Se encuentra usted aquí

La Severa Matacera, de la vieja guardia al Showbusiness International

20 años después de poner a sonar un ska combativo, La Severa vuelve con más cancha en el Showbusiness Internacional.
Por
Redacción Shock

20 años después de poner a sonar un ska combativo, La Severa vuelve con más cancha en el Showbusiness Internacional.

Por Fabián Páez López - @Davidchaka // Fotos por: David Schwartz + Archivo de La Severa Matacera

20 años después de dar sus primeros pasos, La Severa vuelve con más cancha en el Showbusiness Internacional. Ese es el título de su último trabajo que celebra una carrera de idas y vueltas y la maduración del ska. Hablamos con Alex Arce, vocalista de la banda, sobre su pasado con la vieja guardia del ska y sobre la nueva ola a la que se unen con su nuevo disco, que además viene con colaboraciones tremendas de Providecia, Sargento García, Che Sudaka y faltan más.  

La Severa en la vieja guardia del ska

En una Bogotá con una escena underground que crecía pero que jalaba más hacía el punk, justo hace 20 años, en 1996, empezó a armarse La Severa Matacera.

Rodeados de ruido y guitarras aceleradas, a mediados de los 90, fueron una de las primeras bandas que se monataron al bus de los que le hacían eco a la música negra que habían impulsado los Skatalites en Jamaica, y que replicaron en Inglaterra bandas como The Specials, Madness o The Selecter.  

Cuenta Alex Arce, vocalista de La Severa, que en sus inicios ya había una escena de ska underground que tenía unos dos años conformada: “La primera en sonar fue Skartel, una banda de ska hardcore con muchas influencias del rock radical vasco. Había otra banda como La Sonora Cien Fuegos, que se influenció de la música latina; el que estaba alfrente de eso hoy en día es el director de La 33. Estaban también Los Elefantes con un estilo de ska tradicional y con letras separadas de los contextos políticos. Y también La Pequeña Nación, que tenía más influencias del rock internacional”.

En ese entonces, la mayoría de bandas alternativas vieron el mayor espacio para hacer toques en un escenario emblemático conocido como auditorio La Calleja (Vea también: De la Bogotá inhumana a la Bogotá hardcorera). Con ese panorama local de cerca, muy alineados con los gritos políticos y sociales de ese entonces y con un ritmo recién encendido, empezó a tocar y a grabar La Severa Matacera.

Su primera ataque sonoro fue con un demo en casete de ocho temas que se llamó Inmunidad (1999). 5 años después, sacaron el primer larga duración: Cuando la gente se pare (2004). Y el siguiente disparo fue Visa (2009). En ese camino hubo también varios sencillos: Energía Positiva (2005) y Paranoia (2012); y los digitalizados Light it up (2013) y Desde la montaña (2014).

Apenas dando sus primeros pasos como agrupación, con una propuesta realmente solida musicalmente y con un grupo de jóvenes políticamente activos detrás, lograron ganarse un espacio en Rock al Parque del 97 y del 99. Además, programaron su primera gira en México antes del nuevo milenio.

En todo ese camino, La Severa nunca hizo oídos sordos a lo que pasaba en todo el mundo. Desde el principio tuvo una posición muy crítica con las políticas de Estado. Fielmente influenciada por las bandas del rock radical vasco, que también cargaban encima con un mensaje del separatismo y una arraigada identidad cultural. Ahora ya están cumpliendo 20 años. 

Temas relacionados: 
Publicidad