Se encuentra usted aquí

Zika: el patrocinador oficial del condón en Colombia

¿Por qué no aprovechar el momento y empezar a crear estrategias de planificación que realmente sean definitivas?
Por
Redacción Shock

Por: @JohanaArroyave // Foto: iStock 

Tras las nuevas declaraciones del Gobierno en lo relacionado con las medidas de control en los embarazos de las colombianas durante los próximos 6 meses, se abre la puerta a la discusión frente a ¿por qué no aprovechar el momento y empezar a crear estrategias de planificación que realmente sean definitivas? Y ya que se está pensando en controlar la explosión demográfica por el virus que se transmite por la picadura de mosquitos infectados (los mismos que transmiten el dengue y el chikunguña y cuyos síntomas pueden incluir fiebre, erupción cutánea, dolor y conjuntivitis, y pueden permanecer por lo menos hasta una semana. La picadura del mosquito puede provocar inclusive microcefalia en bebés y fetos), ¿qué tal si aprovechamos la oportunidad para pensar en el planeta y de paso, la economía?

Al parecer la propagación del virus se hizo más fuerte durante esta época de inicio de año, en la que se presentan según el DANE el 65% de los embarazos totales del país. El  Ministerio de Salud reaccionó a la “emergencia” y decidió que es necesario crear una campaña masiva de planificación familiar en los territorios donde se ha reportado que existe presencia del virus. La cual, valdría la pena extender no solo a todo el país sino además hacer que se implemente permanentemente y que vaya acompañada de programas que mejoren la calidad de vida de las familias de escasos recursos que hoy en día deben acudir a subsidios del gobierno pues les es imposible mantener a más de tres hijos. 

Ahora, sobre el papel el plan se ve muy viable y llamativo y es de aplaudir que el Gobierno se haya puesto “la 10” en el tema de prevención de embarazos. Sin embargo, en la ejecución sería bueno que se creara una estrategia mucho más impactante. ¿Qué tal, por ejemplo, ver al presidente Juan Manuel Santos, acompañado del Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, haciendo “La gira del condón”. Sería una excusa para que lleguen, de verdad, a cada rincón del país con los preservativos y los repartan al tiempo que dan su discurso? Tal vez funcione mejor que la simple noticia, incluso hasta les sirve para hacer campaña política.

Lo cierto es que Colombia no puede seguir aguantando más ese altísimo porcentaje de nacimientos en el que se condena desde su primer día de vida a un niño al sufrimiento, la pobreza y al maltrato por la irresponsabilidad e ignorancia de quienes lo trajeron al mundo. En palabras más sencillas, si el Zika no llega a intervenir en la planificación familiar, continuaremos indefinidamente con las tasas demográficas que tenemos actualmente, como la última de 2015 cuyas cifras reportan que nacieron más de 194 mil niños y que la población del país aumentó en un 2,5%.

Si continuamos así, no habrá crecimiento económico o política de asistencia que pueda aspirar con seriedad a sacar de la miseria a millones de colombianos que al parecer nacieron con karma colectivo y que dieron su primer grito de histeria en este mundo condenados a no tener una calidad de vida aceptable.

En la discusión entran otros actores como la Iglesia, que en pleno siglo XXI, se sigue oponiendo a los métodos anticonceptivos, pero al mismo tiempo se queja por la miseria en la que crecen miles de niños. Con una política sería y realmente viable de control natal, nos ahorraríamos este tipo de preocupaciones y a eso, incluso, podríamos abonarle que si una pareja de heterosexuales no tiene hijos no deseados no es necesario entrar en la discusión de la adopción igualitaria, de la que muchos reniegan.

Por lo pronto, se tiene establecido hasta el momento que en Colombia se han registrado 11.613 casos de Zika, de los cuales 459 se han presentado en mujeres embarazadas. Hasta el momento no se ha reportado ningún caso concreto de microcefalia en los fetos o nacidos tras el periodo de inicio de la epidemia que produce el mosquito.

Es hora de echarle un piropo al zancudo y no quejarnos por la picadura o por la fiebre y brote que este pueda dejar. Al contrario, deberíamos agradecerle porque ha puesto de Trending Topic un tema que la sociedad y el Gobierno han querido hacer un lado, bien sea por apatía o temor, pero sobre el cual, estamos convencidos, hay que insistir, tomar medidas y actuar si es que de verdad queremos algún día mejorar los índices de pobreza, miseria y subdesarrollo en familias que, con más de 3 hijos, se hace evidente que no pueden mantener dignamente.

Y ya que últimamente son más y más las mujeres que han decidido vivir su vida sin preocuparse por el cuidado de otro ser humano (leer también Carta abierta de alguien que no quiere ser mamá) habrá que ver cuántas y cuántos deciden sumarse a las medidas de prevención frente a las consecuencias del virus del Zika propuestas por el Gobierno Nacional, o como una opción de vida definitiva.