Se encuentra usted aquí

Natalia París: “Dejen de hacernos bullying en los medios, ya estuvo bueno”

Por
Redacción Shock

Foto: Shock.

Si hay una celebridad del mundo del entretenimiento en Colombia que se ha mantenido vigente, se ha sabido reinventar, ha posicionado su propia compañía, ha llevado muy bien su carrera como empresaria y modelo durante casi dos décadas, y siempre está dando de qué hablar, para bien o para mal, esa es Natalia París. El próximo 19 de septiembre, en su nueva faceta como dj, estará compartiendo escenario junto a otra consentida y controvertida chica del showbiz, París Hilton. A propósito del estigma que Natalia ha tenido que cargar a cuestas durante todo este tiempo, de modelito bonita y tonta que ahora además, dicen juega dizque a ser dj,  hablamos con ella.

En un par de semanas compartirá escenario con París Hilton, quien visitará nuevamente Colombia, esta vez en su faceta como dj. ¿Qué tiene preparado para su show de esa noche?

Lo que vamos a hacer esa noche es básicamente un resumen con lo mejor de estos tres años de trabajo dedicado y comprometido con la música. No hemos pensado en preparar un show especial. Más bien se trata de rescatar y de mostrar lo mejor que hemos estado haciendo hasta ahora. 

Esto de ser Dj, empezó como un hobbie para usted pero hace tres años decidió casi que dedicarse por completo a ello.

Yo he estado muy comprometida con la música desde el comienzo. Siempre he sido una coleccionista y una buscadora de artistas impresionante, desde que estaba en el colegio, pero realmente fue hace tres años cuando decidí que quería hacer un cambio en mi carrera y me lancé de cabeza porque muy dentro de mí misma es con lo que yo siempre soñé. Me dediqué a estudiar y  a prepararme mucho. En ese entonces, no conocía a Andee (Andee Zeta, su novio y mánager) así que contraté a un productor que venía a mi casa y me daba clases. Empecé a comprar aparatos y programas para mezclar y hace un año me fui a Londres durante cuatro meses para hacer un taller de tecnología digital. Aprendí también a manejar unas consolas digitales que compré. Y la verdad también es que desde que inicié mi relación con Andee he aprendido un montón, me he empapado mucho de ese medio y él me ha ayudado muchísimo a entender un poco más del universo musical. Antes esto era solamente un hobbie para mí pero poco a poco se fue convirtiendo prácticamente en mi profesión más importante, incluso por encima del modelaje.

¿Cómo consume música y cómo se mantiene actualizada sobre lo que pasa con los djs en la escena mundial?

Hay muchas de esas páginas para djs en las que uno se inscribe para poder tener acceso a la música que se está haciendo en el mundo. Uno puede ver los tops, los lanzamientos más importantes y lo que pasa en la escena underground. Esas páginas son como el FB de los djs. Cada vez que hacen algo lo suben ahí y así es como yo descubro mucha música y qué es lo que está pasando con la escena a nivel global. Ya no es como antes, que aprovechaba los viajes para comprar música. Ahora todo está disponible en internet.

¿Quién es uno de esos primeros artistas de los que fue coleccionista?

Mi mamá tocó muchos años en la Orquesta Sinfónica de Antioquia, y yo creo que eso terminó siendo una influencia muy importante para mí. Ella me metió la música al corazón. Cuando yo estaba en el colegio coleccionaba la obra de Chopin, que es música clásica, pero que en últimas también es muy parecida a la electrónica. Cuando en los 90s empezó a llegar toda esa onda trance me pegué mucho a esa movida electrónica y también al rock en español. He sido una amante de Cerati y de Soda Estéreo desde que los descubrí por primera vez.

De hecho nos consta que a Natalia París le gusta mucho festivalear y ver shows en vivo de todo tipo de artistas.

Es cierto. Siempre me ha gustado mucho ir a festivales y a espectáculos en vivo. A todas esas bandas que permanentemente están viniendo a Bogotá siempre voy a verlas.

¿Cómo ha sido para usted superar ese estigma de la modelito que juega a ser DJ?

La verdad es que a mí ya no me importa lo que digan. De hecho, ese estigma lo he usado a mi favor. Me ha servido para hacer un doble trabajo. Estudiar y prepararme mucho más. Soy consciente de que muchos me condenan y me cuestionan, pero cuando miro para atrás me doy cuenta de que ese estigma ha sido más una gran fortaleza para mí en todos los frentes de mi carrera, no solamente en la música. Lo que puedo ver es que he construido una empresa y que la música se ha convertido en un reto tan grande para mi que he aprendido muchísimo. Yo he hecho lo que he querido siempre y ese estigma de tonta me ha puesto enfrente el gran reto de demostrar todo lo contrario.

¿Cuáles cree usted que han sido escenarios que le han permitido demostrar sus habilidades como DJ?

La Mega Fest fue la primera gran oportunidad que tuve de mostrar mi faceta como dj frente a un público masivo. Yo estaba apenas empezando.  Fue grandioso para mí. Al año siguiente, el show ya había crecido un montón y me presenté en el Evento 40. Yo ya estaba de novia de Andee, quien además de ser músico, es mi manager, mi productor y quien me ha enseñado muchísimo en este proceso. Ha puesto todo su equipo de trabajo a mi disposición. Cuando empecé a estudiar música conocí a mucha gente de la escena Dj y fue así como me salieron también toques en Space y en el Pacha, que son las discotecas de electrónica más importantes y grandes del mundo y que tienen sede en ciudades como Ibiza, Madrid, Barcelona y Londres. A medida que fueron saliendo más shows, empezamos a meterle percusión, mapping, batería.

¿Será que le va a dar por cantar algún día?

No. Eso sí no. En lo que sí estamos trabajando es en producir, porque la idea es empezar a lanzar sencillos. No he pensado en sacar un disco completo, porque creo que no vale la pena hacerlo hoy en día. La industria musical ha cambiado tanto que eso ya no es negocio ni efectivo para un artista. Mi idea es ir lanzando sencillos. En eso estamos. Esperamos tener algo para comienzos del 2015.

Pasadas casi dos décadas de carrera, en las que ha demostrado no solamente su profesionalismo, sino que además usted de tonta no tiene nada, sigue siendo víctima de la crítica de la prensa. ¿Cómo contrarrestar eso?

Durante los primeros 15 o 20 años de mi carrera, yo opté siempre por quedarme callada y por aguantarme todo lo que me decían porque pensaba que esos eran los gajes de este oficio. Porque yo estaba convencida de que uno tenía que someterse y aguantarse todos los comentarios destructivos que vinieran por el simple hecho de ser famosa. Pero no estoy dispuesta a aguantar más. Porque creo que hay que frenar esto de alguna manera, y si ningún artista asume el liderazgo de hacerlo, nos van a seguir agrediendo. Esto se volvió una bola de nieve y se creció tanto que llegó incluso a los medios importantes. Ahora los periodistas serios también hacen bullying en la radio y en la televisión. No se trata solamente de La Negra Candela. Lo que pasó con ella y conmigo fue simplemente la gota que rebosó la copa. Yo de hecho, le puse una tutela y contraté a un gran abogado para que me ayudara a defender dos derechos que son muy importantes: el derecho al buen nombre y el derecho al trabajo. Yo sí estoy convencida de que si ganamos esta tutela quedará por lo menos, un precedente para que haya respeto hacia el artista, hacia nuestra profesión y hacia la dedicación que le estamos poniendo a las cosas que hacemos.

Nunca la habíamos visto tan ofendida por algún comentario hecho por un medio sobre usted.

En Colombia el periodismo perdió su imparcialidad y hoy se toman posiciones radicales demasiado positivas en unos pocos casos, pero sobre todo negativas y destructivas en la mayoría. Los periodistas de los medios más importantes están asumiendo posturas muy personales y muy negativas y eso, a los artistas, nos está afectando demasiado. A mí como empresa, por ejemplo, me afectó muchísimo cuando La Negra Candela salió a decir que yo me había quebrado y que había sacado todos los productos del mercado. Ese tipo de publicidad negativa obviamente se ve reflejada luego en las ventas. Me parece algo muy irresponsable de su parte.

¿Entonces usted va de frente con su carrera como dj? Sin importar lo que digan quienes pretenden atacarla y perturbarla.

Yo sé que esto que estoy haciendo de dedicarme a la música después de haber estado tantos años en el modelaje, es muy osado de mi parte, pero créanme que también lo estoy asumiendo con toda la seriedad que una profesión como esta implica. Es algo a lo que quiero dedicarme realmente y es por eso que le estoy invirtiendo todo mi tiempo y dedicación. No es justo entonces que esta señora le esté diciendo a Colombia entera que yo no toco, que pongo un cd que me graba yo no sé quién y que todo mi show es una pantomima. Eso es una falta de respeto con los músicos con los que trabajo y conmigo misma, que estoy haciendo un esfuerzo muy grande para demostrar mi profesionalismo en esto.

¿Cuál sería su invitación a ella y a los otros medios que como usted dice, afectan el buen nombre de los demás con sus comentarios?

Claramente, la invitación es que le paren al bullying. Esto no tiene por qué seguir pasando. Hablemos bien de nosotros, no destrocemos el trabajo de los demás, resaltemos positivamente el éxito de quienes nos rodean que eso no nos va a quitar nada. Que otra persona esté brillando no tiene nada de malo ni nos afecta. Acabemos, en serio, con ese bullying tan dañino. No más.

Usted estaba que se la llevaba el diablo con los comentarios de La Negra.

Yo trato de pensar siempre muy positivo, de cuidar mucho mis palabras y de enviarle mensajes bonitos a los demás. Intento que nada me saque de la armonía en la que trato de vivir todos los días de mi vida pero también soy un ser humano y como ser humano me equivoco. La Negra Candela me sacó de quicio y yo la insulté por twitter. Entre otras cosas, le dije “vieja loca ya no más, no más bullying”. Pero es que en serio, me sentí muy agredida. Hay que respirar profundo sí, hay que perdonar sí, pero también hay que hacerse respetar.

Temas relacionados: 
Publicidad