Se encuentra usted aquí

Sidestepper + Elkin Robinson: la nueva hermandad musical colombiana

Antes del concierto en el Jorge Eliécer Gaitán, nos encontramos con Sidestepper y Elkin Robinson para hablar sobre el amor, la hermandad y la música.
Por

El 16 de abril el Teatro Jorge Eliecer anunciaba en su aviso un concierto por doble partida: Sidestepper + Elkin Robinson. Pero no fue un show común y corriente, fue la consolidación oficial de una nueva familia, de una hermandad musical que baila, canta y vive para celebrar el amor. 

Por: Nadia Orozco M @Cornfake // Realización: Javier Salguero – Kevin Rivera  // Fotos: Daniel Álvarez

Sound Setters fue la convocatoria que se abrió en el 2014 para buscar un artista de Providencia con un proyecto musical potente, el ganador sería el eje central de una residencia artística. Al elegido no solo se le produciría un disco, sino también se le realizaría un video, se estructuraría una estrategia digital y de gestión. Ese proyecto fue Elkin Robinson y uno de los productores de ese disco, Richard Blair, la cabeza de Sidestepper.

Richard fue el pionero de mezclar la música folclórica con beats; llevaba 25 años creando tracks que fueran como gasolina y ayudaran a subir el furor de la fiesta. Pero en un punto del camino entendió que la esencia creativa ya no estaba ahí y que - por lo menos para él – el futuro estaba en lo más arcaico, en volver a la raíz. Por eso él era perfecto para poner sus manos en un proyecto que precisamente buscaba devolverle vitalidad a la música tradicional de la isla, sin usar máquinas, ni beats.  

Cuando Elkin y Richard se conocieron no tuvieron que hablar mucho, estaban conectados por el mismo deseo de crear música sanadora. Se conocieron un lunes y el martes ya estaban componiendo canciones en una playa de Providencia. Come´Round fue el trabajo que salió de esa nueva relación en el 2014.

El año pasado y después de siete años de silencio Sidestepper anunció su regreso. Más que un receso, ese tiempo fue una búsqueda de Blair y su combo bravo conformado por Teto Ocampo, Juan Puello “Chongo”, Edgardo Garcés ‘Guajiro’ , Erika Muñoz “Eka” y Mauri. Un viaje a la raíz, un encuentro con la magia de la música en su presencia más orgánica. Supernatural Love fue el disco que marcó la llegada de un Sidestepper nuevo: sin beats, sin fórmulas comerciales, pero con poder de sobra.

Elkin y Sidestepper nunca se habían encontrado en un concierto y Bogotá los reunió. No tuvieron que ensayar mucho para entenderse, la conexión fue instantánea.  El pasado 16 de abril celebraron, junto al público, una ceremonia donde los nombres de las agrupaciones pasaron a un segundo plano. En el aire lo único que se sentía era la energía de una familia musical  empoderada de su cuerpo y espíritu, el teatro pasó a ser el espacio perfecto para ser parte de un ritual y se escuchaba un solo canto que hacía eco: "Sí somos hermanos,sí somos hermanos, oye mi magangué". 

Crearon, sin querer queriendo, una hermandad musical dedicada al amor y al espíritu. Como alguien le dijo al mismo Richard “Para los tiempos en que está Colombia, ustedes sin querer han hecho la banda sonora de estos tiempos”.

    

Temas relacionados: