Se encuentra usted aquí

Bliss: una deliciosa mezcla entre rock psicodélico, romántico y visceral

Dele play a ‘Deimos’ y métase en un viaje del que le va a ser difícil bajarse.
Daniel Álvarez / @Daniel.Alvarez9
Daniel Álvarez / @Daniel.Alvarez9
Por
Johana Arroyave

Bliss es una de esas bandas a las que uno le coge cariño con escucharlas y luego ratifica su amor cuando conoce a quiénes están detrás: Cristian Montoya(voz y guitarra), Cristian Cifuentes (bajo), Tilo Gómez (batería y voz), Jorge Piragua (guitarra) y Juan Carulla (teclado, guitarra y voz). Cinco manes con energía pura, suficiente para crear un disco capaz de envolverlo a uno en un viaje de matices y sentimientos del que es difícil desconectarse.

Así es Deimos, el álbum debut de la banda, una mezcla de sensaciones: amor, miedo, vértigo e intimidad bajo unos sonidos que cambian constantemente. Es imposible aburrirse escuchándolos, por el contrario, hay que pararles muchas bolas.

Por: Johana Arroyave / @JohanaArroyave - Fotos: Daniel Álvarez/ @Daniel.Alvarez9

“Cuestión de Azar”: así definen ellos mismos a Bliss, la banda que crearon hace ocho años mientras jugaban video juegos. Jorge fue el de la idea y aunque todos le copiaron no creyeron que fuera real. Sin embargo a la semana – el mismo Jorge- estaba en clases de guitarra y enseñándole al resto piezas musicales. Se conocieron en el colegio, (excepto Carulla que fue el último en ingresar a Bliss y a quien conocieron en la universidad), desde ese entonces vienen con la idea de hacer música, de producir sonidos envolventes y lo están logrando.  

Ninguno tiene una formación profesional en música, se mueven en el mundo de la biología, la televisión, las artes y el internet. Son empíricos, estudian por su cuenta, aprenden de los errores y eso ha sido lo valioso de todos estos años juntos. Sus influencias son: Radio head, Pink Floyd, Tame Impala y hasta Spinetta.

“Bliss ha sido un crecimiento mutuo, todos hemos mejorado en nuestros instrumentos y en nuestra interpretación. Yo que he tenido la oportunidad de tocar con otros músicos, creo que no hay una conexión como la de nosotros - inserte emoji con carita de corazones-  ya nos entendemos al punto de que si estoy jameando automáticamente entienden y cambian los tonos”: Tilo Gómez (batería y voz).

Pero no todo ha sido color de rosa, pasaron cinco años desde la creación de Bliss para que se arriesgaran a meter a otro integrante y de paso sonidos nuevos a lo que ya venían haciendo, meterle teclados y tecladista a la banda fue complicadísimo.

bliss_banda_de_rock_bogotana_shock_-_daniel_alvarez.jpg

“Que man tan firme”, el ingreso de Carulla

Todos coinciden en que la idea de merterle teclados a la banda fue pura terquedad de Tilo. “Tres años atrás, después de un toque que tuvimos, un amigo nos escribió por Facebook que si nos interesaba meter un nuevo integrante, nos quisimos arriesgar, lo llevamos a adicionar pero a la par conocimos a Carulla”.  Jorge Piragua (guitarra) ... “Y Carulla se lo ganó, parchaba, caía a los ensayos, se hizo nuestro amigo y un día cogió una de las guitarras y nos mostró una canción que había sacado (Metaflora). Y dijimos: “que man tan firme”, ahí le propusimos que tocara los teclados”.

La decisión estaba tomada, el otro chico solo fue el encargado de sembrar la idea de tener un tecladista pero el puesto ya estaba ocupado. Una decisión acertada pero difícil, Carulla sabía tocar acordes en teclado, sin embargo, ese no era su instrumento, empezaba lo complicado: aprenderse las canciones de la banda, dominar el teclado y empezar a componer.

No les tomó mucho tiempo. Y aunque ya llevan juntos todos estos años coinciden en que hasta ahora empezaron una nueva etapa, una más real: un disco completo, giras por ciudades y toques frecuentes. En conclusión, se profesionalizó la banda. Como dirían las mamás, “se les creció el enano”.

Ahora son una familia y tienen claro cuáles serían sus roles si convivieran juntos: Jorge sería el perro, Carulla el gato, Christian Montoya el papá, Cristian Cifuentes el hermano cool y Tilo el tío borracho, la mala influencia.

Quédate cerca, cerca de mi…

Deimos, el álbum debut:

En la mitología griega Deimos era la personificación del terror. Era hijo de Ares, el dios de la guerra y de Afrodita, la diosa del amor. Aunque la intención de la banda no fue componer un álbum sobre el miedo, desde que escogieron el titulo - que fue lo primero que salió- empezaron a mandar la vuelta por ese lado. Pero no es un miedo exagerado, no es pavor, es ese temor que experimentamos todos a la vida, a lo que nos desconcierta, lo desconocido-  y lo plasman en canciones como Melancolía, Visión Cromática I o Visión Cromática II, en donde se experimentan cambios de dinámicas dentro de los sonidos y partes instrumentales.

En general Deimos es una recopilación de temas viejos de la banda con arreglos de Carulla y algunos muy nuevos a los que intentaron darles una unidad que permitiera una experiencia más conceptual para quienes lo escuchan. "Siempre tratamos de jugar con ese concepto de rock sensorial, música que envuelva, que pueda generar algún estado mental alterado en vivo. Hicimos eso, un álbum que puede crear una experiencia. Además lo pensamos de forma que lo escuchen de cabo a rabo, no es nuestra intención que solo escuchen un single, queríamos que fuera una unidad” Cristian Montoya (voz y guitarra),

Fue grabado en el estudio Palosanto en San Felipe y fue producido por Antonio Rico Urdaneta y Álvaro Valencia, (los dos integrantes de la banda “Urdaneta”). Ambos estuvieron en la captura del disco, mezcla, master, e instrumentos. Urdaneta: el blues montañero de la banda bogotana

El proceso de producción

Conocieron a Urdaneta cuando él acababa de llegar de estudiar en Inglaterra, él estaba interesado en conocer bandadas alternativas locales y que estuvieran haciendo rock psicodélico o alternativo ahí encontró a Bliss. Pero empezaron a trabajar juntos luego de que Tilo, en un evento, le dijera sin conocerse muy bien: “¿oiga le gustaría producir a Bliss?”. 

“Es muy chevere porque más allá de ayudarnos con la parte de producción el man ha sido muy padrino, es como un gurú. Inclusive antes de grabar el disco, iba a los toques y nos decía: ‘mejoren esto, pilas con esto’. Lo hizo también todo el tiempo dentro del estudio y así ya no tengamos relación profesional siempre nos regaña, es como un papá adoptivo. Siempre salimos felices de un toque y llega él y nos baja de la nube. Y eso es lo más valioso, porque generalmente la gente no le dice a uno que suena una mierda” Juan Carulla (teclado, guitarra y voz).

Así las cosas, si lo metiéramos en la convivencia de esta familia Bliss, Urdaneta sería el abuelo sabio.

bliss_banda_bogotana_-_rock_-_shock_-_daniel_alvarez.jpg

Los pro y los contra de Bliss

Fueron respuestas en las que coincidieron todos:

Contras:

  • Exige mucho tiempo como banda ensayar, preparar shows en vivo, conseguir toques, componer, la imagen, el merch, redes sociales. Es como un miniempresa y somos cinco a los que idealmente solo nos gustaría componer temas y tocar. Pero nos toca subir la historia a Instagram, mandar a hacer camisetas, venderlas, hacer los domicilios, es un proceso muy difícil.
  • Es muy abstracto saber cuál es la meta del artista. Salir de gira o tener un disco, se vuelven solo tareas que sí o sí tiene que sacar la banda. Entonces siempre toca estar con el vértigo de ¿qué va a pasar ahora? No hay nada escrito.
  • Saber que no va a haber plata en un buen rato, sobre todo en la escena underground en la que nos movemos. Con covers de 10 mil es muy difícil trascender y cobrar más por una boleta es difícil.
  • Todos tenemos vidas completamente distintas y cuadrar los horarios de todos es muy jodido. Además, vernos para ensayar o componer depende también del estado de ánimo con el que amanecimos todos. Bliss tiene una relación muy íntima y nos dejamos afectar por lo que vivimos o lo que vive el otro, es como un noviazgo.

Pros:

  • Lo más bonito de tener la banda es sentir la experiencia en vivo, llegar, tocar, ver cómo reacciona la gente, vernos a nosotros haciendo música, tenemos el recuerdo de cuando tocamos en Armando en la nevera Fest. La mitad del toque no podía creer lo que estaba saliendo de nuestras manos, la gente saltando, pogueando, coreando. Es impresionante, entonces vale verga todo lo que hay detrás, son tres segundos de placer a los que uno se vuelve adicto.
  • Es una satisfacción que ninguna otra cosa da. Sentir que uno puede despertar cosas en la gente que escucha o hacerlos pensar de maneras distintas solo tocando instrumentos, es como telepatía con la gente.
  • Se conocen personas talentosas de todas las áreas
  • Ir de gira y conocer lugares, este año estuvimos en Medellin y Cali. Es un chimba viajar y hacer lo que nos gusta y además como amigos.

 

 

Temas relacionados: