Se encuentra usted aquí

Ale Jiménez desempolvó las canciones que la hicieron grande

La cantautora colombiana estrenó el álbum ‘Canciones chiquitas’ con el que reafirmó su propuesta musical.
Foto Steff Norato Cortesía Ale Jiménez
Foto Steff Norato Cortesía Ale Jiménez
Por
Alfred Lord

Ale Jiménez lleva una buena parte de su vida en la música. Desde que decidió componer canciones empezó a recolectar historias y sonidos que reflejan muy bien su esencia y dejan ver los referentes musicales que heredó. Canciones chiquitas no es solo su opera prima, sino que sirvió para reunir algunas de las canciones que ya había hecho para ella y que no pensaba compartir.  Radicada en Miami hablamos con ella vía telefónica de música y de Canciones chiquitas.

¿Cómo seleccionó las canciones para este álbum?
A partir de un grupo de canciones que guardé en un cajón y que nunca pensé compartir. Un día un amigo escuchó un par de esas canciones y se molestó mucho conmigo y casi que me ordenó comenzar a sacarlas. Esto coincidió con un punto de mi vida en el que no quería hacer más lo que estaba haciendo en el momento y fue la oportunidad perfecta para darle prioridad a la voz en mi cabeza que repetía que tenía que salir a tocar.

¿Cuáles son las canciones que enmarcan el disco?
Sortilegio y Desliz fueron las dos canciones que establecieron el tono del disco y a partir de ahí fue como una cacería. Me encerré por tres meses a pulir y a escribir diariamente, co-escribí con mi productor, quien tiene muchas influencias del jazz, de la música de la costa colombiana y de la música brasilera y eso también le dio un tono bien diverso al disco que me gusta porque me permitió expandir las canciones a otras sonoridades. Después de ese proceso, la pre producción, grabación, mezcla y pasterización duraron alrededor de 5 meses. La grabación y la producción se hicieron en Miami con grandes amigos músicos y mastericé en Colombia con Camilo Silva. 

¿Qué sonidos exploró en esta placa discográfica?
El disco explora diferentes sonoridades y extrae elementos de la cumbia, el bossa, el rock, el funk y de hasta el reggae y los mezcla con el pop, conectándose a través de los arreglos y de la selección de instrumentos principales que teníamos que eran el guitalele, los vientos y la percusión.

¿Cuál cree que es la esencia de Canciones chiquitas?
Para nosotros lo más importante era que fuera un disco orgánico y con poder, que resaltara sonoramente de donde somos al igual que las influencias musicales que tenemos. Camilo Rodríguez, quien produjo el disco, vivió gran parte de su vida y adolescencia cambiando de casa y viajando entre Brasil y Colombia y yo, aunque siempre estuve en mi país, estaba muy influenciada por el pop británico y americano mainstream de los 90. Sin embargo, cuando me mudé a los Estados Unidos, me dediqué a tocar música colombiana y sentí una necesidad muy intensa de estar en contacto con lo mío desde la distancia.

¿De qué hablan las canciones?
Escribo sobre cosas que me causan mucha ansiedad y pánico, porque es como mi terapia y me ayuda a cerrar ciclos. Escribo sobre la muerte inesperada de la gente que quiero, las frustraciones de la vida y sobre lo hartos que son los arrepentimientos. Lo gracioso es que siempre escribo esas canciones con sonidos felices y me encanta esa ironía porque en realidad no me gusta estar triste y creo que soy muy buena escondiendo ese sentimiento. También cuento historias sobre personas que conozco que tienen muy mala suerte en el amor, y que se dan cabezazos una y otra vez sin aprender la lección.

¿Qué mensaje quiere dejar con las canciones?
Pasarla rico, disfrutar la vida y las cosas sencillas, no complicarse, ni pensar tanto. También tiene mucho que ver con que uno como ser humano, en especial la gente creativa, a veces ve su trabajo como una cosa chiquitita y sin valor. Creo que la esencia de este este disco es que uno puede volverse más fuerte que sus miedos y puede transformar su arte de algo que uno ve minúsculo a algo grande.

Track by track de Canciones chiquitas


Fugitiva: la historia de esa mujer hermosa y buena que le vuelven pedazos el corazón.

Eco: una celebración y un agradecimiento de tener a alguien especial a tu lado.

Amor Trueno: Ese amor adolescente que lo vuelve a uno nada y que te da sin importar la edad.Desliz: el único propósito que tengo en la vida, ser feliz.

Casa:  cuando tu verdadero hogar está en el amor y la compañía de quien más quieres. La mudanza más importante de tu vida es la que haces al corazón de otra persona.

Nuestra Casualidad: hay que decir las vainas cuando se sienten, en el momento que se sienten. Punto.

Sortilegio: esas ganas de querer hacerse la vida difícil en el amor por puro gusto.

Bonito: las cosas chéveres que uno siente cuando está enamorado y en paz, sin dramas.

La Rumba: la vida es una y no hay dos y hay que gozarla.

Más de lo Normal: lo que pasa cuando los miedos son el GPS de tu vida en el amor.

Eras tu: Ese día hipotético en el que los que quieres no están más con vos en el mundo.