Se encuentra usted aquí

Tendencias y estupideces que no queremos volver a ver en 2017

En el reino de Internet está expuesta toda nuestra estupidez. El 31 de diciembre no quememos año viejos,mejor borremos todo esto de nuestro historial.
Por
Redacción Shock

Ya es justo que renovemos los rituales de fin de año. Rematar el 2016 con el popular ‘cuco’ amarillo puesto al revés, salir a la calle a dar vueltas con una maleta vacía o echarse menjurjes raros puede que poco o nada ayude a un futuro más próspero. Al contrario, nos puede sobrecargar con expectativas irrealizables. Aceptémoslo. Al ritmo que va el mundo y los impuestos con un par de días festivos de más en el año nos podemos dar por bien servidos. Las muertes y las catástrofes naturales, como siempre, van a seguir ocurriendo. Son incontrolables.

Lo que sí podemos hacer para despedir el viejo calendario, además de no perder la costumbre de embriagarnos como si no hubiera más años por delante, es hacer una especie de ritual de purga. En vez de quemar año viejos, deberíamos quemar las tendencias obsoletas que nos dejó el 2016. Y no fueron pocas. Todas ellas merecen un año viejo llenito de candela en su nombre. 

Pokémon Go y sus hijos bastardos: el pokereggaetón y la canción de Maroon 5

Pokémon Go fue bueno cuando salió. Es más, fue un gran avance y lo recordaremos por siempre, como a la serie. Pero también nos hizo caer en cuenta lo pronto que se nos acaba la fiebre por las tendencias. El mundo se sobreactuó tanto con el lanzamiento de esta app que jugaba con la realidad aumentada que terminamos por caer en robos, entrar en propiedad privada y ver nacer cosas que no debimos escuchar nunca, como el Pokéreggaetón y el videoclip de la canción Don’t Wanna Know, de Maroon 5 con Kendrick Lamar. No queremos volver a ver a Adam Levine disfrazado. Tal vez a Banana Nut sí. 

 

El Mannequin Challenge

De los mismos creadores de retos virales como el Harlem Shake y el Iced Bucket Challenge, apareció El Mannequin Challenge. En realidad, no era un reto tan ridículo como sus predecesores. De hecho, vimos buenas celebraciones futbolísticas con este reto, como la de Vardy cuando anotó con la selección inglesa, pero ese éxito rotundo es señal inequívoca de que, pronto, algo va a terminar muy mal. El día en el que a alguien se le ocurrió imitar el reto en la empresa, como método oficinista de esparcimiento todo se fue a la mierda.

 

PPAP

Una canción pegajosa, o bueno, muy pegajosa, de un comediante japonés escrita con no más de seis palabras se hizo famosa mundialmente. También incentivó a muchos a imitar la canción, como los retos que mencionamos arriba. El único que tuvo gracia fue el original, y era un chiste. En psicología cognitiva, se le conocen a casos así como ‘gusanos auditivos’ y, según dicen los expertos, estamos más propensos a ser invadidos por uno de ellos en los momentos en que el cerebro está menos cargado de información.

 

Los memes de Drake

¿Se acuerdan del .gif de John Travolta desconcertado? ¿Se acuerdan de ‘Sé como José’? Pues este año, uno de los protagonistas de todos los listados musicales, y quien batiría records de streamings en Spotify, Drake, también se viralizó en redes por su particular baile en uno de sus éxitos del 2015, Hotline Bling.

En 2017 hacer un meme con la cara de Drake será tiempo perdido. Con la fugacidad de las canciones populares de hoy en día, ya está bueno que esto sea cosa del pasado. Fue bueno mientras duró.

Mia Huxley

 

El filtro de perro de Snapchat...O bueno, Snapchat

Si antes de embutirse con uvas el 31 de diciembre tienen un momento de reflexión, piénsenlo, todas esas selfies con filtro de perro son hechos vergonzosos para olvidar. De ninguna manera se ven bien. Es más, desde que Instagram tuvo la grandiosa idea de plagiar a sus redes competidoras, y ponerle un poquito de Snapchat y otro poquito de Facebook, la red social del fantasma, que venía en ascenso, empezó a perder terreno. Una aplicación menos para el celular.

 

Publicidad