Se encuentra usted aquí

.

'Cera perdida' de Frente cumbiero: una década de “tropicanibalismo”

Más de 10 años de sabrosura.
Foto: Frente cumbiero.
Foto: Frente cumbiero.
Por
Redacción Shock

No es exagerado afirmar que Frente cumbiero es uno de los proyectos más interesantes de la música colombiana en la última década. Más que una banda convencional, es una propuesta investigativa alrededor de la cumbia y los sonidos tropicales. La conocimos en 2010 con el álbum Frente cumbiero meets Mad Professor, un encuentro inesperado, pero exitoso, entre la cumbia y el dub. Desde entonces, Frente cumbiero no ha dejado de sorprendernos y cuestionarnos sobre la relación que tenemos con nuestra música.

Cera perdida es su más reciente producción (desde el 12 de noviembre en plataformas de streaming y próximamente en vinilo). El disco fue grabado en los estudios Mambo Negro y Salgaelsol en Bogotá, Colombia con la producción musical de Mario Galeano, creador de Frente cumbiero, con Daniel Michel en la mezcla y Eblis Álvarez a cargo de la masterización y con una nueva alineación en la que están Marco Fajardo (saxofón y clarinete), Pedro Ojeda (timbales) y Sebastián Rozo (bombardino). El álbum tendrá un lanzamiento digital, este 14 de noviembre en el marco de Transmisión, una plataforma digital sonora para los artistas hispanoamericanos.

“Era el momento de mostrar lo que ha sido el trabajo con el nuevo cuarteto, que llevamos 2 años y medio. Cuando arrancó Frente cumbiero fue un parche medio DJ con algunas cosas de electrónica, luego que hicimos el proyecto con Mad Professor, armé el cuarteto que fue el primer cuarteto con el que tocamos por 5, 6 años. Luego estuve en un proyecto más electrónico solo y luego decidí reformar el cuarteto”, cuenta Galeano. Cera perdida es para él, la oportunidad de mostrar otra etapa del Frente como cuarteto.

frente-cumbiero.gif

El segundo LP del Frente buscó capturar el sonido en vivo de la propuesta. Por eso no contó con mucha producción posterior: su sonido bruto es una muestra fiel del frenesí y la sabrosura que se vive en sus conciertos. En Cera perdida se exploran nuevas sonoridades de vientos de los ensambles tradicionales de la Costa Caribe colombiana abordados desde lo contemporáneo.

Las melodías de gaitas y los metales son protagonistas a través de las máquinas, el clarinete, el saxofón y el bombardino. Son 8 nuevas canciones que transportan por un viaje sin fronteras entre el jazz, el porro, la electrónica, y la cumbia. “Nosotros como Frente cumbiero sabemos que bebemos de las aguas de lo tropical, y también somos conscientes de que lo hacemos desde la montaña y desde Bogotá. Nos interesa mostrar un ángulo del tropicalismo, no buscando emular la costa, sino encontrar un sonido de alta montaña que es el que queremos explorar”.

Cera perdida es la evidencia toda una década de trabajo en la que Frente ha explorado el impacto mundial de la cumbia y la música tropical latinoamericana. “Cuando arrancamos era una visión muy cerrada, muy local de lo que era lo tropical colombiano. Se pasó del chucu-chucu al bullerengue, a la cumbia, para luego descubrir que había cosas similares en Perú, México, Argentina. Se ha ampliado el mapa”, dice Galeano, quien agrega: “En los últimos 10 o 15 años la historia discográfica desde los 40, 50 60 ha llegado a los oídos de un público nuevo y creciente. Hay una mayor compresión sobre ella. Hace 15 años, cuando hacíamos fiestas, la gente no entendía qué estaba pasando”.

Frecuentemente, Frente cumbiero ha mencionado el concepto de “Tropicanibalismo” en su propuesta para referirse a su reinterpretación de los sonidos tropicales de la época de oro. Con esto busca evitar que la música se sienta estática, como una pieza de museo, sino todo lo contrario: promueve un diálogo sonoro y dinámico en el que la música se enaltece y no pierde vigencia.  

Frente cumbiero fue representativo del “nuevo folclor” de comienzos de la década pasada, una movida que en Colombia también lideraron propuestas como Bomba estéreo o Systema solar que permeó todo el continente y se convirtió en algo “de moda” entre djs y productores. Aunque ya pasó el “boom” por la cumbia, para Galeano esto fue algo positivo: “los que nos quedamos ahí estamos para trabajar en esto por largo plazo. Me parece interesante que el “hype” se haya ido”.  Cera perdida es la prueba de que hay un trabajo sólido, constante y de largo aliento.

 

Más contenido sobre: