Se encuentra usted aquí

Los Juegos del Hambre en llamas: el poder de la esperanza

Por
Redacción Shock

Por: Eliana Vaca - @cinejuntos

"Un poco de esperanza mantiene a las masas esclavizadas a raya, pero demasiadas esperanzas podría hacerles pensar que tienen el poder real”.

La tan esperada segunda entrega de ‘Los Juegos del Hambre, en llamas’, llega con un nuevo director Francis Lawrence, quién reemplaza a Gary Rose, que se destacó por su amplio despliegue en el diseño de escenarios y vestuarios, dejando en segundo plano el trasfondo del argumento del libro, que es la rebelión del pueblo contra un Gobierno corrupto centralizado, que tiene el control sobre los alimentos, la tierra, los medios de comunicación, la tecnología, la genética y hasta la vida misma.

Francis Lawrence logra que la revolución se vea en todo su esplendor, sacándole el mayor provecho a los actores y acercándose un poco más a la esencia del libro de Suzanne Collins, y el símbolo real de la protagonista, encarnada por la ganadora del Oscar Jennifer Lawrence, como Katniss Everdeen. 

La chica en llamas, ha proporcionado la chispa que, de de ignorarse, puede dirigir todo hacia un infierno que destruya Panem”. Pero lo interesante aquí es su constante ambivalencia entre sus propios intereses y los del resto del mundo. Compleja situación moral que la llevará a descubrir a lo largo de la historia las consecuencias de un simple acto.  Lamentablemente el desarrollo de la película se queda corto y ante los ojos del espectador parece gratuito. 

Paralelo a esto se entreteje un rico juego de palabras entre los actores, en los que se vislumbra el poder que tiene la imagen entre las masas. El individuo pasa a segundo plano para convertirse en símbolo de esperanza y rebelión: “Katniss es un símbolo, no hay que acabar con ella, sino con su imagen”. Y cómo a través de la imagen se pueden plantar la semilla de nuevos pensamientos, como sucede en la escena en la que el presidente Snow habla con su nieta que tiene el mismo peinado que Katniss: “y ese nuevo peinado- en el colegio ahora todas lo usamos así”. 
 
En este punto entran a jugar personajes frívolos, la élite carente de ética y dignidad que vive a costillas del pueblo que muere de hambre. Para destacar el impecable diseño de vestuarios a cargo Trish Summerville, que el 21 de noviembre sacará a la venta su colección Capitol couture, inspirada en la historia. Uno de los atuendos más destacados es el de Effie trinket, en el que se destacan los zapatos de Iris Van Herpen  y el vestido de mariposas de Alexander McQueen. El diseño de maquillaje a cargo de Cover girl, quién no se queda atrás y también sacó su propia línea basada en los 12 distritos, reforzando  la idea de extravagancia y cumpliendo así a la perfección el objetivo de Suzanne Collins en su libro: como a través de la frivolidad y los colores brillantes, los espectáculos tapan las masacres, los abusos y se tiene al pueblo en un constante letargo.