Se encuentra usted aquí

Si está aburrido de los políticos colombianos vote por el Sr. Blanco

Por
Redacción Shock

Ningún político quiere que su voto se “desperdicie” en el Sr. Blanco, ahí está la oportunidad de mostrarles el dedo.

Por @superhyperacido // Foto: pintaleundedo.org

En este mes de elecciones en el que vamos a escoger alcaldes, gobernadores, concejales y ediles (entre otros cargos más), suena mucho un argumento para votar (o mejor dicho: no votar), que llama la atención por su oscuro presagio y la triste alternativa de nos deja: “eso todos los políticos son lo mismo”, o “todos son unos corruptos”, y también, “da igual por quien votar, la única diferencia entre cada uno es el color de la camiseta”. Así, ese argumento estrella que deja, a quien lo proclama, como el único que no es un pendejo y no se deja “meter los dedos en la boca” de nadie, acaba por dejar en evidencia algo que no se puede refutar: lo podrida que se encuentra nuestra clase política, lo untados que están todos, a diestra y siniestra, de sangre, drogas y plata sucia. Algunos habrán de salvarse de tales distinciones, sin embargo solamente son la excepción que confirma la regla: nadie parece creer en los políticos de este país.

¿Cuál sería la postura más lógica de quien cree en el argumento estrella (le llamaremos así)? Sencillo: no votar. Porque votando, lo único que se lograría sería legitimar unas elecciones podridas, entre candidatos que son todos lo mismo o peor, nada de lo que queremos o necesitamos. No sorprende entonces que el único candidato que ha ganado prácticamente todas las elecciones en este país, para todos los cargos de elección popular, sea nada más y nada menos que el abstencionismo. Sí señores, El Dr. Abstencionismo se ha llevado por delante a todos los demás candidatos, una y otra vez. Presidentes, alcaldes, senadores, los más importantes cargos de elección popular han sido ocupados por figuras que han vestido las bandas cruzadas de la Patria bajo la sombra de quien los derrotó por amplio margen, el Dr. Abstencionismo. Basta con ver las pasadas elecciones presidenciales de 2010, tanto en primera (con varios candidatos) como en segunda vuelta (con solo dos), el ganador indiscutible fue el Dr. Abstencionismo.

Lo que olvidamos los colombianos es que el sistema democrático que nos rige contempla una situación así, está preparado para afrontar una podredumbre política. Cuenta con una opción para los ciudadanos que se llenan la boca de adjetivos para describir a las clases políticas, pero que al final no hacen nada más, ni siquiera son capaces de levantar sus traseros el domingo de elecciones para ir a manifestarse con su voto. Muchos ya deben saber a qué me refiero, pero para los más ingenuos, estoy hablando nada más y nada menos que del Dr. Blanco. Esa casilla “vacía” en cada uno de los tarjetones, injustamente rodeada por las fotografías de los más infames mentirosos. Ese inocente cuadradito, es la verdadera voz de protesta que ofrece nuestro sistema democrático. Ese cuadradito está allí para que usted, ciudadano de a pie, pueda decir que le saben a m... los candidatos que ofrece el panorama político nacional, sea para el puesto que sea. Ese cuadradito, el día que gane unas elecciones, va a revolucionar este país y la forma en que los ciudadanos lo vemos. Y es que lo que los abstencionistas parecen olvidar, que el único día en que mi voz o la de cualquier ciudadano común vale lo mismo que la voz de un Presidente, un juez o un multimillonario, es cuando votamos: ningún voto vale por dos, todos valen igual,  y eligen a los gobernantes escogidos por las mayorías. Pero si las mayorías no votan...

No será en las próximas elecciones que el Dr. Blanco gane, y tal vez en las siguientes tampoco. Pero si somos más los apáticos y nos manifestáramos, ¿no sería ese un triunfo de la democracia? ¿Por primera vez la mayoría sería real? Especialmente con el proceso de paz que estamos llevando a cabo y que va a devolver a tantos colombianos a la vida civil, ¿no es esta una gran oportunidad para realmente llenar las urnas?

Lo ideal sería que no ganara el Sr. Blanco, que nuestro panorama político ofreciera candidatos realmente competentes y, sobre todo, honrados. Pero tal vez esta plaga de politiqueros, clientelistas y corruptos sea la que mantenga alejados a los otros colombianos, los que sabemos que hay por todo el país, colombianos preparados y capaces de liderar a nuestra nación ¿Pero dónde están estos colombianos? Pues muy lejos de las urnas seguramente, porque cuando los escasos votos se logran con tamales, mercaditos y colaboración mediática por oscuros intereses, en vez de ideas y para rematar la gran mayoría de votantes no participa, queda muy difícil para un individuo preparado lograr que su discurso y sus ideas atraviesen toda la basura mediática de las maquinarias políticas y lleguen a las mentes de los votantes.

Si usted está aburrido de los políticos colombianos o cree que las elecciones para este 25 de Octubre van a ser “solo un circo” o “los mismos con las mismas”, existe para usted una casilla en el tarjetón que, de ganar, obligaría a repetir las elecciones con diferentes candidatos. Así que si tal vez siente el desasosiego de que gane quien gane, todo va a seguir igual, vote en blanco y deje claro que usted no come más cuento. Pero eso sí, vote.

P.D.: Ningún político quiere que su voto se “desperdicie” en el Sr. Blanco, ahí está la oportunidad de mostrarles el dedo.

Temas relacionados: