Se encuentra usted aquí

Gracias a esta gente, se podrá vivir de ser gamer en Colombia

Que sí: echarse todo el día a darse bala, pasar mundos fantásticos o ganar la Champions, podrá ser una forma de trabajo.
Por
Kaito

Que la industria de videojuegos es una de las más fuertes en este momento ya no debería sorprender a nadie. Y es que mover 4 mil millones de dólares en América Latina nos posiciona como la región con mayor crecimiento a nivel global. Pero, ¿cómo estamos de sponsors en el país?

Por: Kaito @El_Fotis

En Colombia, gracias a espacios como SOFA, COMIC CON o Ciudad Gamer, se ha permitido que la comunidad gamer tenga más notoriedad y se abra ese espacio que tanto necesita. Se ha creado escuela y se ha formado jugadores de nivel profesional que incluso empiezan a tener espacios exclusivos en donde practicar.

Pero no todo es color de rosa. Aún hoy en día las comunidades y sus jugadores sienten que sigue faltando apoyo para subir el nivel de competencia y estar a la altura de todos a nivel mundial. “A las marcas les cuesta apoyarnos, son tímidas pues no conocen, o no se aventuran al mercado gamer que sin duda está creciendo en el país”, comenta Michael Rico, mejor conocido como Micheiru, un reconocido gamer que también hace las veces de narrador de diferentes torneos en Latinoamérica y del torneo internacional de Paladins (uno de los eSports moba –Moba es el género de videojuegos que se desarrolla en una arena virtual en conexión con otros jugadores para cumplir un objetivo claro y especifico, dominar en batalla al otro equipo–).

Como Micheiru, que también promueve el desarrollo y evolución de los gamers en Colombia a través de su comunidad Paladins Colombia, también hay varias comunidades y personas que se le están uniendo en su propósito. Es el caso de Nathalie Suárez, “Haruka”, una psicóloga enfocada al gaming de competencia en RK Casters, donde los eventos tienen participación gratuita y están enfocados en juegos como League of Legends, Smite, OverWatch Hearth Stone y el clásico Street Fighter.

También hay espacios como el gaming center de Chía Game Town, abierto desde 2007 y que, según su administradora María Andrea Rojas, nació con el fin de llevar las nuevas tecnologías por medio de los videojuegos a la población con difícil acceso a ella. Tal es el éxito de este lugar que tiene su propia escuela de gamers, el GT Kinder, que se encarga de formar a jóvenes menores de 17 años para convertir su afición en profesión. También cuentan con el GT Evolution de donde sale el semillero que hará parte más adelante del GT Team que, en los 2 años y medio que lleva como equipo, ha participado en la arena gamer de SOFA, Tecnolan Pasarela en Cali, Riot Open 2016 y la Liga Regional Colombia 2016/2017. Para María Andrea el nivel en el país es bueno pero. al igual que Micheiru, opina que la falta de apoyo se debe a que es una industria que no se ha organizado en el país “Las marcas aún son un tanto reacias, pero sabemos que están dispuestos apoyar en la medida que se lleven procesos continuos”.

Y es que costear una Game House no es nada barato. En promedio estamos hablando de un presupuesto entre 45 y los 70 millones de pesos. Ahí es donde se realizan las famosas Lan Party con el fin de jugar, entrenar y compartir información. La experiencia dependerá de los equipos que se tengan y obviamente la velocidad de conexión del lugar.

Estos son factores clave a la hora de desarrollar las habilidades que le permitan a un gamer convertirse en un profesional de los eSports y empezar a obtener beneficios económicos de una industria que mueve millones de dólares anualmente. Tan solo en el torneo anual de League of Legends se están entregando hasta 5 millones de dólares en premios. Este juego de estrategia se encuentra entre los títulos competitivos más jugados del mundo junto con Counter Strike y Dota 2, que el año pasado se llevó el record como el juego que más dinero entregó en sus premios: 20.7 millones en total.

Es tal la fuerza de los eSports en otras partes del mundo, que estrellas del deporte como el brasileño Ronaldo compró parte del CNB eSports club, una de las mejores instituciones de Brasil y de Latinoamérica. Equipos de fútbol como PSG, Manchester City, Valencia, West Ham, Besiktas o River Plate también entraron en la onda y crearon una división de eSports. En Estados Unidos algunas universidades comenzaron a otorgar becas a quienes practiquen eSports y la liga universitaria ya cuenta con 105 equipos. Y por si fuera poco, se está pensando seriamente en incluirlos en los Juegos Olímpicos de París 2024. Por ahora pasarán a formar parte del programa oficial de los Juegos Asiáticos de China en 2022, aunque inicialmente se mostrarán como deporte de exhibición el próximo año en Indonesia.

Con muy buenos jugadores y muchas personas detrás de la movida gamer, ¿por qué en Colombia nos cuesta tener el apoyo que en otros países sobra?  Necesitamos encontrar la manera de llamar la atención no solo de las casas desarrolladoras de equipos y videojuegos sino de todas las empresas para que vean en Colombia un lugar donde se puede invertir y desarrollar actividades que promuevan el desarrollo del talento de nuestros gamers y llevarlos al siguiente nivel.

Temas relacionados: