nuestras propias historias sin pensar en si nuestro grupo haría cumbia o rock. Simplemente queríamos tocar y celebrar nuestras influencias. En especial, la música latina porque en la banda somos todos hijos de inmigrantes.

La Santa Cecilia no solo celebra la música latina sino que además tiene posturas bien claras respecto a la situación de los inmigrantes en Estados Unidos, por ejemplo.
Nos juntamos para promover nuestras ideas y nuestras opiniones, es cierto. Pero  nunca pensamos en que queríamos ser una banda de protesta o algo así. No nos importa cómo la gente nos quiera interpretar o cómo quiera clasificarnos para entendernos. De hecho, nos gusta mucho escuchar lo que dicen de nosotros y cómo nos definen.  Algunos dicen que somos un grupo de música tradicional mexicana y latinoamericana, otros se refieren a nosotros como una banda de rock alternativo. No nos importa en realidad.

¿Y ustedes cómo se definen?
No nos interesa definir la banda. La verdad es que tratamos de ser lo más honestos posible con nuestra propuesta y con las canciones que hacemos. Se nos va antojando la música y todo fluye simplemente. De repente nos da por tocarnos un gypsy jazz o un bolero. Todas las ideas de los integrantes de la banda son bienvenidas y se van mezclando de forma natural. Hacemos canciones y hablamos en ellas de lo que nos pasa todos los días. Antes de que estrenáramos el disco 30 días por ejemplo, pasábamos mucho trabajo y a veces no teníamos dinero. Y sobre eso también escribimos.

La comunidad latina en Estados Unidos seguramente se siente bastante identificada con un proyecto como el de ustedes y es ahí dónde deben tener más seguidores. Pero, ¿cómo responde el público americano a la propuesta de La Santa Cecilia?
Lo bonito es que el público siempre nos sorprende gratamente en las presentaciones que hemos tenido aquí en Estados Unidos. A veces pensamos que a lo mejor a los gringos no les va a gustar lo que hacemos y nos da miedo tocar para ellos, pero al final nos damos cuenta de que les gusta mucho lo que hacemos. Cuando la gente escucha instrumentos como el acordeón o el requinto, no importa si la canción es en inglés o en español, si es cumbia o bolero, se emociona mucho. Hemos salido de gira con artistas norteamericanos y hemos aprendido que el público se conecta con la música sin importar el idioma en el que esté hecha. 

Ustedes qué creen que encontró la Academia en un proyecto como La Santa Cecilia para que resultara nominado al Grammy en la categoría Mejor disco latino de rock, urbano o alternativo al lado de gigantes como Café Tacvba, El Tri, Los Amigos Invisibles e Illya Kuryaki and The Valderramas.
Realmente estamos muy contentos de haber recibido una nominación al Grammy, que  es considerado el reconocimiento más grande en la música, y además estar al lado de artistas que siempre hemos admirado muchísimo. Durante 7 años hemos trabajado en este proyecto y le hemos puesto toda nuestra dedicación. No hemos parado de ensayar, hemos tocado gratis en muchos sitios y hemos tenido que enfrentar muchas cosas para llegar a dónde estamos hoy. Creemos que este también es el reconocimiento a todo el esfuerzo de estos años. Y nos sentimos orgullosos de que nos vean como representantes de quienes están haciendo música latina en Estados Unidos.

Pero es que además fueron firmados por uno de los grandes sellos, Universal latino, que tiene en su catálogo a artistas como Juanes.
Haber podido lanzar nuestro primer disco, Treinta días, con Universal Latino ha sido algo muy grande para nosotros, que somos una banda local de la ciudad de Los Ángeles que toca en bares y en festivales. Nunca pensamos que esto podría pasarnos pero ¡híjole! también es cierto que trabajamos muchísimo este año, tocando la canción del hielo (Ice, El hielo) y apoyando con nuestra música a toda esa gente que estaba buscando una reforma migratoria.

En la sonoridad de La Santa Cecilia, en algunos instrumentos que utilizan y en la voz de Marisoul se perciben cierto romanticismo y cierta nostalgia. Tal vez se deba eso a que son hijos de inmigrantes, a que crecieron lejos de las tierras donde nacieron sus padres y que es de dónde vienen realmente. Latinoamérica es definitivamente una tierra mucho más cálida y amorosa que la del Tío Sam.
Definitivamente sí estamos convencidos de que nuestros padres nos heredaron su nostalgia. De alguna manera, en nuestras casas en Estados Unidos, existen México y Latinoamérica. Sí, fuimos al high school, pero cuando llegábamos a casa en las tardes encontrábamos la foto del pueblo, o la del santo que protege a la familia. Y encontrábamos la comida típica de nuestros pueblos y música tradicional de esas tierras. Crecimos con eso que llaman el “american way of life” pero sin desconectarnos nunca de nuestras raíces. Y crecimos con nuestras mamás cantando en la cocina mientras lavaban los trastes y celebrando las fiestas patrias y de dónde venimos. Cuando empiezas a trabajar en este país, te das cuenta de que no eres un colombiano, un mexicano o un venezolano viviendo en Estados Unidos, sino que somos muchos latinos viviendo en Estados Unidos y compartiendo nuestras raíces y nuestras tradiciones como región.

Ustedes dicen que a La Santa Cecilia no le interesa tener un discurso político, pero es evidente que desde el arte y la cultura, desde la música, se puede contribuir a generar muchas transformaciones de sociedad. Y desde ahí, es más fácil lograrlo incluso que desde la política. Muchos inmigrantes pueden ver en ustedes esa voz que ellos no pueden ser y eso, en últimas, termina convirtiéndose en una gran responsabilidad. ¿Cómo la reciben? 
Estamos de acuerdo contigo en que muchas veces el arte y la música van de la mano  de ciertas luchas y movimientos, y también somos conscientes de que pueden hacer más una canción, una foto  o una expresión artística que una opinión política. Sabemos que tenemos una responsabilidad y la hemos asumido como tal. Sabemos que debemos hablar sobre este tema de los inmigrantes y sobre las deportaciones de tantos latinos. Ese, en especial, es un tema muy importante para nosotros porque somos hijos de padres inmigrantes y como tú bien lo dices, a veces hay que sacar la voz por la gente que no tiene cómo hacerlo. 

¿En la banda son todos hijos de inmigrantes mexicanos? ¿Cómo está conformada hoy La Santa Cecilia porque entiendo que han salido algunos integrantes y han entrado otros? 
Una banda es como un matrimonio. No siempre se termina durando juntos toda la vida. Desde que empezamos hemos tenido algunos cambios en la banda, y no porque nosotros hayamos querido que fuera así o por diferencias irreconciliables, sino por circunstancias de la vida. No es fácil ser músico. Es un trabajo muy inestable. Hoy somos 4 de base, de los cuales tres somos mexicanos o de familias mexicanas (Marisoul, Pepe y Oso)  y hay un venezolano de padres nicaragüenses (Álex) y además, estamos muy bien acompañados por otros amigos que tocan con nosotros, como Andrés Torres, que es colombiano y toca la batería.

¿Tienen planes de venir a Colombia pronto?
Por favor invítennos. Nos morimos de ganas de ir a tocar allá. 

***

La edición número 56 de los Premios Grammy será transmitida por el Canal TNT este domingo 26 de enero a las 8 de la noche hora de Colombia. La Santa Cecilia compite con el disco Treinta días en la categoría Mejor disco latino de rock, música urbana o alternativa junto a Café Tacvba (El objeto antes llamado disco), El Tri (Ojo por ojo), Los Amigos Invisibles (Repeat After Me), e Illya Kuryaki and the Valderramas (Chances).

Temas relacionados: