Se encuentra usted aquí

Toño Restrepo, la carta secreta colombiana para ganar un Grammy Latino

Fervientes del gran Joe Arroyo, un disco que hace un tributo a su legado está en carrera para ganar un Grammy.
Por
José "Pepe" Plata

Dentro de todos los grandes nombres colombianos que están en carrera por un Grammy Latino, hay un proyecto escondido que ha revolcado el legado del Joe Arroyo y lo lleva a sonidos más familiarizados con el jazz, el bolero y el joropo. Con ustedes Toño Restrepo y su álbum tributo En la sala con el Joe.

Por: José “Pepe” Plata // @owai

En la mañana del 21 de septiembre las llamadas entraban una tras otra al celular de Toño Restrepo pero él no las contestaba por estar vistiéndose. Su tercer disco, En la sala con el Joe, había sido nominado en la categoría de Mejor Álbum Tropical Contemporáneo. Compartía el honor, junto a otros participantes del proyecto como Charlie Zaa, Guaco, Héctor Acosta, Daniel Santacruz y David Calzado.

Si bien esa mañana las noticias hablaron de las nominaciones de Esteman, Fonseca, Shakira, Carlos Vives, J Balvin o Manuel Medrano, la pregunta por un tal Toño Restrepo comenzó a ser resuelta. Tras su nombre se esconden más de quince años de trabajo y por eso esta nominación no es gratuita ni fortuita. Es el resultado de un aprecio por la música de Joe Arroyo que nació desde los ochenta cuando, siendo un niño, Toño conoció una música que se convirtió en un motivo de vida y de creación.

Toño Restrepo tiene una trayectoria musical que arrancó en el colegio, siguió en dos semestres de la Academia Musical La Escala y luego se trasladó a la Universidad Javeriana. Su primer trabajo fue un EP de cinco canciones llamado Humedad (2003) que, sin embargo, quedó inédito. En el 2005 Codiscos publicó su segundo disco pero de él poco habla porque se hizo comercial a la fuerza. Creció escuchando al Joe y así como la música lo apasionaba, las letras lo sorprendían. En el 2010 se empezó a cocinar un homenaje al “centurión de la noche” en el que se iban a hacer interpretaciones de sus canciones en formatos como el jazz, bolero y hasta joropo, como una manera de darle otro aire, pero conservando su respeto. Todo iba bien y hasta se habían hecho acercamientos para que el mismísimo Joe participara en una grabación y le diera un espaldarazo de aprecio a Toño por haberlo querido tanto.

Pero la vida jugó una de sus grandes cartas; la de la muerte. Joe Arroyo murió el 26 de julio de 2011 en Barranquilla. Lo que Toño venía cocinando de tiempo atrás salía a los oídos del público colombiano con una noticia triste, pero ya no se podía ir para atrás. A las pocas semanas de haber fallecido, este homenaje comenzó a presentarse en vivo. Quienes pudieron haber especulado que era algo oportunista quedaron con la boca callada. Toño había logrado armar un equipo musical único en el que las canciones del Joe tenían una nueva vida y un aire vigoroso.

Se grabaron dos sencillos para hacer promoción y rotación. Pero los oídos inquietos y el público quisieron más y luego de varios momentos, apareció en el 2015 un disco llamado En la sala con el Joe: una selección de diez temas que cuentan con la participación de Alfredo de la Fe, Jacobo Vélez, Ezequiel Serrano y otras luminarias sonoras. De esta manera el clásico “joeson” de Joe Arroyo le podía llegar a un nuevo público.

Publicidad