Se encuentra usted aquí

Un castillo no apto para infieles

Es un sitio prohibido para quienes han puesto 'cachos' o son codiciosos.
Por
Redacción Shock

Ubicado en el occidente de Polonia, se le conoce más por ser el escenario de juegos de rol de Harry Potter.

Por: Vanessa Ruggiero 

Pasar una noche o un fin de semana en un castillo medieval es un plan romántico en Europa. Por eso en la víspera de San Valentín el plan es cenar a la luz de las velas, asistir a sesiones de sauna y masaje, o también bailar en los salones y habitaciones de palacios donde alguna vez vivieron príncipes y duques. 

El castillo polaco Czocha -conocido porque aficionados a Harry Potter y al juego de rol se transforman allí en magos durante abril y noviembre- en febrero y en cualquier otra época del año festeja el amor. Marian Świeży en su libro Castillo de Czocha, historia de secretos legendarios dice que allí se organizan matrimonios y conferencias, y que celebrar la boda en este lugar “es garantía de una vida (en pareja) feliz”.

Quién sabe por qué casarse allí equivale a un matrimonio promisorio. Las leyendas del castillo en lugar de románticas son más bien tétricas, o de telenovela. Si el novio o la novia ha puesto 'cachos', ¡a huir! Abundan los relatos de mujeres que engañaron a su marido y terminaron asesinadas en el pozo del patio. Además, supuestamente quien se asome a ese 'pozo de las esposas infieles' (así se llama), al día siguiente podría amanecer calvo si su mujer tiene un amante. ¡No le salen cachos en la frente, sino calva!

Perder pelo en un día por culpa de una traición suena, claro, descabellado. Por desgracia, la suerte de las esposas arrojadas al pozo no parece inventada. Si aun hoy, en el año 2016, los esposos asesinan o maltratan a sus novias y esposas, este cuento no parece traído de los cabellos. Y además, uno de esos maridos furibundos tiene nombres y apellidos: Krzystof Nostitz, hombre interesado en la extracción de oro y dueño de Czocha en el siglo XVII. 

A sus 24 años, Krzystof decidió casarse con una adinerada pariente del emperador: Gertrudis. Krzystof esperaba poder gozar del esperado capital de su mujer. Y cuando descubrió que su deseo no se materializaría, se enfadó y dijo, según escribe Marian Świeży, que “no cuidaría de una mujer fea, gorda y vieja”.

Krzystof viajaba con frecuencia por negocios, a veces durante temporadas largas. Un día, a su regreso, descubrió a su mujer en cama. Ella intentó excusarse con que tenía la peste. Él no le creyó: sus sirvientes le habían informado que estaba embarazada. Entonces, furioso, arrastró a Gertrudis hasta el frío patio y la empujó foso abajo. 

Hoy el pozo está enrejado y es imposible ver dónde termina. Los actuales dueños del castillo-hotel querrán evitar que algún despechado imite a Krzystof, porque otro hombre arrojó allí a su mujer, Ulrika, también por 'cachos', un siglo después de Krzystof. Se dice que el fantasma de Ulrika a veces se  aparece: es rubia, tiene ojos azules y llora desesperada por su hijo bastardo, quien habría sido tapiado vivo encima de la chimenea de mármol del castillo. En tiempos medievales, explica Marian, emparedar niños vivos “traía buena suerte a la casa”. 

Como ven, es un paraje espantosamente romántico. Sin embargo, aquí no terminan los crímenes pasionales. Ocurrió uno más -o quién sabe cuántos- en la habitación más lujosa del castillo: la cámara del Príncipe, por la que muchos pagan un millón de pesos para celebrar su luna de miel -¿o será de hiel?-.

A sus 58 años, Johan Nostitz, un familiar lejano de Krzystof -y también dueño de Czocha durante su vida-, se casó con Anna, una mujer joven y atractiva. La primera noche durmieron abrazados tras prometerse amor eterno. Una mañana, Johan le pidió a su mujer que lo acompañara en la cama. Intentó seducirla, escribe Marian, y al ver que no tenía éxito Johan se enojó y empezó a recriminarle el que no se quisiera acostar con él; la culpaba de haberse casado solo por  dinero. “Entonces Johan movió una palanca en la cabecera de la cama: el lado izquierdo del lecho se abrió y Anna cayó a la nada”, se lee en el libro de Marian. Casi suena como una historia de Juego de tronos, o de alguna producción fantástica de Hollywood, pero en ese tiempo la cama con dosel de la habitación estaba conectada al río Kwisa. “El mecanismo hoy está desactivado”, dice una guía del castillo-hotel con una sonrisa. 

Este romántico destino fue además un campo de trabajo forzado durante la II Guerra Mundial y una escuela alemana para espías. Parece haber tantos misterios e historias truculentas como pasadizos secretos. Y hay una habitación con un tesoro, cuyo acceso es imposible -excepto para los fantasmas-, pues tiene un código secreto indescifrable. 

Temas relacionados: