Se encuentra usted aquí

Así funciona Cine para todos en Colombia

El proyecto busca ofrecer a las personas con discapacidad nuevos espacios de entretenimiento.
Por
Luis Fernando Mayolo

El proyecto busca ofrecer a las personas con discapacidad nuevos espacios de entretenimiento.

Por: Luis Fernando Mayolo @mayolito // Foto: Elespectador.com

Hacer el mundo un poco más amigable para todos no es sencillo, sobre todo para los que tienen una discapacidad física. A pesar de algunos esfuerzos, pareciera imposible soñar en Colombia con un mundo incluyente para los que no pueden ver, oír o hablar.

Pero existen proyectos que le dan una cachetada al pesimismo gracias al trabajo de un grupo de personas que decidieron aprovechar un vacío existente como motivación para sacar adelante iniciativas que la hacen la vida más cotidiana a muchas personas.

Uno de ellos es el de Cine para todos. Un proyecto del Ministerio de Cultura que busca ofrecer a las personas con discapacidad nuevos espacios de entretenimiento.

"Antes de 2010 cuando le exponíamos el proyecto a  las entidades públicas de la época decían que tan chevere y no más", cuenta Luis Guillermo Torres, presidente de ATmedios, la empresa que hace que técnicamente Cine para todos sea posible. 

Pero luego a partir de 2011 eso comenzó a cambiar, cuenta Luis Guillermo, cuando el país firmó el convenio de Naciones Unidas para personas con discapacidad, comprometiéndose a hacer cosas en este sentido.

Actualmente por lo menos una vez al mes, las personas con discapacidad y sus acompañantes pueden asistir de forma gratuita a algunas salas de Cine Colombia en el país para ver una película comercial o independiente con audiodescripción, subtítulos especiales o lenguaje de señas. 

El criterio para la escogencia de los títulos es claro: que pueda ir toda la familia.

Además de las 12 películas pactadas, Cine para todos ha hecho este año alianzas con Smart Films (15 cortos), el Ficci (8 películas) o Indiebo (8 películas) para aumentar la oferta cinematográfica.

El proceso de adaptación de las películas se hace en Bogotá. Para las personas con discapacidad visual se hace audiodescripción, proceso en el que un locutor describe las acciones que suceden en la película. "Procuramos que la persona ciega saque sus propias conclusiones a partir de la descripción de la imagen. Uno no dice Juan está triste, sino Juan escurre una lágrima por su mejilla", agrega Luis Guillermo Torres.

También para las personas con limitaciones auditivas se crean subtítulos de colores, con los que la persona puede identificar más fácilmente quién dice qué. También está disponible el tradicional traductor a lenguaje de señas. Todo ello utilizando como plataforma una app que se llama Whatcine, que puede utilizarse luego de descargarla en el celular o en algunas salas con la ayuda de unas gafas 'inteligentes' similares a las Google Glasses.

"Queremos que con el tiempo la empresa privada no lo vea solo como un tema de responsabilidad social, sino como la iniciativa de compartir un espacio en igualdad de condiciones", dice Luisa Fernanda Zamudio Piñeres, de comunicaciones de la Subdirección de Procesos de Apropiación de TC. 

Ahí está el reto más importante, porque poco a poco se han ido superando las trabas que tienen las productoras de las películas para autorizar estos procesos en sus obras, porque se pensaba que el contenido se manipulaba.

Por el momento, mientras esto sucede con mayor fluidez, visibilizar cada vez más el proyecto es una labor importante. Nosotros aportamos nuestro granito de arena. Prográmese este sábado 27 de agosto a las 9:30 a.m.con la película No se metan con mi vaca (Consultar detalles). 

Temas relacionados: