Se encuentra usted aquí

Los verdaderos reyes de la champeta hablan de su revolución

Nos encontramos con Charles King, Louis Towers y Viviano Torres, para hablar antes de su concierto en Bogotá
Por
Redacción Shock

Tres pesos pesados de la champeta, Charles King, Viviano Torres y Louis Towers, hablan sobre la discriminación, la politiquería y la nueva champeta. Nos vimos con ellos, nos contaron de su lucha, de su baile y de su revolución. Véalos hoy en el Auditorio Lumiere.

Por: Nadia Orozco @Cornfake  // Fotos: Daniel Álvarez. 

El 17 de marzo de 1985, Viviano Torres Gutiérrez, se agitaba de un lado a otro; ese nerviosismo que acecha a los artistas antes de tocar la tarima se le subía por las venas, le revolvía el estómago y lo ponía a sudar frío. Normal. Era el Coctel de Bienvenida del Festival de Música y su primer contacto con una tarima. Alguien a lo lejos olfateó el nerviosismo, se le arrimó y le convidó amablemente un pase de perico.

 -Ven acá, te ves con swing, pero como nervioso; ven pa’ acá y te doy un pase 

“Yo no sabía que le decían pase, y menos perico; yo vengo de Palenque y el nombre con que lo conocía era cocaína”, explica Viviano antes de seguir contando la anécdota.

-Yo soy el que tengo el pase, tú no me has visto bailar a mí. Yo no necesito un pase tuyo porque yo soy bailarín – renegó Torres en medio de su confusión.

Cuando el hombre se dio cuenta que Viviano y él no estaban hablando del mismo pase, le nombró la palabra mágica que él ya había escuchado: cocaína. 

“Me ofendí tanto que casi le meto la mano o lo clavo, como decimos en la costa y pensé que si necesitaba de drogas me retiraba del arte, esa fue mi primera vez como intérprete”.

Los escenarios y lo que pasaba alrededor era nuevo para él y sus secuaces, la ingenuidad estaba vivita y coleando; eran primíparos en un género recién nacido, tratando de dar pasos en zigzag en una industria alambrada con púas.

Viviano Torres, fundador de Ane Swing, hace parte de esa primera generación de champetudos y de amantes de los ecos africanos, esos mismos que fueron la estructura de hierro del último ritmo que ha nacido en nuestra geografía en las últimas décadas. 

*Viviano Torres

 

Temas relacionados: