Se encuentra usted aquí

¿Qué series ver en Netflix? 5 recomendaciones no tan populares

Una guía de nuevas series en Netflix para los ansiosos que ya agotaron medio catálogo. 
Por
Redacción Shock

Una guía de nuevas series en Netflix para los ansiosos que ya agotaron medio catálogo y para superar la ausencia de nuevos capítulos de Game of Thrones, Stranger Things o Black Mirror. 

Por Fabián Páez López @Davidchaka

Los primeros meses del año son temporada de sequía en materia de series. Para los que trasnochamos dándole palo a cada temporada de las gigantes disponibles en Netflix como House of Cards, Stranger Things, Black Mirror y Mad Men; o adelantándonos con títulos gordos de otras cadenas como Fargo, Game of Thrones y Mr. Robot, esperar a que lleguen los nuevos capítulos es enfrentarse a un vacío que hay que llenar de alguna forma. Es el momento de poner en práctica el viejo proverbio: un clavo saca otro clavo.  

Habrá que esperar hasta el 30 de mayo para que llegue la nueva temporada de House of Cards,  hasta después de junio para que se estrene la séptima de Game of Thrones y, probablemente, hasta julio para que Stranger Things desembarque de nuevo en la plataforma de Netflix. Tiempo suficiente para tener que buscar un remplazo.

Con el repertorio de los primeros renglones del catálogo agotados, sin una avalancha de reseñas ni comentarios al respecto ni guía espiritual alguna, había que saltar al vacío. Poner a rodar nuevos títulos por pura intuición. Esos a los que no muchos esperan fervientemente y a los que nadie le saca un disfraz en Halloween.

Después de ver cosas que pintaban muy bien, pero no lo fueron tanto como The Get Down, además de completos desastres como Neighbors from Hell, completé cinco recomendaciones no tan populares de Netflix (y una ñapa de Amazon) que están más que bien para superar la ausencia pasajera de nuestras series preferidas.

 

Bojack Horseman

Bojack Horseman es, de lejos, una de las mejores series animadas de los últimos tiempos. Un homenaje a viejos personajes de los 90 como Duckman o The Critic. Bojack, un actor caído en el olvido y con poco trabajo, vive en un estado de depresión e inconformismo constante. Si creían que por ser una serie de animales podría dejar lecciones como si fuera una fábula se equivocan. No hay nada que aprender más que todo puede ser un bucle de insatisfacción. Al mismo tiempo, Bojack es un tipo/caballo ególatra y excéntrico que da en el clavo contra las mentiras de la industria del cine y la televisión. Si La La Land es una oda a la realización de los sueños en el cine, Bojack es el antónimo de ese discurso. Hay que verla porque es un ejemplo de la condición humana: bífida y contradictoria. Además tiene dosis de humor muy fino.

Si lo que buscan es tiempo de entretención, Bojack tiene ya tres temporadas al aire y un especial de navidad.

 

 

 

The Crown

Está bien: después de haber ganado el premio más importante de las series televisivas en la última entrega de los premios Globo de Oro, meter a The Crown en el mismo saco de las “no-tan populares” parece un sacrilegio. Pero hablamos de una producción nueva a la que no muchos se han acercado.

The Crown es la visión moderna de una estructura gubernamental anacrónica pero vigente: la monarquía. Cuenta la historia de la reina Isabel II, la actual monarca británica. Es una historia tensionante que despierta un morbo particular sobre qué tanto de la historia es real y qué no, además de la pregunta sobre qué tanta plata metió la corona como campaña propagandística a esta producción, impecable en todos los aspectos.

Si les gustó House of Cards, y si les intriga cómo se manejan los hilos del poder, The Crown los va a enganchar muy rápido.

 

 

Master of None

Si lo que buscan es un bocadillo televisivo como para no pensar, Master of None  es el plato indicado. Es una serie de comedia lenta, muy al estilo de Friends o How I Met Your mother. Pero lo más llamativo es que pone en primera plana a un tipo de personaje que siempre aparece en las series, pero nunca como protagonista: una minoría étnica.

Hagan de cuenta que Raj o Apú tienen su propia serie. En este caso se llama Aziz Ansari y es el hijo de 30 años de una familia india que vive en Nueva York. Trabaja como actor y sus mejores amigos son el hijo de un asiático, una mujer negra lesbiana y un hombre gordo. Una mezcolanza de clichés étnicos a los que cada tanto le sacan buen provecho.

La serie al parecer fue reformada y en su próxima temporada, que será estrenada este año, tendrá bastantes cambios.

 

 

The OA

Si les gustó Stranger Things, a esto le van a encontrar un leve parecido. Una joven ciega que desapareció por muchos años de un pueblo y volvió curada es una especie de heroína incomprendida con un secreto místico.

Hagan de cuenta que es la Eleven de la serie y tuvo un viaje al demogorgon, que en este caso es como un estado de conciencia inducido por situaciones liminales, pero al que también se puede llegar haciendo una ridícula coreografía.

La joven, que se supone en uno de sus viajes descubrió que su nombre era OA, trata de rescatar a sus compañeros de cautiverio y para eso recluta a un grupo heterogéneo de personajes trastornados para que hagan su coreografía.

Si bien es una historia con momentos inverosímiles que suscitan reflexiones seudoespirituales un poco estúpidas, es una temporada bastante adictiva.

 

F is for Family

Solo tiene una temporada y es bastante corta. Solo son seis capítulos. El formato es el mismo que el de Los Simpson y sus hijos Padre de Familia o American Guy: una familia promedio con hijos rebeldes y dramas caseros. La diferencia de este título es que transcurre en los 70, en plena época de cambio de paradigmas: la revolución sexual, el declive del sueño americano, el paso de lo Hippie a lo Yuppie. Las crisis típicas de una familia con sueños rotos y limitaciones económicas. Una buena dosis de realidad.

Ñapa:

Crisis in Six Scenes

Si todavía no los convence nada del catálogo de Netflix pueden experimentar en la plataforma de streaming de Amazon: Prime Video. Sus fichas más fuertes son Transparent y Mozart in the Jungle. Pero hay una obra de mi director preferido que pasó desapercibida durante el último año. Woody Allen se reportó en Amazon con su primera y última serie de televisión: Crisis in Six Scenes.  Una pieza de seis capítulos de no más de 20 minutos que vale la pena verlos continuos, como si fuera una más de sus películas. El escenario, como es costumbre para Allen, son los años 60.

Woody Allen hace su mismo papel de siempre y entra en cólera cuando él y su esposa reciben la visita de una revolucionaria e idealista Miley Cyrus. Es un bucle de neurosis que los lleva hasta lo más absurdo.

 

Temas relacionados: