Se encuentra usted aquí

Pirry: “Uno de chino se tiene que masturbar con el rosario en la otra mano”

Por
Redacción Shock

Por: Nadia Orozco M @Cornfake 

¿Sabe qué se siente estar parado frente a una chica desnuda que le lleva veinte centímetros de estatura? Es el primer cuestionamiento de Pirry en ‘Escalando el monte de Venus’ el capítulo uno de ‘Sexo: un viaje desde lo divino y lo humano, hasta lo monstruoso y macabro’, el libro que se encuentra lanzando por estos días. 

En algunas entrevistas que escuché le preguntaban si acaso se trataba de las “50 sombras de Pirry” – espero que a manera de chiste -; Y sí, de repente si usted lee la introducción y el primer capítulo podrá pensar que se trata de un libro alimentado con las infidencias sexuales de uno de los personajes colombianos más influyentes de los últimos tiempos. 

No se confíe y siga pasando las hojas. 

Se encontrará leyendo sobre mujeres capaces de hacer los más increíbles trucos con sus vaginas, para luego estremecerse con un desgarrador relato de la violencia sexual en el Congo. Una buena manera de recordarnos, a través de historias reales, que no en todos los casos el sexo es un fiel sinónimo de placer, que también desencadena los sentimientos y las historias más oscuras que, tal como lo dice, Pirry superan sin problema la ficción. 

Hablamos con Pirry un día antes de lanzar su libro en la Feria del Libro. 

El libro comienza con una parte anecdótica; pero capítulo tras capítulo la construcción narrativa se va tornando oscura y más densa de leer. ¿Esa era la intención?

Al principio no sabía cómo mostrar en un mismo libro una nota como la de los origamis genitales y luego la de las violaciones en el Congo. Entonces decidí dividirlo en 3 capítulos, empezando por lo más liviano para pasar a lo más pesado. Quería que la gente fuera cogiendo el hilo y que estuviera preparada para llegar a esos últimos capítulos más fuertes. Esa fue la principal razón para construir los capítulos de esa manera. 

¿Cómo fue ese proceso de escarbar en temas que quizá ya había cerrado? ¿qué sintió? 

Yo estuve en el Congo ya hace seis años y fue muy duro ver la realidad de ese lugar; revivir esas historias que cuentan los sobrevivientes y además saber que las cosas no han cambiado. De Garavito no me gusta hablar mucho, porque es un tema que se ha tocado mucho, pero yo escribí esa crónica para Gatopardo y nunca conté lo que sentí cuando estuve allá; solo publiqué la entrevista. Contar cómo fue sentarse ante el mayor asesino de niños de la historia fue muy difícil. Volver a sacar fotos, a leer los archivos… es muy duro revivir. 

Antes de escribir el libro usted vivió o fue testigo de muchas historias en torno al sexo. ¿Cómo cambió su pensamiento sobre el tema? ¿Cómo fue el antes y el después? 

Creo que no tengo una opinión nueva ahora que hice el libro, desde hace mucho pienso que el sexo es utilizado por la religión para manipular a la gente desde el comienzo de los tiempos. Cuando a ti te dicen en la religión que naces del pecado entonces naces de una cultura de la culpa, que va en total contravía con lo natural. 

Entonces ¿Qué pasa? que el niño de 13 años que empieza a descubrir su sexualidad y a masturbarse tiene que ir al domingo a misa a oír a un señor que le dice que se va a ir al infierno por eso, y sin embargo el no puedo evitar hacerlo. Esa contradicción, esa manera antinatural de percibir lo que es el simple hecho del sexo, es lo que ha causado temas que vienen de la época de la pederastia. El asunto  es que los curas no le daban el tratamiento a la pederastia de un delito, sino el tratamiento del pecado, entonces como del pecado te puedes arrepentir durante muchos años los curas abusaron de los niños. Separaban lo religioso del acto delictivo y eso no es así.

"El sexo es utilizado por la religión para manipular a la gente desde el comienzo de los tiempos"

En su opinión ¿Qué se necesita para derrumbar todos los tabús con lo que hemos crecido y que nos han enseñado sobre el sexo?

Lo que se necesita es una educación sexual seria, que le de los elementos a un niño para entender qué está bien, qué está mal, de que hay que cuidarse. Porque digamos a uno le pueden decir por fuera del colegio que la tierra es plana y uno luego aprende que no y le prueban eso entonces uno elimina esa idea. Si a ti el cura te dice una cosa, pero en una clase responsable, con las bases científicas y una buena pedagogía alguien te dice mira la sexualidad funciona así, y habla sobre la responsabilidad, todo cambia. 

Los jóvenes están atrapados entre el moralismo de la iglesia y la excesiva exposición e insinuación de la publicidad y de la televisión. Uno de chino se tiene que masturbar con el rosario en la mano porque termina y se siente la peor porquería; al mismo tiempo tienes un montón de hormonas, te sientas frente a la televisión, hay sexo explícito y no te puedes aguantar. Eso crea mucha confusión y eso más tarde trae problemas complejos en la gente para tener una sexualidad normal. 

"Uno de chino se tiene que masturbar con el rosario en la mano porque termina y se siente la peor porquería"

En las generaciones más jóvenes hay un número grande de personas más abierta a temas que tienes que ver con la  sexualidad ¿Es posible pensar que temas que usted narra en su libro van a cambiar en unos años? 

Es como cuando la mujer no tenía derecho al voto y a nadie la cabía en la cabeza que una mujer pudiera votar o cuando a los negros los sentaban separados de los blancos, ahora no nos cabe en la cabeza eso. Yo creo que en 10 años ya una generación habrá pasado por todo este debate de la adopción y el matrimonio gay y ya nadie le verá nada de misterioso o no lo verán tan pecaminoso, la sexualidad será de frente.

¿Usted trabajó muchos años en televisión hasta hace poco, contando precisamente muchas de esas historias. ¿Cómo fue la percepción de la gente en general?

Cuando hice el tema de la pederastia los católicos empezaron un movimientos para que la gente no pautara en el programa porque decían que yo estaba burlándome de su fe, pero en realidad yo estaba exponiendo algo que era cierto con testigos y  pruebas, entonces no prosperó el proyecto de censura. En temas que tienen que ver con abusos de los niños la gente se indigna y se conmueve, pero en Colombia la indignación y la conmoción dura dos días, por eso las cosas siguen igual. 

¿Cuál fue la historia que le costó más trabajo escribir?

La historia de Congo. Tratar de contarla de una manera que la persona no deje de leerla porque es muy dura fue complicado. A nosotros nos la contaron los supervivientes y era pensar como la realidad supera la ficción. La otra que no fue fácil escribir por la cantidad de datos y porque quería que la gente entendiera qué es chisme, qué es cierto y qué no, fue la de la pederastia. 

'La matriz del terror’ es posiblemente uno de los capítulos más fuertes que el lector podrá encontrar ¿Cómo llegó a ese relato? 

Nosotros llegamos a la región de Goma, donde están concentrados los grupos armados ilegales de esa parte de África, fuimos porque estábamos buscando el hospital que solo se especializa en violaciones. Yo preguntaba: ¿Cómo así, acaso es que son miles de violaciones? Y me respondían que eran miles y además muy salvajes. Ese mismo día nos mostraban que cogían el plástico de un balde roto, lo cerraban y se lo metían a la mujer en la vagina, cosas de ese tipo. Allá conocí al padre Donato, quien tiene una el refugio para esas mujeres, y estuvimos escuchando toda la noche, con pelos y señales, esos relatos.

"En Colombia la indignación y la conmoción dura dos días, por eso las cosas siguen igual"

Casos similares pasan aquí... 

Ese tipo de violencia también la utilizaron los paras en la guerra o el caso de Rosa Elvira Celis que la empalaron, pero yo quería ir a temas que la gente no conociera, no repetir historias y a pesar de lo terrible que es la situación en Colombia, el Congo es el punto negro del mundo.

¿Cómo se sintió escribiendo su segundo libro?  ¿Qué planes tiene ahora que no va a estar, por ahora, en televisión?

Me siento cada vez más confiado, no siento que lo domino pero me dio menos ansiedad escribiendo este que el primero, hay algunas que pude escribir mejor pero siento que el libro se deja leer. Tengo varios proyectos: uno escribir para cine y el otro es hacer una novela, a eso me dedicaré en mi año sabático.

 

Temas relacionados: