Se encuentra usted aquí

Taylor Swift y otros cinco artistas que no quieren su música en streaming

Por
Redacción Shock

Pese al crecimiento que están teniendo los servicios de música por streaming en el mundo, algunos artistas se rehúsan a hacer parte de éstos debido a las pérdidas de dinero que les genera subir su trabajo a dichas plataformas.

La oferta musical a través de servicios de streaming es cada vez más extensa. Spotify anunció que en los últimos seis meses alcanzó los 50 millones de usuarios, de los cuales 12.5 millones son pagos. El crecimiento de esta empresa sueca en el último año está disparado y sus competidores no se han quedado atrás. En 2013, Deezer reportó más de 26 millones de usuarios registrados, con 4 millones pagos. Y ahora, a esta puja, se ha sumado la gigante compañía Google con el lanzamiento de la fase beta de Youtube Music Key.  Indudablemente, estamos ante una nueva era para el mercado de la música. Pero parece que el modelo de negocio que ofrecen estas compañías no es el más equitativo para los artistas.

Entre toda la maquinaria empresarial y la disputa por conseguir usuarios, parece que el problema de las regalías para los músicos es la papa caliente que se lanzan entre las casas disqueras y las compañías de streaming. El anuncio que hizo Spotify respecto a sus históricas cifras se dio en un momento de controversia. Hace unos días la cantante norteamericana Taylor Swift, decidió retirar toda su música del catálogo de Spotify, y las razones aún no son muy claras. En un principio, Scott Borchetta, CEO de Big Machine, el sello de Taylor Swift, dijo que era para no avergonzar a los fans que habían pagado por un álbum frente a los que accedían a él de manera gratuita. Pero días después salió a hacer declaraciones en contra del modelo de negocio que ofrecía la empresa y afirmó: “los hechos demuestran que la industria de la música era mucho mejor antes de que Spotify llegara. Durante el último año, lo que Spotify ha pagado es el equivalente a menos de 50 mil álbumes vendidos”

El portal de música, Digital Music News, publicó una infografía en la que compara los ingresos que reciben los artistas con el pago que hacen los usuarios, y aunque Spotify es la plataforma más utilizada, no es la que más ingresos genera para los músicos. 

Lo cierto es que después de la llegada de Internet y de los servicios de reproducción en línea gratuitos, al mismo tiempo que se ha facilitado la difusión, se ha vuelto una labor más compleja para los artistas vender discos en físico. Taylor Swift no es la primera en mostrar su descontento con la publicación de su música en plataformas con contenido gratuito como Spotify. Varios músicos han librado también una batalla para que sus canciones se mantengan fuera del streaming, por lo menos mientras las condiciones mejoran.

AC/DC

Esta legendaria banda de rock se ha resistido fuertemente a que su música sea distribuida en los servicios de streaming y ha impulsado a sus fans para que compren los discos físicos.  Solo hasta 2012 la banda lanzó un catálogo en iTunes, pero su música es todavía una de las grandes ausentes en plataformas como Spotify o Deezer.

The Black Keys

Este grupo de rock norteamericano ha sido uno  de los más radicales activistas en contra del uso del streaming. En una entrevista para VH1, Patrick Carney, el baterista de la banda, ha dicho que todavía no están en el punto en el que se puede sustituir las regalías de las ventas por las regalías del streaming. Dijo que “para un grupo que intenta vivir de la música, no está en un punto viable”. Han criticado a Spotify y la comparan con iTunes Store, a quien los músicos consideran más justa.

Rammstein

Esta banda alemana es una de las grandes ausentes en el servicio de Spotify. En un tuit publicado en 2009 por la compañía sueca, explicaron a los usuarios que la banda había solicitado formalmente ser removida de los catálogos. Aunque no se conocen declaraciones oficiales por parte de los integrantes de la banda, está claro que tampoco les suena el negocio. 

Metallica 

Metallica fue una de las primeras agrupaciones en entablar una lucha contra la música gratis en la red. En 2000 la banda interpuso una demanda legal en la que alegaba que la aplicación Napster violaba tres áreas diferentes de la ley: infracciones al derecho de autor, uso ilegal de una interface para audio digital, así como infracciones contra el RICO (que en inglés significa Racketeering Influence & Corrupt Organizations Act). La pelea legal terminó con la muerte de las descargas en Napster y una suma de dinero no revelada depositada en las cuentas de la agrupación.

Peter Gabriel

El cantante británico Peter Gabriel, es uno de los que también se ha manifestado públicamente en contra del servicio prestado por Spotify. En 2013 dijo en una entrevista para Rolling Stone: “Es un gran servicio, pero deliberadamente decidieron ‘ir a la cama’ con las compañías disqueras. Es decir, ellos pueden pagarle a la empresa sin necesariamente dar algo al artista. Tengo un problema ético con eso”.  

Thom Yorke (Radiohead)

Thom Yorke, vocalista de Radiohead, lanzó a través de la plataforma de iTunes su disco en solitario, Eraser. Pero tanto él como su productor, Nigel Godrich, han decidido no permitir que se reproduzca a través de Spotify a manera de protesta ante lo que califican como un sistema injusto. Godrich argumentó esta decisión asegurando que “la industria musical está siendo tomada por la puerta de atrás, y si no hacemos lo que es justo el arte se verá afectado. No se equivoquen, es la misma vieja industria que trata de mantener su dominio sobre el sistema. Los números no cuadran, ni siquiera para Spotify, pero no es sólo por eso, se trata de establecer un modelo valioso para el futuro”.

Temas relacionados: