Se encuentra usted aquí

¿Vive el racismo en la música y el cine? El ‘Black Power’ no muere

Hablamos con Ángel Perea, un musicólogo experto en la historia de la música afro
Por
Redacción Shock

Hablamos con un experto en música afro sobre el racismo en los Óscar, sobre la vigencia del poder en la estética afro y sobre la protesta desde el mainstream. 

Por: Fabián Páez López @Davidchaka // Fotos: Fox

Ángel Perea estudió musicología en París y le ha dedicado su vida a la radio, al periodismo musical y a la investigación cultural. Siempre, llevando en alto la bandera del 'Black Power'. A sus 50 años, ya está claro que es una autoridad a la hora de hablar de las raíces de la música negra. Su experiencia lo ha convertido casi que en una biblioteca de referencias sobre la historia artística de la cultura afro.

Recientemente, en el marco de la exposición de la Biblioteca Luis ángel Arango, ‘¡Todo el poder para el pueblo!, Emory Douglas y las Panteras Negras’, Perea fue el encargado de dirigir una serie de conferencias sobre la estética afro en la era de las revueltas raciales. En los tres días de presentación, las salas se llenaron, y no es un hecho menor, pues es la prueba de que, más allá de la prolijidad de su legado artístico, la pregunta por las condiciones de las comunidades negras sigue vigente.  

Como bien afirmó en una de sus conferencias, las artes afroamericanas fueron las liberadoras de la verdad en los momentos más álgidos de la segregación. Y fue a partir de ellas que se redefinió la imagen de la gente negra. Una de tantas demostraciones históricas, fue el viejo 'Muro del respeto': una pared de Chicago que fue pintada en 1967 en un barrio de gánsteres, concebida como tributo a los personajes negros más destacados en diferentes campos, como Malcom X, Nina Simone o Marcus Garvey. La obra, creada por un grupo de artistas de la organización 'Black American Culture', fue destruida. Y aunque el racismo no se manifiesta igual que antes, parece que aún no se apaga la llama del odio por completo. 

Fuimos a la exposición de Emory Douglas a hablar con Ángel sobre la situación del cine y la música negra hoy. 

¿Cómo llegaste a la radio especializada en música afro? 

En mi casa mis padres eran musicómanos. Les encantaba la música. Oían música antillana, boleros, la música tropical del momento, las grandes orquestas, y mi papá era aficionado al jazz. En ese tiempo solo teníamos radio y escuchábamos la voz de América, un programa de Jazz. Siempre había música a mí alrededor. Siempre hemos tenido esa conciencia cultural, nos hemos interesado por la cultura propia. 

Durante toda mi carrera he tenido muchos programas de radio. Uno es un clásico que se llamó Soul to Soul, que fundé en la universidad nacional. Tuve otro programa que se llamaba El expreso del Soul; sonaba por 99.1, en la radiodifusora nacional, antes de que fuera Radiónica. Esos son los más famosos. 

¿Crees que aún se mantiene el poder de la música negra igual que en las épocas del soul o del jazz?

La música negra sigue teniendo un gran poder; es la que reina, la que pone el paso de las investigaciones sonoras, de los modos de hacer música. Y las estrellas pop de la música negra marcan influencia. 

Hay otros músicos negros que también son influyentes y aunque no estén visibles en el hit parade, aunque no salgan en los listados, son veteranos que están en otros momentos, su poder permanece. 

Hace poco, por ejemplo, vimos como la presentación de Beyoncé en el Super Bowl, y el video de Formation, hicieron que se levantarán los republicanos y los pro Black Panthers. Por un lado, los políticos republicanos incitaban a la censura  por las alusiones de la canción y del video a los movimientos negros; por otro lado, algunas voces también acusaban a Beyoncé de no ser lo suficientemente fuerte protestando con su música (Vea también: ¿Boicot a la reina? Beyoncé encendió las alarmas de censura)

Yo soy de la corriente de que eso siempre ha ocurrido en la cultura negra. Siempre hay esos diálogos de tensión entre distintas maneras de ver las cosas. No me parece raro que la derecha blanca salga emberracada a decir esas cosas. Y tampoco que algunos revolucionarios de la vieja escuela protesten; me parece, eso sí, un poco solemne.

Yo soy de la generación ‘postsoul’. Como habrán podido ver en la exposición que hice en la Luis Ángel Arango, yo respeto la historia y la comunico, pero seguro tenemos otras visiones. Yo soy de la línea de los críticos afro que se pillan de un modo un poco más complejo una declaración como la de esa artista. A mí me parece muy chévere, yo si la aprecio y lo hace muy bien. 

No es la primera vez que lo hace, también se ha referido a otros temas sociales en su actividad artística, como el género. Ella y su marido Jay Z han donado muchos millones de dólares para liberar a los muchachos que han apresado por el movimiento del Black Lives Matter. Jay Z acaba de donar más de un millón de dólares para la causa. Ellos son gente chévere, que sean artistas de éxito, que estén posicionados en el mainstream y que tengan poder no los excluye de ser gente sensible. Pueda que no sean unos radicales en el sentido de la vieja escuela, pero son gente chévere. 

Hace poco un amigo mío, un crítico cultural afro muy importante en Nueva York, hacía un análisis muy interesante sobre un tema similar y concluía con una frase de Malcom X que dice: ‘Por todos los medios que sean necesarios”. Y así es, la lucha se lleva por todos los medios y se expresa de distintas maneras. 

A veces pasa (como creo que ha sucedido con el punk) que la iconografía y la estética se vuelven comerciales y pierden su sentido original de transgredir. ¿Crees que la estética afro del tipo ‘Black Panther’ sigue teniendo el mismo poder?

La estética sigue teniendo el mismísimo poder. Si no lo tuviera, no despertaría esa conversación de la que hablábamos. Los conservadores blancos no se hubieran puesto bravos, ni los revolucionarios negros tampoco. Unos quieren que se conserve la pureza y otros le temen al despliegue de esa imagen. 
Tal vez sea inevitable que sea cooptada por el mercado, pero depende mucho de las maneras. En la cultura negra hay algo muy interesante y es muy importante: En la cultura negra tú creas algo, lo instalas, lo descartas y renuevas. No hay nada fijo, lo que estaba ayer ya no está hoy, lo que está hoy ya no está mañana, pero siempre es pensando qué vamos a hacer ahora, qué vamos a hacer después. Es un flujo constante de ideas. 

Los problemas raciales en Estados Unidos se manifiestan de forma diferente. Acá puede que estemos ante un mayor reconocimiento de lo afro…
Acá también es muy grave. Solo que sucede de maneras distintas. Acá la gente negra de las regiones es la que más ha llevado la carga de la guerra; los desplazamientos, los asesinatos para quitarles el territorio, las desapariciones, etc. Toda la plaga de la guerra le ha caído a la gente nuestra de una manera muy brutal. Y eso casi no se conoce, se conocen otros casos. En medio de la complejidad del país, porque no vamos a decir que es lo único que sucede, a esta gente le ha caído la guerra de una manera muy tremenda. 

Will Smith está promoviendo ahora una campaña para que haya más nominaciones a actores negros en los premios Óscar, pero cómo hacer para que no sea un reclamo que pareciera resumirse en cuotas de nominaciones. 

La discusión sobre eso nunca ha sido por cuotas. A los negros les ha interesado es competir, competir en igualdad de condiciones, no les ha interesado que les den ni que les regalen. Por lo menos en el cine no. Todas las grandes estrellas y grandes figuras que ves en el cine, que son artistas negros, desde siempre, desde los años de Sidney Poitier, Harry Belafonte, Dorothy Dandridge, hasta Denzel Washington y las estrellas de ahora, Will Smith y todos ellos, se lo han ganado. 

Hemos hecho grandes películas y hemos entrado en la industria con gran talento. Es ganado, no es una dadiva. Eso jamás ha sucedido. Y en la industria de la música menos. Si la industria de la música negra es poderosa es porque la ha potenciado, la ha enriquecido.

En el cine sucede lo mismo, hay grandes estrellas que le dan billones de dólares a la industria. Una película con Will Smith o Denzel Washington es taquillerísimas, son populares. Por ejemplo, hace poco, los Record Guinness reconocieron a Sam Jackson como el artista mejor pagado, el que más cobra dinero por todas las películas que ha hecho. Le hicieron un reportaje en el New York Times y él decía que gana dinero todos los días por sus películas. 
No hay entonces una justificación para decir ‘no es que estos no son vendedores’. Ellos son estrellas que ayudan mucho a la industria, y en esa misma vía, debería haber una representación. Pero como decía Spike Lee, el problema no es la ceremonia, ni los Óscar en sí, sino la industria, la estructura. Lo que tenemos que lograr es que haya personas negras que decidan en la industria, y personas que tengan capacidad y poder y voto en la industria. Que haya personas negras en los niveles ejecutivos de decisión. Es mucho más complejo. No es para estar al ladito, chupando rueda, sino para ocupar un puesto central. 

¿A cuáles películas dejaron por fuera este año?

Había varias. Estaba la película de Idris Elba, un actor negro de Inglaterra; fajado, tremendo. Incluso podría ser el próximo James Bond, un man pintoso y buen actor. Estaba también Will Smith con una película muy seria sobre deportes. Una película de un gran interés sobre todo para los norteamericanos, porque es sobre el futbol americano. Era muy seria porque era sobre las consecuencias de cierta práctica deportiva que puede lastimar a los atletas, se llama Concussion. Para nosotros puede que no, porque no practicamos ese deporte, pero ellos, bueno, no quisieron respetar. Otra, por ejemplo, era Creed, el Spin off de Rocky. Por primera vez esa película es dirigida por un director negro. Buenísimo él. Por primera vez, el protagonista de la saga era un actor negro y el papel principal de reparto es el de Sylvester Stallone, pero la estrella es un joven que se llama Michael B. Jordan. Y Stallone si está nominado, pero el otro muchacho no. Y así varias cosas; había material de donde escoger.