Se encuentra usted aquí

Sergio Ramos: héroe y demonio en la Champions League

Por
Redacción Shock

Por: Luis Fernando Mayolo - @Mayolito / Foto: EFE.

Ser central es uno de los puestos más ingratos del planeta, por eso cuando se tiene un día de gloria como el de esta jornada para Sergio Ramos en la Champions League (ver los dos goles), hay que gritarlo tan duro que retumbe en el rincón más lejano del universo. 

Ese mismo lugar en donde todavía debe estar perdido a la deriva aquel balón que Ramos botó en el desafortunado penal de la semifinal de la Champions 2012, también frente al Bayern Munich. Ese día el español fue uno de los villanos culpables de la eliminación del Real Madrid y el protagonistas de los memes más crueles de la red.

El pasado fin de semana le sucedió lo mismo a los centrales del Villareal en partido válido de liga española, que perdieron contra el Barcelona 2 a 3, debido a los dos autogoles de Gabriel y Musacchio, luego de tener uno de los desempeños más destacados del juego.

Ni hablar de lo que le sucedió a Andrés Escobar luego de la Copa Mundo con Colombia. Esa es una historia muy triste para recordar, incluso en estos momentos de gloria.

Pero el fútbol da revanchas, dice una de las frases más cliché del mundo del deporte. Una lección que cuesta aprender y que para que sea posible hay que desarrollar mucha disciplina, paciencia y trabajo. 

Este martes 29 de abril se cumplió y gracias a los dos cabezazos monumentales de Sergio Ramos, el Real Madrid abrió el camino de la victoria. Y ojo, hay que sumarle unos cuantos más en su función defensiva. Al final un 4-0 contundente que los catapultó directamente a la final en Lisboa.

Un partidazo que me recordó aquella jornada épica de Jorge Bermúdez, que con dos goles lideró la remontada del América de Cali en la semifinal de Copa Libertadores del 96 contra Gremio de Porto Alegre (ver los goles). Ese día en las graderías del estadio Pascual Guerrero el Patrón reivindicó la importancia del defensa central con ese  3-1, dándole incluso connotación de héroe.

Por eso la fiesta apenas comienza y los tiempos en los que el central era una de las estrellas del equipo están por volver. De pronto el Barcelona nos escucha, deja de gastarse tanta plata en delanteros y no improvisa más en esta ubicación. 

Aquellas épocas en las que Manni, el líbero’ inspiraba a cientos de jóvenes con su programa de televisión (duró 13 capítulos), hoy pueden recordarse con entusiasmo, por lo menos, hasta la próxima embarrada de alguno de estos héroes del deporte. El fútbol es ingrato, no se les olvide.