Se encuentra usted aquí

Naela: "Mi música es lo único que tengo para convencerlos"

Por
Redacción Shock

Sin tanto maquillaje encima ni la producción exagerada característica de las reinitas de belleza y de muchas estrellitas pop; sonriente, feliz y con una trenza a medio hacer, llegó Naela a la redacción de Shock con nuevo sencillo en mano y de regalo, el capullo de una mariposa que a los pocos días desplegaría sus alas en nuestra redacción. A sus 24 años, y después de cinco de ellos dedicada de lleno y de la manera más apasionada a la música, la artista bogotana presenta la primera canción de un nuevo disco del que Jose Gaviria, Jorge Luis Piloto, Eusebio Valderrama y su hermano Mauricio fueron productores. El álbum lleva un título que no podría definir de mejor forma el momento en el que Naela se encuentra su carrera: “Renacer”.

Pareciera sentirse mucho más cómoda y tranquila en esta nueva etapa.

100%. Si hablamos de mi disco anterior en particular, debo confesar que me enfoqué más en pensar en qué podría funcionar, en qué podría llegar a gustar y en si lo que yo estaba haciendo cabía en lo que estaba sonando la radio. No disfruté muchos momentos por estar pensando en eso. Cuando terminó el ciclo de Imparable, quedé como en el limbo y empecé a preguntarme una cantidad de cosas. No estaba viviendo 100% feliz, estaba haciendo las cosas a la carrera y como si tuviera el tiempo en contra, con afán todo y no estaba disfrutando lo que hacía. Un día tuve la valentía de decirles a mis papás: “esperen porque yo no sé qué voy a hacer. No sé ni qué es lo que quiero ni para dónde voy. Realmente no lo sé, así que necesito un tiempo para pensar bien las cosas y poder estar completamente segura de que lo próximo que vaya a salir a vender me llene completamente. Necesito estar totalmente convencida y sentirme tan cómoda como si estuviera en mi cuarto. Yo creo que ese ha sido uno de los procesos más complicados de toda mi vida, pero aquí estoy de vuelta”.

¿Y qué es lo que más la hace sentir a gusto ahora?

Durante cinco años siempre fui yo quien estaba pendiente de todo. Trabajé primero con Hernán Orjuela y luego con Iván Valenzuela y si bien ellos llevaban mi carrera, yo no podía dejar de estar al tanto de cada cosa que sucedía con el proyecto. Desde mandar los cds a cada ciudad, hasta aprobar el boletín, en fin. Yo quería tenerlo todo bajo control. Pero ahora llegué a trabajar con un nuevo equipo que lo primero que me dijo fue: “tú, dedícate a tu música, a cantar y a prepararte, que nosotros nos encargamos de todo lo demás”. Aprender a delegar es algo que me costó muchísimo hacer pero también sé que es que necesita el proyecto.

De todas maneras, los tropezones que haya podido dar, seguramente le sirvieron un montón para encontrar el camino que quería seguir.

Para mí, este fue sin duda alguna, un tiempo de aprendizaje total y si hoy me siento cómoda es porque me hicieron ver que sí había un bache gigante entre lo que era mi música y lo que era mi imagen. Que el estar siempre súper producida, hacia ver mi imagen como algo incluso más importante que mi música. Y yo finalmente entendí que sí es muy importante que haya un hilo conductor en todo. Yo estaba haciendo mi música de una manera mientras que mi imagen iba por un camino muy diferente y lo que estaba sucediendo era que la gente no relacionaba mi voz con mi cara. Entonces el equipo de trabajo dijo no más: “fuera tanto maquillaje, fuera tanta producción y vamos a venderte como una artista de 24 años, que es lo que tienes”. Y para mí ha sido un cambio increíble porque esa es quien soy yo en realidad.

¿Cómo se refleja ese cambio en la voz y en las canciones?

Puedo decir que volví a sentirme cómoda al pararme frente al micrófono y cantar algo que me produce placer y gusto. Desde la imagen, me siento más relajada, más fresca, más feliz. En cuanto a la composición, afortunadamente me he sentido cómoda antes y ahora. Siempre he escrito las cosas que he sentido, o que he vivido en algún momento, bien sea esta una situación difícil o bonita. En ese aspecto no puedo decir que estaba diciendo algo que no quisiera decir.

En este nuevo proceso, empecé también a explorar la opción de interpretar otras canciones y en las que yo no fuera necesariamente la autora. Para el nuevo disco tuve la oportunidad de trabajar con Jorge Luis Piloto, con Jose Gaviria, con Eusebio Valderrama y con mi hermano Mauricio.  Me encantó hacerlo. Pensé que iba a ser mucho más difícil porque yo soy muy sensorial y porque para mi estar en la tarima cantando e imaginarme el momento y revivirlo es muy importante. Eso me permite llenarme de energía y expresar un sentimiento. No me veía cantando cosas de otra persona. De todas maneras, hice el proceso y fue muy enriquecedor para mí. Creo que tengo un álbum que trae una propuesta unificada. Desde los arreglos y el sonido, hasta las composiciones. Hay una historia que se cuenta ahí a pesar de que lo hice con cuatro productores diferentes. Si hubieran hablado entre ellos seguro no hubiera salido como salió.

¿Para cuándo es el disco?

Seguramente para finales de este año o inicios del próximo, pero no tengo afán. Yo quiero darme a conocer con esta canción que estoy lanzando ahora y ver cómo es recibida entre la gente.

Es muy positivo, además, que no esté ocultando los errores que pudo haber cometido en el pasado, sino que los reconozca incluso como parte de su crecimiento como artista.

Yo creo que eso es algo que hace parte del proceso que vivimos todos los artistas, y muy es válido. Al final, también es un crecimiento porque te implica madurar tanto en la vida como en tu carrera profesional. A mí antes me afanaba mucho lo que dijeran de mí, cómo fueran a recibir mis canciones, la opinión que pudieran tener. Hoy solo quiero hacer mi música y al que le guste bien y al que no también. Obviamente, quiero que la gente me escuche cantar porque eso es lo que a mí más me importa como artista. Además, porque la única forma que tengo de convencerlos es con música.

¿Qué reprocha del pasado?

Nada. Tenía que pasar todo lo que pasó para que precisamente llegara este momento que estoy viviendo ahora. Cada persona que ha pasado por mi vida me ha enseñado algo. He aprendido demasiado en este tiempo.

El apoyo de su hermano es incondicional, además él también es músico y es el productor de algunas de sus canciones.

Yo lo digo siempre, sin él y sin su apoyo no sería lo que soy y no hubiera alcanzado lo que he alcanzado hasta hoy. Errores tenemos que cometer todos para aprender pero yo sí creo que en lo personal, me he ahorrado un 50% de errores gracias a Mao. Porque él los cometió primero y me ha enseñado cómo no repetirlos. Fue él quien produjo esta canción llamada Cada Momento que estamos lanzando. Es difícil y siempre ha sido difícil para las personas que trabajan conmigo, aceptar que seamos tan unidos, pero yo pelearé contra el mundo entero porque no lo pienso alejar de mí. Además de que somos músicos, somos dos hermanos muy unidos.

¿Qué expectativas tiene de este nuevo lanzamiento?

Por primera vez en mi vida, estoy tan relajada que siento miedo de sentirme como me siento. Estoy trabajando, estoy haciendo lo que me gusta y sí, tengo que empezar a ver frutos ya, pero al mismo tiempo estoy tan segura de lo que tengo para mostrar que me siento 100% feliz. Y eso, creo que es lo más importante de todo.

Sígale la pista a Naela en @NaelaMusic

Temas relacionados: 
Publicidad