Se encuentra usted aquí

Todo lo que quiso saber sobre porno y nunca se atrevió a preguntar

Entrevista con la reina del porno en Colombia.
Por
Redacción Shock

Por: Juan Pablo Castiblanco @kidcasti y Antonio “Rolo” Alarcón @elroleins
Foto por: Comes Cake @comescake / Producción: Oh Margot! @_ohmargot

LECCIÓN II: TODO LO QUE QUISO SABER SOBRE PORNO Y NUNCA SE ATREVIÓ A PREGUNTAR 

(VER LECCIÓN I: PONERSE EN CUATRO PARA VENCER LA TÍMIDEZ (NO ES SUFICIENTE))

¿Cuál es la diferencia entre trabajar para marcas como Playboy o Venus, para productoras independientes en Estados Unidos o para productoras grandes? ¿Cuál es el sello que cada una imprime?
Playboy y Venus son compañías muy grandes que exigen demasiado, sobre todo en los contratos que son muy específicos. Son marcas muy reconocidas a nivel mundial y eso significa que no importa el país al que uno llegue va a tener buena aceptación y buen reconocimiento. Playboy es muy soft, en este momento ciertas franquicias han empezado a mostrar un poco más de la parte íntima de la mujer sin usar posiciones que puedan ser vulgares. Ellos nunca venden una fotografía de sexo explícito, son muy suaves, siempre han tratado de mostrar la figura de la mujer, sus senos y nada más. Tratan de que la foto sea muy natural, que el maquillaje no sea demasiado cargado y que se muestre la parte más femenina de la mujer. Venus es diferente porque es más porno, a pesar de que también se hacen videos soft, y todo es más permisivo en cuanto a posiciones. Cuando fui Chica Playboy, por ejemplo, en ninguna de las fotos me permitían tener las piernas abiertas. 

¿Se sentía cohibida con esas restricciones?
¡Sí! Es curioso que en una revista dirigida a sexo y a hombres se limite en esa parte. A pesar de todo, y aunque la gente no lo crea, dentro de la industria también existe la moral. 

¿Y las productoras de video?
Cada una tiene su propio sello, empezando desde el tipo de producción hasta la manera en la que se dirige la escena. Por ejemplo, Bangbros utiliza un formato muy, muy casero, y ellos tratan que sea igual al video que haces en casa con tu pareja. Una compañía como Brazzers, que es la empresa de porno más grande que existe a nivel mundial en este momento, maneja un formato más cine, de alta definición. Tratan de que los sets sean más organizados y bonitos, hay más producción, son más exigentes en la calidad del contenido.

¿Le ha tocado hacer soft porn?
Sí, ¡pero no me gusta! (risas) En el soft porn te toca fingir y yo no soy buena fingiendo.

¿Qué tanto depende una película de este tipo del equipo técnico que hay detrás y del director, y qué tanto de los actores?
Normalmente el director no tiene influencia respecto al formato que se va a usar. La compañía tiene su línea y todos los directores que lleguen se tienen que adaptar. A los actores nos dan parámetros, pero tratan de que se vea natural y que lo estás disfrutando. A muchos directores no les gusta que la escena se vea tan fingida y de hecho, cuando se ve que la actriz no la está sintiendo, no la vuelven a llamar.

¿Pero cómo llegan hasta ese punto? ¿El casting no filtra este tipo de actrices?
Lo que pasa es que algunas empiezan fingiendo pero luego se dan cuenta más adelante de que es más difícil de lo que pensaban y que no lo disfrutan. Trabajar en esto no es nada fácil. La otra es que muchas de esas chicas consumen drogas. Yo vivía impresionada y le preguntaba al productor cómo era posible que una mujer a la que le están metiendo una verga de 20 o 25 centímetros no moviera ni una ceja. Me decían que muchas de ellas llegaban totalmente dopadas y no sabían ni qué era lo que estaban haciendo.

¿Cuánto puede durar un proyecto desde que la contactan hasta que filma?
Es supremamente rápido. Una película consta de seis escenas normalmente y en un día uno puede filmar por lo menos dos de ellas si arranca a las nueve o diez de la mañana y termina a las diez de la noche. Cuando la producción es mucho más elaborada, el rodaje se puede tardar una semana o un mes. Hay unas que funcionan como la grabación de una telenovela. Se arranca, se corta la escena y se prepara todo para la siguiente. Y hay otras en donde el director te da la idea, te dice de qué trata el diálogo, improvisas y luego empiezas a tener sexo con posiciones que cambian cada cinco minutos. Desde que se arranca tratan de no cortar porque la idea es que fluya la escena. Esas son las que más me gustan porque no tengo que aprenderme nada de memoria sino que todo se da.

¿Nunca ha tenido sentimientos por algún actor con el que haya compartido escena?
Hasta el momento no. La mayoría de la gente de la industria está casada o tiene una relación con la misma gente de la industria, con productores o actores. Creo que se hace más fácil. A mí hasta el momento no me ha pasado que se me haya despertado algún sentimiento por un actor. Además no he tenido más de tres o cuatro escenas con un mismo hombre y eso hace que no tengas ni tiempo de empezar a sentir algo.