Se encuentra usted aquí

Lecciones de fútbol: Lo que recordaré de la Copa del Mundo 2014

Por
Redacción Shock

Autor de uno de los artículos más leídos y compartidos del mes de julio en Shock.co (Por Arte de Mafia), Fernando Araujo, editor cultural del periódico El Espectador, decidió nuevamente meterse en los terrenos editoriales de una de sus pasiones más desenfrenadas, el fútbol, de la que se empezó a enamorar desde niño siendo un lector empedernido de la revista El Gráfico. Habló con nosotros de varios temas mundialistas, el primero de ellos: las semifinales de la Copa del Mundo (ver columna), y hoy sobre lo que recordaremos de la cita orbital.

1-Se recordará mucho la actuación de la Selección Colombia.

2- Tristemente también nos recordarán por la lesión de Neymar y nos seguirán echando la culpa por la participación de Zuñiga en la jugada.

3- Se recordará que cada equipo por lo menos tenía un jugador de esos que los críticos llaman el distinto: Messi, Robben, Neymar, etc.

4- La locura del clima y el público. Aunque sigo diciendo que el Mundial se lo robaron a la gente, porque los que pudieron asistir a los estadios son los hinchas con plata, los que pueden pagar 1000 dólares por boleta. Pienso que la verdadera euforia está en la calle, en donde están los verdaderos hinchas. Para ver todos los partidos del mundial habría que hipotecarse de por vida.

5 - Me llama la atención que no hubo una innovación táctica, más allá de que todos intenten jugar con la pelota al piso.

6- No hubo grandes laterales que recuerde más allá de Marcelo de Brasil.

7- Lo de Costa Rica es para mí la mayor sorpresa en la historia de los mundiales, por lo menos desde que sigo el fútbol un equipo tan pequeño eliminó a tres campeones del mundo y Holanda no pudo ganarle. Las distancias se minimizaron, el orden es indispensable en el fútbol, pero terminan marcando la diferencia los pequeños detalles y la historia, entendida como estar a la altura de las expectativas por haberlo sido, tanto en la cancha como fuera de ella.

8- Ha sido un Mundial bonito. Lo importante es lo que aprendemos, no quién ganó. Es cuestión de abandonar el discurso de la patria y realmente aprender de los errores.