Se encuentra usted aquí

Treinta años después, revivimos un disco legendario de Sonic Youth: ‘Evol’

El año en el que el mundo hablaba de la mano de dios de Maradona, de los cien años de la Coca Cola y del cometa Halley, Sonic Youth sacó esta joya
Por
Redacción Shock

El año en el que el mundo hablaba de la mano de dios de Maradona, de los cien años de la Coca Cola y del cometa Halley, la banda neoyorkina Sonic Youth llevaba el espíritu punk a otro nivel sonoro y se manifestó con esta joya.

Por. José 'Pepe' Plata // @owai - Foto: Gettyimages

Tres décadas atrás la música independiente de Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Argentina, México y otros países, se daba a conocer por métodos como la difusión en revistas, fanzines y programas especializados. Si bien habían pasado ya varios años de la explosión del punk, con los ecos de postpunk y new wave, no se podían parar los ánimos creativos de gente que no encajaba en nada, pero que ofrecía sonidos innovadores.

Tal era el caso de Sonic Youth; la banda que había salido de Nueva York en 1981 y que tenía ya cierto reconocimiento dentro del circuito independiente y autogestionado de aquel país. Su música podía ser lo suficientemente transgresora, radical, fuerte o distorsionada, pero también conservar un espíritu de rock. Podían presentarse en bares o pequeños teatros, pero también complacer audiencias en galerías o escuelas de arte.

Justo hace treinta años, la banda ofrecía un disco que mostraba un desafío frente a sus otras producciones. Por un lado, entraban a formar parte del sello SST Records, lo cual significaba tener un mayor impacto mediático, pero seguir siendo parte de un movimiento independiente. En aquel mayo de 1986, el mundo conoció Evol, el tercer disco de Sonic Youth. Entraba además el baterista Steve Shelley, quien reemplazaría a Bob Bert.

El sonido de la banda, se alejaría de lo experimental de su primera época, para ser pensado como un disco que podría bien llegarle a nuevos públicos. También, al tener canciones con la voz de su bajista Kim Gordon, se hacía un llamado a una presencia femenina más activa en la escena musical. La producción abre con Tom Violence, una canción densa y dura, pero con una melodía apreciable. En Evol, Sonic Youth explora además temas como los íconos populares norteamericanos como Marilyn Monroe (a través de la canción Marilyn Moore) y claro, la pareja de moda de la farándula de aquel entonces: Madonna y Sean Penn.

Justo en el año en el que el mundo tenía su atención puesta en el campeonato mundial de México de 1986, los cien años de la Coca Cola, el paso del cometa Halley, había un motivo más para sonreír: este nuevo disco.

Si bien Sonic Youth no tenía una relación directa con el punk como música, si lo tenía con el espíritu de hacer las cosas a un modo único y no buscar intermediarios. Ya habían tenido una dieta de 5 dólares (aproximadamente 15 mil pesos) al día de giras y ahora ya podían aspirar a una de 10, sin perder su ánimo e intensidad. Justo tres décadas atrás, se hicieron discos como este.

Temas relacionados: