Se encuentra usted aquí

Y ahora, ¿qué vamos a hacer sin Mundial?

AFP
AFP
Por
Redacción Shock

Quienes somos independientes pero además gustamos del fútbol, casi que nos preguntamos: Y ahora, ¿qué voy a hacer durante los próximos tres años y once meses? Se acabó el Mundial de fútbol Brasil 2014 (VER ESPECIAL), el mejor de la historia, y tal vez por ello el que nos puso en una especie de ritual esquizofrénico, irrepetible, inequívoco y que ni en las épocas de las telenovelas “Café, con Aroma de Mujer” o “Betty, La Fea” nos sometieron con tanto rigor al horario exclusivo de la transmisión televisiva.

Por: Daniel Casas - @danielcasasc / FOTO: AFP.

Qué mundial señores! Qué emoción tan inusual nos ha dejado este evento único en el que al final que ganara cualquiera, menos Brasil. Y no porque la auriverde nos hubiera sacado en cuartos, sino por su fútbol feo y mezquino, que lo hacía parecerse más a un equipo paraguayo de los años noventa que al Brasil de cualquier época (El Mundial en época de memes).

No da pena decirlo, los treinta días anteriores me sometí al embrutecimiento propio de la gesta futbolística mundial. Entonces me hice técnico, rememoré, comparé, esgrimí teorías, fui crítico y periodista deportivo, madrugaba para escuchar el argentinismo desenfrenado en el Café del Mundial de Fernando Niembro en Fox Sports, partido a las 11 a.m. por DirectTV Multicámara y con repetición maniática de jugadas claves por el maravilloso servicio que prestaron por internet; luego el “Pulso del Fútbol” con Peláez y Mejía, el otro partido, el mediocre pero divertido programa “Mundial Total” (Directv); más tarde “Balón Dividido” en ESPN, con aire colombiano y con Marocco, Pucceti y el patrón Bermúdez, pero también los periodistas de Caracol Radio con su “Polémica del Mundial”, “Central Deportivo”, también de Directv . Mundial, mundial, mundial… ¿de qué otra cosa se podía hablar??

Y a ello las conversaciones y discusiones con los amigos de chat: Fabricio, José, Francisco, Jacobo, todos con sus ideas, sus convicciones, la alegría de sentirnos vivos por el fútbol… que sí, que no, que fue, que no fue… No había más, cómo puede haber más… Que una cita para el próximo martes… sí, un momento, espera qué partido hay, a qué hora podemos vernos… no, ni modo… ese partido no me lo pierdo, no hay qué hacer.

Y ahora, ¿qué vamos a hacer sin esta especial alegría de vida que nos dio el Mundial??

No quiero creerlo pero la realidad no nos puede ser esquiva, el fin de semana próximo ya tendremos Pasto contra Patriotas, Cali y Chico, Millonarios frente a Envigado, Águilas Doradas contra Santa Fe. Soportaremos ahora que a falta de Robben nos toque Jefferson Cuero, sin Kroos conformarnos con Mayer Candelo, no habrá Müller pero tendremos a Wilder Medina, sin James Rodríguez pero veremos a Omar Pérez y a falta de Boateng será ver a Lewis Ochoa.

Por si no lo saben, el Mundial de Baloncesto empieza el 30 de agosto en España. ¿A alguien le interesará? Nos quedamos con ganas. Más ganas de ver a Colombia y de sentirnos colombianos (El emotivo video de la Selección). Sólo me duele que esa misma felicidad de vivir y gozar el fútbol de los de Pekerman, también la hayan sentido las ratas que en días pasados me robaron el celular.

Publicidad