Se encuentra usted aquí

León Larregui y sus lecciones de ser papá

La columna vertebral del nuevo disco del mexicano es su hijo.
Por
Redacción Shock

Entre pañales y teteros León escribió su nueva placa discográfica  

Una experiencia, a priori, tan alejada de las aventuras salvajes del rock como la paternidad es la esencia que impregna los temas de "Voluma", segundo disco del cantante mexicano León Larregui y con el que sigue explorando rutas al margen de su exitosa banda Zoé.

"Todas las canciones de 'Voluma' están empapadas del proceso (del embarazo y nacimiento), que incluye esta bendición que es recibir a una criatura producto del amor y también todas las cosas que pasan por tu mente mientras la estás esperando", señaló Larregui en una entrevista con Efe.

De paso por Los Ángeles, donde actuará este viernes en el Teatro Belasco, Larregui (1973, Ciudad de México) subrayó que las canciones de "Voluma" surgieron durante el embarazo de su pareja y que, quizá por ello, tocan asuntos "muy personales"."Como que es la primera vez que empiezas a preocuparte por cosas que igual antes no te preocupabas", detalló el cantante, recordando la génesis de un disco que, comparado con su debut "Solstis" (2012), suena más plácido, tranquilo y hasta melancólico, como si hubiera detenido el tiempo para recapitular todo lo vivido.

Larregui, que volvió a contar con Adanowsky, Rob y Jack Lahana para la producción, explicó cómo amplió la paleta sonora para este nuevo disco con la introducción de detalles electrónicos.

"En 'Solstis' yo no quería que se pareciera a Zoé o que la gente pensara que yo estaba compitiendo con mi banda, porque era totalmente absurdo. Entonces limité la instrumentación: 'No vamos a utilizar ningún sintetizador, ninguna caja de ritmo", afirmó.

Sin embargo, Larregui indicó que era "una pena" partir con esa restricción, dado que Rob tiene en su estudio "una colección de sintetizadores que es de museo".

"Entonces, con este disco sí dije: 'Ahora sí, me vale. Quiero jugar y experimentar con todos los juguetes que tienes ahí'. Y nos dejamos llevar, nos dejamos ir con todos estos instrumentos y cajas de ritmos", explicó.

La sonoridad y la profundidad de "Voluma" se beneficiaron de esa decisión. Los recuerdos del pop de los años 80 se escuchan en "Zombies", un tema sobre la obsesión tecnológica de nuestros tiempos, mientras que "Lattice" se deja envolver en ecos electrónicos y nostálgicos. También hay momentos que navegan sobre las aguas psicodélicas ("Tremantra") y espacios eléctricos para las guitarras ("Tiraste a Matar").

Larregui subrayó, asimismo, que parte del disco se grabó en París, una ciudad para la que no escatimó piropos.

"Está llena de belleza y de historias. Es muy inspirador estar ahí, caminar por sus calles de día y de noche (...). La forma de vivir de los franceses tiene algo especial. Y la historia. Es un lugar en el que han sucedido tantas cosas en el arte, el pensamiento, la filosofía, las revoluciones...", enumeró.

Pese a que se encuentra muy satisfecho con su obra en solitario, Larregui no pierde de vista que se trata de "una brecha", que está "abierta para cuando quiera seguirla", y subrayó que sus esfuerzos principales siguen enfocados en Zoé.

Referencia inexcusable de la música alternativa latinoamericana, Zoé cumplirá 20 años en 2017, un aniversario que celebrarán con nuevo disco y gira.

"Me da un montón de satisfacción y de orgullo todo el camino que hemos recorrido. Han sido muchos años de historias, de alegrías, de tristezas. Es un maravilla, la verdad. Es algo que, no creo, a mucha gente le toca experimentar en la vida, una oportunidad de vivir algo así", afirmó.

"Y seguimos juntos, en esta relación, que en vez de irse deteriorando, está cada vez esta mejor. Somos como hermanos", finalizó

Por: EFE

Temas relacionados: 
Publicidad