Se encuentra usted aquí

“Usted no sabe quién soy yo”, el nuevo programa concurso

Por
Redacción Shock

Por: @chuckygarcia. ¿En qué momento esta amenaza se volvió un juego? ¿De cuándo acá? ¿Acaso desde que Faustino Asprilla en su natal Tuluá increpaba a paisanos y visitantes pateándoles las llantas de los automotores por la sencilla razón de no saber quién era él? ¿O acaso viene de mucho antes y está en el ADN del colombiano, como colarse en todo aquello que tenga fila y vanagloriarse por sacar ventaja mientras los demás hacen lo correcto?

¿O el “Usted no sabe quién soy yo” ya existía incluso antes de los hechos del 9 de abril de 1948 y El Bogotazo? Porque obvio es que hoy gracias a que existen las redes sociales nuestras prácticas “culturales” más arbitrarias e intimidantes salen a la luz en menos de lo que canta un gallo y de inmediato está en boca de todos; pero calculen cuántos “Usted no sabe quién soy yo” se produjeron en el país antes de la invención de Twitter y Facebook y sin que nunca los llegáramos a conocerlos.

Una labor del DANE debería ser la de crear una estadística histórica y actualizada de este recurrente bochorno en el que esta pantomima de país en la que muy pocos responden por sus actos rompe el silencio para hablar con la voz del rey Jerjes I; pero no ese gigante hombre bañado en oro de la película “300” sino la de un enano mental que escasamente da para un sainete o un video viral de unos cuantos días.

Y que el Consejo Nacional Electoral convoque a una consulta popular para determinar de quién heredamos ese “Usted no sabe quién soy yo”, si de los padres de la patria o de los narcos en boga; si de los más famosos de nuestra pantalla chica o de esos anónimos que mojan pantalla porque usan los carros oficiales de la Corte Suprema para andar en paños menores. O si acaso lo heredamos de esos cantantes de ritmos populares a quienes a veces niegan la entrada en los bares porque no en menos de una ocasión se han ido sin pagar la cuenta; o, aún peor, de esos que supuestamente están encargados de velar por las regalías de los músicos pero se las mecatéan en cositas ricas porque entonces para qué diablos les pusieron “regalías” si no es para quedárselas ellos .

También usado a las salidas de los bares, el “Usted no sabe quién soy yo” en todo caso no necesita prueba alguna de paternidad para demostrar que es un retoño legítimo de los colombianos; y que como “E.T.: El Extraterrestre”, con solo mover un dedo puede hacer volar a una persona o funcionario público y mandarlo a vivir a Chocó hasta que se jubile o se arrepienta por haberse cruzado en su camino.

Y como todo talento merece ser mostrado en un programa concurso, pues que sea “Usted no sabe quién soy yo” el que reemplace a los exitosos “Yo me llamo” y “Tu cara me suena”; imagínense esos ríos de personas que se presentarían a las audiciones, cientos de miles de colombianos participando para decidir quién lo dice de una forma más desafiante y rumiante; quien con solo nombrar estas palabras milagrosas y superiores incluso al surrealismo mágico del propio García Márquez anula completamente al otro y le recuerda que aún en tiempos en que el país quiere hacer por fin la paz no hay peor crimen que no arrodillarse ante un megalómano.

Temas relacionados: