Se encuentra usted aquí

Mafalda: 10 tiras cómicas que le quitarán la fe en la humanidad

Por

Mucho se ha dicho sobre la fecha real del nacimiento de esa pequeña revoltosa bautizada como Mafalda, una niña con un amplio sentido de la situación  social, un rotundo odio a la sopa y un desmedido amor por Los Beatles. En principio este personaje había sido creado para protagonizar la campaña publicitaria de una marca de electrodomésticos, pero en septiembre de 1964 la historieta llegó a la Revista Primera Plana, para luego dar un salto perentorio al ‘El mundo’.

Con el tiempo se empezó a convertir en una lectura obligada y luego paso a ser la hija de Argentina para convertirse en una leyenda del continente. 

Hace 50 años la niñita pintada con lápiz se veía sumamente preocupada por la paz, la politiquería, el desempleo, la fuga de cerebros y el machismo, entre otros temas; sin embargo, y para desventura nuestra parece que no hay mucho que haya cambiado, porque al leerla seguimos sintiendo esa misma sensación de que las cosas no están muy bien que digamos. 

A continuación algunas tiras de Mafalda que nos demuestran que la situación no ha cambiado de mucho y que incluso casi que pareciera hablar de nuestro país.

 

Llámesele como se le quiera llamar: censura, chuzadas, destierros, amenazas. Este tema no ha podido tener un final en cinco décadas. 

 

La educación no se salva del buzón de quejas y quejas de la pequeña Mafalda. Hoy, 50 años después, Colombia se sigue rajando en educación y no solo hablamos de las Pruebas de Saber Pisa (donde quedamos en último lugar), sino en los baches que existen en la estructura educativa donde ni los profes, ni los alumnos están contentos. 

A Mafalda le ha pasado y estamos seguros de que a usted también. Desde que estamos pequeños hemos oído hablar de toda clases de crisis que arropan al planeta. 

Si en esa época Mafalda no podía pensar con el televisor prendido, hoy la cosa incluso parece empeorar: el bombardeo constante de realities a lo Jersey Show, solo por nombrar uno, nos convencen de que lo mejor muchas veces es apagar el tv. 

La cultura no ha sido precisamente la protagonista en nuestros gobiernos y parece que en la Argentina de esa época mucho menos.

 

Varias veces la hija de Quino dejó clara su preocupación sobre la dinámica de los jóvenes: estudiar, tener un título e irse del país, hoy el afán de sacar un crédito e irse al otro lado del charco es prioridad. 

Hay cosas que parece que nunca cambiarán y una de ellas es la "famita" que por los años se ha sabido ganar la politiquería. Culpa de nosotros no es  y la historia es testigo.

La indiferencia como constante de las nuevas generaciones no es un periódico de ayer y no nos digamos mentiras hoy la indiferencia está disfrazada de un like o un comentario en las redes sociales. Puro tilín tilín, pero de acciones poco.

 

En resumidas cuentas, hace 50 años el panorama no parecía ser óptimo para Mafalda. En el 2014, la cosa no parece cambiar.

 

 

 

 

 

Temas relacionados: