Se encuentra usted aquí

¿Los uniformes más polémicos del deporte?

Por
Redacción Shock

Si los nuevos calzoncillos de James fueron motivo de portadas y toda clase de comentarios en redes sociales (ver "Pelotudos", a propósito de los calzoncillos de James Rodríguez), no podía ser de otra forma con el uniforme 'color piel' de las chicas del equipo de ciclismo femenino de Bogotá, luego de una desafortunada foto en el Giro de Toscana, en donde pareciera resaltarse el vello púbico en sus trajes.

Por: Luis Fernando Mayolo @mayolito // Foto: Archivo Shock.

Aunque la polémica es exagerada, porque va mucho más allá de si el uniforme es bonito o feo, que podíamos esperar si vivimos en una sociedad donde el fashionismo en el deporte es a veces más importante que la competencia (leer Por arte de mafia) y los escándalos de cualquier índole levantan en los medios más polvo que las noticias positivas.

Las palabras del inglés Brian Cookson, presidente de la Unión Ciclista Internacional lo confirman, al tachar la indumentaria de inaceptable para cualquier estándar de decencia.  En este punto el problema ya podría trascender de un contenido para Fashion Police, el programa de la fallecida Joan Rivers, a una prohibición internacional de su uso. No sería la primera vez que sucediera.

En el pasado la tenista Venus Williams protagonizó un escándalo mediático similar con el vestido de lencería diseñado por ella misma que escogió para disputar el Abierto de Francia en 2010. Al final no tuvo repercusiones deportivas, pero en cambio si esta colorida opinión: "La ilusión de estar simplemente desnuda es simplemente mucho más bello para mí".

No tuvo la misma suerte la Selección de Camerún en 2002 con su uniforme manga sisa elaborado por Puma. La marca afirmó en su momento que el diseño favorecería la movilidad de los jugadores y que era mucho más confortable de cara a las altas temperaturas de Mali, en donde se disputaría la Copa Africana de Naciones. Así disputarían el torneo, pero posteriormente la Fifa catalogaría el uniforme de inapropiado por ser más un chaleco y citó la normativa en donde decía que “Las camisetas debían llevar mangas”.

Para rematar, la polémica volvería en 2004 cuando la selección africana utilizó un uniforme enterizo. Entre las ventajas del modelo señaladas por la misma marca estaba la imposibilidad de los rivales de agarrar a los cameruneses por la camiseta y evitar que a su vez estos se la quitaran al celebrar un gol. La indumentaria sería también prohibida por la Fifa.

Aunque sin disputas legales o normativas, la moda en el deporte ha generado otros debates. Uno de ellos fue para la edición 63 del NBA All Star. Los jugadores LeBron James, Stephen Curry y Carmelo Anthony pusieron el grito en el cielo con el diseño de las camisetas para el encuentro navideño, ya que le agregaban mangas. Según  las estrellas del baloncesto estadounidense, las playeras eran incómodas para jugar. Al final los intereses comerciales se impondrían y el uniforme se vendería como pan caliente.

Otro caso muy sonado fue el de la Selección mexicana y el calendario azteca para el Mundial de Francia 1998. Aunque el diseño estaba en las tres pintas, no pasó desapercibida la tercera vestimenta que combinaba el rojo y el verde.

El fútbol colombiano no se salvó de las polémica fashionista. El América de Cali durante mucho tiempo eliminó el diablo de su camiseta con la llegada de Gabriel Ochoa Uribe y luego en los 90 con la oposición de Antony el 'Pitufo' de Ávila por razones respaldadas en sus creencias. Actualmente el diablito hace parte del uniforme.

Millonarios también tiene su espacio en este listado, cuando quiso innovar para la temporada 2011-2012 con una camiseta dorada en honor a la época del mismo nombre. La hinchada no lo vio con los mismos ojos.

Ahora sólo queda esperar a la nueva polémica en el mundo de la moda y el deporte. Un matrimonio que parece haber alcanzado límites insospechados y del que muchos seguirán pagando el precio de querer innovar y otros de no tener con qué hacerlo.

El show debe continuar y usted es pieza fundamental para el juego.