Se encuentra usted aquí

'Mommy', la nueva película del niño genio del cine

Le abrimos las puertas al nuevo niño genio del cine mundial.
Por
Juan Pablo Castiblanco Ricaurte

 

¿Qué come Xavier Dolan que con apenas 26 años ya ha dirigido cinco películas y todas alabadas por la crítica mundial? “Mommy”, su más reciente filme y que se estrenó ayer en Colombia, es la preciosa historia de un adolescente incontrolablemente rabioso y la relación con su madre groseramente exótica. 

Por: Juan Pablo Castiblanco Ricaurte // @KidCasti

¿Qué hacía usted cuando tenía doce años? ¿Obsesionarse por pasar un juego de PlayStation, contar los pelos que le salían por ahí, notar que le estaban saliendo curvas o jugar al malo prendiendo un cigarrillo? A sus doce años, el canadiense Xavier Dolan ya actuaba, escribía guiones para cine y hasta prestaba su voz para el personaje de Ron Weasley en la versión doblada al francés de Harry Potter. A los 20, muchos neoadultos están en medio de la vida universitaria, intentado responderse a sí mismos qué quisieran ser cuando grandes y olvidando todo lo anterior en el jolgorio del fin de semana. A los 20, Dolan presentaba al mundo su primera película semi-autobiográfica, “Yo maté a mi madre”, escrita, dirigida y protagonizada por él, que cuenta la relación turbulenta entre una madre y un hijo. Lo que muchos directores buscan trabajosamente durante toda su carrera, Dolan lo logró en su primer intento: participar en el Festival de Cannes y ser escogido por Canadá como su representante a los Premios Óscar de ese año.  

A los 26, cuando muchos apenas están descubriendo cuál es su sueño de vida y haciendo sus primeros trabajos, Dolan confirma que lo suyo no fue suerte de principiante y presenta su quinta película en cinco años (el mismo ritmo demoledor de Dago, solo que con la mitad de la edad y sin un canal de televisión detrás), “Mommy”, con la que por fin aterriza en salas comerciales colombianas. Un precioso relato que retiñe una de las obsesiones e inspiraciones de este chico maravilla: las complejas relaciones familiares y los dilemas rotos de la juventud. En “Mommy” los protagonistas son una madre poco ortodoxa, viuda, de elegancia marbelliana y sin trabajo fijo, que debe cuidar a su hijo que acaba de salir de un hospital siquiátrico tratado por un grave desorden que le provoca descontrolados ataques de ira y agresividad, bajo el latente riesgo de perder la custodia ante el gobierno. Esta explosiva situación se completa y suaviza con la presencia de una vecina tartamuda totalmente ajena a este embale sicoafectivo, y que encarna al paradigma de la ama de casa. Para completar la faena, para sublimar los personajes deliciosamente escritos, Dolan tomó la decisión de mostrar las imágenes encuadradas en un poco habitual formato cuadrado (¿herencia de Instagram y los videos de celular?) y de acompañarlas de una deliciosa banda sonora (como suele ser costumbre en sus películas) integrada por Oasis, Dido, Counting Crows, Beck, Lana del Rey y hasta Eiffel 65.

Esta película fresca, intensa y muy emotiva  volvió a poner a Cannes a los pies de su director, donde logró que el Premio del Jurado fuera entregado a él y a uno de los nombres más influyentes de la historia del cine, el francés Jean Luc Godard. Casi nada. Un verdadero geniecito de 26 años escribiendo historia. ¿Qué come Xavier Dolan? ¿Qué se unta? Por lo menos no es un nerd académico pues ha declarado que su educación cinematográfica viene de películas comerciales de los 90, lo que lo ha llevado a buscar que la gente aprecie y entienda su cine. Incluso, James Cameron y “Titanic” han sido una influencia para él.

En “Mommy”, como en anteriores proyectos, es evidente que es un obsesivo con el control sobre sus proyectos Álvaro-Uribe-style, figurando no solo como el director y escritor de sus historias, sino también como el productor, editor y hasta diseñador de vestuario. Incluso, en filmes previos como su ópera prima “I killed my mother” (2009), “Heartbeats” (2010) o “Tom at the farm” (2013), también ocupó el rol protagónico. Esa obsesión dictatorial a la vez ha servido para que tenga claro para qué hace cine. En algunas entrevistas ha afirmado que su oficio le ha servido para canalizar y exorcizar la violencia que tiene adentro. Violencia que a su vez une y está presente en sus anteriores películas.

Por ejemplo, el videoclip que hizo para la banda francesa de electropoprock Indochine, es un crudo retrato de matoneo escolar. La homofobia ha estado presente en filmes como “Tom at the farm” (2013) o “Laurence Anyways” (2012), y al igual que “Mommy”, “I killed my mother” se para en la orilla de la turbulencia familiar. Y todo eso, volvemos a recordarlo, con 26 años recién cumplidos.

Gracias Xavier Dolan por hacernos sentir que no hemos hecho nada con nuestra vida. 

PD: no deje de ver “Mommy”. Vaya con su mamá si quiere.

Temas relacionados: