Se encuentra usted aquí

Nortec no es un grupo, es un género… y cómo tal, nunca morirá

Por
Redacción Shock

Por: Staff LifeBoxset

Para ver más contenidos de Lifeboxset haga CLIC aquí 

Hace unos meses Nortec sacudió a la música mexicana con la noticia de su separación, muchos de nosotros reaccionamos con incredulidad, de algún modo Nortec parecía algo incapaz de morir, algo que trasciende la suma de sus partes, las manos que lo crean y los oídos que lo escuchan ahora, en este preciso momento y geografía. Nortec, pues, no es un colectivo, un dúo o sus discos; Nortec es un género… y como tal nunca morirá.

Nos sentamos a hablar con Bostich y Fussible acerca de los peligros de no saber decir adiós, la importancia de la ética, lo que se viene y de pasar la antorcha de su sonido a las nuevas generaciones…

El fin es inevitable y definitivo

Es el último disco, y como todo disco tendrá una gira, que ya se está planeando para el 2015. Será por todo el mundo. No la vemos como una gira de despedida, sino como la gira que se hace para un disco. Pero sí, ya jamás vamos a sacar otro trabajo como Nortec. La compañía va a sacar un disco en vivo, una compilación… pero nosotros ya no vamos a componer nada. Con otros proyectos, sí, pero Nortec lo matamos con este disco.

Nortec no muere, Nortec es un género

Nosotros ya habíamos visualizado ese sonido, y queríamos llegar a un proyecto para concretarlo. No vimos a Nortec como un grupo, sino como un sonido, un género. Sí nos imaginábamos le evolución de éste y el momento en el que pudiéramos tener colaboraciones con grandes nombres, con gente que admiramos. En Motel Baja, cuando estábamos trabajando, encerrados escuchando, nos dio un momento de notar que habíamos trabajando con gente de Kraftwerk, con Tom Tom Club, Hugo Smith… cuando estábamos escuchando, notando toda la retrospectiva del sonido Nortec, supimos que era el momento.. que ya. Inclusive pensamos en los festivales que hemos tocado en todo el mundo, las giras, que hemos musicalizado películas, los Panamericanos… sabíamos que ya habíamos logrado lo que soñábamos.

“Alguien más va hacer lo que hizo Nortec, incluso mejor, más exitoso, pero tendrá que ser de otra forma”.

Reencarnaciones electrónicas

Nosotros tenemos 25 años haciendo música electrónica y no estoy contando cuando hacíamos covers a Depeche Mode en nuestras recamara. Artefacto, era como muy, industrial, y en el 95 yo (Pepe Mogt) dije ya estuvo, ya no pertenecía. Entonces me fui con Ramón, yo era el músico invitado de Bostich, íbamos a los raves y yo le hacía la segunda. Era el que se tomaba todo el catering de Ramón.

Luego sigue la parte de Fussible, y cuando empezamos con Nortec, con esta intención de crear sonido norteño, recibimos un rechazo, un “qué les pasó”, se les hacía muy naco…Creo que era porque la música electrónica era muy elitista, antes más, y meter la cosa mexicana era impensable. Lo que tuvo Nortec, que hizo que encajara, fue que no era una broma, no era kistch, era deconstruir ese sonido y transformarlo en algo y plantearlo dentro del contexto de la música electrónica.

Tijuana, tierra de nadie y tierra de todos

Es una ciudad que tiene bastantes mitos y contradicciones. Siempre ha sido muy DIY, porque no hay apoyo, y también nadie es de Tijuana, pero todos lo son. No es una cultura establecida, como en el D.F., ahí converge todo. Cuando ya estás en la ciudad te vuelves parte de ella. Sientes que esta es tu tierra y eso nunca se pierde.

Creo que por eso Tijuana va con el arte, porque es un lugar para crear, para construir. Para nosotros es muy importante estar ahí, y aunque la escena en el D.F. es más grande, algo tiene Tijuana que te inspira un poco más. Por eso es que regresamos.