Se encuentra usted aquí

‘Mad Max: Fury Road’, el reto de no destruir el legado de una saga de culto

Por
Redacción Shock

El futuro incierto ha sido una veta inagotable para la literatura, el arte y el cine. En la literatura, ejemplos recientes como la novela ‘The Road’, de Cormac Mc Carthy, por citar solo una, presentan un mundo agreste, rudo y que saca a flote las peores características humanas. La ley del más fuerte en su más puro estado. Esa es la premisa de las películas post-apocalípticas. Hay entregas para todos los gustos y con más o menos profundidades filosóficas, pero dentro de todas hay una que se alza como la favorita, porque de alguna manera definió varios caminos del género.

Por: Jaime Flórez - @JimmyKoyote

En 1979 el mundo conoció la  primera de tres entregas que conforman la saga ‘Mad Max’, una seguidilla de las entretenidas desventuras de Max Rockatansky, un patrullero australiano encarnado por en ese entonces joven Mel Gibson, que se obliga a sobrevivir en un mundo cada vez más inhóspito. Ahora, los grandes estudios y su director original, George Miller, han retomado la historia y buscan acercarla a las nuevas generaciones.

Les presentamos algunas razones que hacen la saga de ‘Mad Max’ tan especial y proponemos una tarea, para el que decida aceptarla, verlas antes de disfrutar de la esperada ‘Mad Max: Fury Road’, protagonizada por Tom Hardy y Charlize Theron (ver el primer tráiler), para que saque sus propias conclusiones, con seguridad pasará un buen rato.

1. Las persecuciones (ver una escena memorable)

Los vehículos son fundamentales para contar esta historia. En un mundo donde el agua es casi inexistente, el trasladarse hacia los lugares donde aún hay es lo que hace la diferencia, de tal forma que la gasolina se vuelve la principal moneda de cambio y el motivo de lucha más común. Que se mueva, y rápido, desde buggys pasando por motos, hot rods y hasta mega camiones, todo sirve. Rápidos y mortales, con diseños agresivos, sierras, hojas afiladas, mazas, balancines, máquinas de guerra con ruedas manejadas por dementes.

Esa trepidante sensación de movimiento y velocidad es palpable en las tres películas, pero es en la segunda parte, (1981) donde alcanzan su cima y donde los dobles de riesgo australianos ponen el listón más alto y se consagran con la fama que los acompaña hasta hoy de aguerridos acróbatas, en unas vibrantes persecuciones que parecen no tener final y donde las estrelladas y accidentes cada vez más espectaculares ocurren a cada momento. Ese toque auténtico, de latas dobladas, volteretas, chispas, muecas de dolor y explosiones genuinas es lo que le dio a ‘Mad Max’ su lugar.

2. La estética

Influenciada en alguna medida por el movimiento punk que estaba en sus últimas, varios elementos de esta cultura se usan para ambientar el vestuario de los habitantes de la Australia que recorre Max, que van desde el pelo (abundan los cortes mohawks, mullets y ‘trasquilados’ por doquier), a cadenas, púas, botas, así como diferentes corrientes étnicas que se ven representadas en la indumentaria de diversos personajes. Casi treinta años después habrá algunas referencias que parecerán divertidas de ver, como a la veterana Tina Turner en ‘Mad Max: Beyond Thunderdome (Mad Max: más allá de la cúpula del trueno)’ (1985), pero hay que decir que eso se vio primero en estas películas.

3. Los villanos

De verdad son malos, porque les toca, o porque les gusta. ‘Toecutter’ en la primera, uno de los responsables de las desgracias de Max; ‘Humungus’ en la segunda, el luchador de la máscara de hockey al estilo Jason de ‘Martes 13’; y ‘Master Blaster’ en la tercera parte, el dúo que combina mente y músculo, hacen que Max pase malos ratos tratando de librarse de ellos (ver tráiler de Mad Max:The Road Warrior).

4. El legado del ‘guerrero del camino’

Este punto tal vez lo disfruten los más ‘geeks’ en realidad. Les sorprenderá ver lo que se puede encontrar si buscan influencias o menciones del mundo de Mad Max en películas, videojuegos, series de televisión, artistas pop, en fin, la lista es larga y pueden ampliarla navegando en la red.

Algunos datos para mencionar

La revolucionaria escena de ‘Saw’ en la que el personaje de Cary Elwes debe cortarse la pierna para liberarse, es una clara referencia a ‘Mad Max’ parte 1, cuando Johnny The Boy es puesto en la misma situación por Max.

Para bien o para mal, en cuanto a películas, videos, u obras de teatro, para representar un mundo como escenario sin ley o dios, la referencia es obligada. Películas como ‘El libro de Eli’, ‘The Road’, o ‘The Day’, agrupaciones como Duran Duran en los 80 que recreó una visión del mundo de Max para su video ‘Wild Boys’ o Ke$ha que inspira su vestuario con la misma estética en sus presentaciones.

Las citas. En comedias y series como Futurama, South Park o Seinfeld los personajes recitan líneas de cada una de las películas. La palabra Thunderdome o la expresión “Two men enter, one man leaves (Dos hombres entran, un hombre sale)” forman parte de la cultura popular estadounidense y se originan en esta película.

Videojuegos como ‘Borderlands’ o ‘Starcraft 2’ a menudo retratan al guerrero del camino o a otros personajes, incluso el perro pastor ganadero australiano que lo acompañó en la segunda parte, aparece en las tres primeras series de ‘Fallout’.

Lo dicen los que saben. Directores como Guillermo Del Toro, James Cameron, David Fincher o James Wan, entre otros,  han mencionado a ‘Mad Max II’ como una de sus películas favoritas.

Por todo lo anterior, es bueno ver esta versión de ‘Mad Max: Fury Road’, por el reto que representa ‘llenar los zapatos’ de las originales. Un punto a favor para lograrlo es que esta entrega es dirigida por el mismo director y escritor de las anteriores, lo que garantizará que se usen las fórmulas que funcionaron antes.

El reparto también juega a favor, Tom Hardy y Charlize Theron son dos actores que dan mucha credibilidad a lo que representan. Al respecto, Hardy sostuvo hace unos años en una entrevista a Screen Rants, que su caracterización iba a ser como la de un lobo hambriento y que es consciente de la gran responsabilidad de representar a un personaje tan emblemático en el mundo del cine. Personaje que contribuyó en gran manera a que Mel Gibson se perfilara como gran estrella de acción en los 80.

Por último, y esto lo decimos como espectadores, ojalá que no abusen del CGI, y que las persecuciones puedan hacer honor a las que la originaron. La crudeza de la saga de ‘Mad Max’ es su principal atractivo.

Temas relacionados: