Se encuentra usted aquí

Slackline, la pasión por el equilibrio

Por
Redacción Shock

La capital de la república es la pionera del “slackline” en Colombia. 

Por: Carlos Melendez “Kinny” @Kinny1970 // Cortesía: Red Bull Content Pool

Al borde la “piragua” o al borde la cornisa, son expresiones que habitualmente se oyen cada vez que alguien está en riesgo de caer al vacío. Esa sensación que muchos describen como sentir mariposas en el estómago, se puede llegar a vivir intensamente con la práctica de una nueva disciplina conocida como “slackline”.

No hay que ser equilibrista y mucho menos malabarista, ni tampoco cruzar un gran cañón de lado a lado con una vara de tres metros para mantenerse horizontalmente durante horas y batir un record mundial.  Con una cinta elástica puesta adecuadamente entre dos puntos se puede experimentar algo parecido a ese cosquilleo, comparable para muchos, solamente con estar enamorado.

La idea del “slackline” surgió en 1980 en el valle de Yosemite en California, Estados Unidos.  Adán Grosowsky y Jeff Ellington comenzaron a andar por cadenas flojas y cables cercanos a los estacionamientos como forma de entretenimiento. Con el tiempo empezaron a utilizar su propio material de escalada para andar sobre él. El deporte floreció desde allí entre los escaladores del valle, y posteriormente se expandió a todo el mundo.

Equilibrio en Bogotá

La capital de la república es la pionera del “slackline” en Colombia. Es en Bogotá donde se concentra la mayor cantidad de practicantes, en total nueve mil, de los once mil que ya entraron en la onda del equilibrio en todo el país.

Mario Alberto Vanegas es el creador y fundador de la primera escuela especializado de “Slackline” en nuestro país; su nombre es Centro Slackline Colombia. Mario junto a otros “gomosos” del elástico vieron y se “cranearon” la idea de difundir la nueva disciplina por todos los rincones de la ciudad. Su lemas es “Equilibrio Bogotá” y la premisa, encontrar el equilibrio mental, espiritual y el balance ideal del cuerpo y el alma.

En la actualidad Mario cuenta con treinta y cinco estudiantes y tres instructores que enseñan todos los días de la semana los trucos y los secretos del “slackline”. La primera clase o inducción es gratis y dura quince minutos. Si quiere proseguir y convertirse en un experto, deberá asistir a las doce clases.  Para los adultos cada sesión tiene un costo de veinticinco mil pesos, mientras que para los niños vale quince mil. Cada clase dura una hora y media.

Como toda disciplina, el “slackline” tiene un proceso de aprendizaje y unos diferentes pasos para ser un consagrado: así, el respectivo escalafón es novatos, intermedio y avanzado.

A nivel profesional se han disputado dos campeonatos nacionales.  El primero se llevó a cabo en Bogotá el año pasado; el segundo en Medellín y este año se tiene presupuestado hacer el tercero, también en la capital del departamento de Antioquía.

En el planeta cada año se disputa en Munich, Alemania el campeonato mundial, y en este lado del hemisferio, específicamente en suramerica, se compite con los mejores del “slackline” suramericano.  En el 2014 Brasil fue la sede, infortunadamente sin participación de deportistas de nuestro país. 

Aunque es una actividad en  formación en Colombia, el “slackline” quiere dar el salto de calidad.  Quienes lo practican, aspiran a que sea más profesional y que tenga el apoyo del gobierno y por supuesto de la empresa privada.       

En Bogotá los parques donde se puede practicar son:

  • Belmira: Cll 142 con 7a
  • Parque Santa Bárbara Oriental: Cra 6a Cll 114 Rocópolis DC (muro de escalada): Cra 49 no. 128C- 17
  • Parque Cedro Golf: Cll 148 no. 8A
  • Parque Alcalá: Cll 136 Cra 20

Especialistas del “slackline”:

Slackline más alta: El récord de la Slackline más alta lo consiguió Nicolas Aimone el 23 de octubre de 2014, en Santiago de Chlie. La cinta tenía una altura aproximada de 1000 metros.

Slackline más larga: El récord lo tienen los alemanes Damian Jörren y Stefan Junghannß. El 4 de junio de 2010 cruzaron una cinta con la longitud de 306,8 metros.

Para más información ingresar AQUÍ.

Temas relacionados: