Se encuentra usted aquí

El resultado de dos vidas descarriladas, esto es Hermanos Menores

Nos presentaron su álbum Inversión interna de la tibia.
Javier Quintana
Javier Quintana
Por
Johana Arroyave

Hermanos menores es una banda de rock bogotano, así suena sencillo. Sin embargo, más allá de hacer sonidos pesados, son un laboratorio creativo en el que se mezcla música, artes plásticas, exploraciones visuales y un concepto de “hazlo tú mismo” que realmente funciona. Son ese universo en el que todos quisiéramos vivir, un lugar de exploración artística, muerte digital y donde el dinero no es impedimento para sacar adelante un sueño.

Por: Johana Arroyave @JohanaArroyave 

Tal vez no hayan escuchado mucho de ellos, son reacios a los medios, a las plataformas digitales y aunque hacen parte de la escena del rock bogotano, se han alejado por completo de ella y de la industria que se mueve al rededor. Los encargados de darle play a los sonidos de Hermanos Menores son: Daniel Piedrahita (guitarra), Alejandro Solano (bajo) y Juan Manuel Jaramillo (batería). 

Su propuesta es netamente instrumental, su sonido es el encargado de mandar todos los mensajes que el público necesita oír dejando de lado las letras obvias. Escuchar su música es viajar en medio de un caos sonoro que se disfruta de cabo a rabo. Riffs de guitarra fuertes, un bajo predominante y una batería que explota de manera dimensional. Aunque en álbumes anteriores como, Entonces ví dos medusas y Campoamalia, las canciones empezaban muy suave, e iban subiendo la intensidad, en esta última entrega, Inversión interna de la tibia, no dejaron un espacio para respirar al oyente. Desde el minuto cero lo único que uno puede hacer es entregarse al descontrol, a un pogo intenso y sacar todo lo malo que le haya pasado en la vida ya sea gritando, saltando o moviendo la cabeza al ritmo de los tracks. 

La banda nació en 2015 cuando Daniel y Alejandro se reunieron formalmente a explorar sonidos, desde ahí no han parado. Viven en una búsqueda constante de creación musical que les permita condensar la etapa del momento por el que estén pasando en canciones. Una muestra de esto, su último álbum, Inversión interna de la tibia, en el que resumen las exploraciones más recientes de Daniel y Juan Manuel, el último integrante de la banda y quien ingresó a Hermanos Menores hace poco. 

Este disco permitió a la banda cambiar un concepto musical y volver a las realices, dejar al lado la parafernalia en todos los sentidos, musicalmente, en el show en vivo y en la misma grabación. 

No hay plata para grabar, somos una banda sin presupuesto

Para entender a fondo el mundo de este trio bogotano, de lo que hacen y lo que generan, nos sentamos a hablar con Daniel y Alejandro. Para el día de esta entrevista Juan Manuel se encontraba de viaje. Así nos contaron ellos mismos el proceso de creación de este álbum, sus creencias, sus rayes con la industria y la esencia en general de lo que son como banda. 

hermanos_menores_inversion_interna_de_la_tibia_shock_javier_quintana1711.jpg

Ninguno de sus álbumes está en Spotify, en Deezer o en Apple Music,  solo podemos encontrar su música en Bandcamp y un pedazo en Youtube. 

Lo de nosotros  no es una guerra con las plataformas, es una guerra con la dinámica de la industria y las presiones. Que se nos presente como una obligación tener millones de vistas para ser buenos músicos

“No sabemos en qué momento las plataformas digitales se volvieron algo tan importante dentro de la vida del músico, como si fuera un deber, el streaming en general, basta con subirlo a una sola plataforma y ya estás en internet. Igual te puedes descargar nuestra música gratis, o aportar si de verdad te sientes con un gusto genuino.Nosotros hacemos vinilos, discos, casetes y si quieres adquirirlos los puedes comprar, si quieres puedes aportar un dólar o cinco centavos, pero las exigencias de la gente y del mercado de la música se ha vuelto como: plataformas, plataformas…se ha vuelto un afán por figurar en la mayor cantidad de playlist o la mayor cantidad de compilados. Y ahora entonces parece que si tú música no está en Spotify, pasas a un segundo plano” comenta Daniel.

hermanos_menores_inversion_interna_de_la_tibia_shock_javier_quintana1741.jpg

Daniel Piedrahita (guitarra)

Complementa Alejandro: “es que no necesitamos más, alguien lo suficientemente suspicaz para buscar en Google puede encontrar no solo nuestra música sino también la de la cantidad de bandas que hay en el mundo que no usan solo esas plataformas sino muchas otras. El valor de las instituciones y las exploraciones de los músicos no se puede reducir a cifras, a números, que nada tienen que ver con el proceso artístico.

Esa precisión con las cifras hace que la relación con el público sea cada vez más abstracta. Antes la presión era por los discos vendidos, eso al menos exigía una relación directa con el comprador. Ahora la presión es el número de vistas, con eso cada uno está en su casa. ¿Dónde está el contacto real?"

hermanos_menores_inversion_interna_de_la_tibia_shock_javier_quintana1728.jpg

Alejandro Solano  (bajo)

Inversión interna de la tibia,  es su último ábum, pero también es una condición física ortopédica que hace que el hueso del tobillo esté fomado hacia adentro del pie, esta condición anatómica la padece Daniel y por eso el nombre del disco. Este lanzamiento fue grabado en un taller y por medio de captura en un caset, aquí no hubo un estudio de por medio ni la tecnología avanzada de la industria musical del momento. 

Daniel describe ese proceso como una búsqueda de recursos que permitan hacer música por encima del dinero, “nosotros no tenemos plata, esto no nos da para vivir y menos para pagar un estudio de millones de pesos, ya pudimos ver que podemos grabar y sacar vainas buenas como lo hacían antes”.

Alejandro lo complementa: “además estamos también en la exploración constante de resolver por nuestra cuenta y lo más autónomamente posible, porque sentimos también que hay muchas ofertas y mucha contaminación. Últimamente todo lo que hemos grabado a sido en esa casetera (foto al final del parrafo) y hemos descubierto que esa aproximación directa y casi artesanal al grabar, tiene resultados que no se capturarían en un estudio formal, entonces no es solamente atenernos a limitaciones materiales sino precisamente encontrar en esas limitaciones toda la riqueza que es poder uno mismo, con los materiales que tiene a la mano, salir a grabar y entregar un disco al mundo”

hermanos_menores_inversion_interna_de_la_tibia_shock_javier_quintana1671.jpg

Pero ojo, que lo hayan hecho de esta manera no quiere decir que estén satanizando los estudios de grabación, “en el momento que necesitemos o que hagamos una música que merezca o que necesite ser grabada en un estudio, y que además tengamos los recursos para hacerlo, lo haremos, creo que hasta ahora cada disco se ha grabado también bajo unas circunstancias muy particulares. Se han dado orgánicamente y pues queremos que siga siendo así” completa Daniel.

hermanos_menores_inversion_interna_de_la_tibia_shock_javier_quintana1630.jpg

 Alejandro describe esta experiencia como, “la grabada en casete debo decir que ha sido mi favorita, aunque quizás otras nos han sorprendido en circunstancias bellísimas, como la de haber grabado un disco en México (Las ciudades devoran pueblos). Pero esta aquí en el taller, directamente a casete y en un bloque completo, tiene mucho de nuestro espíritu en vivo y captura la esencia de lo que somos en nuestras presentaciones”. 

Ahora desglosamos el album track por track. 

Sinostosis radiocubital 

Habla Daniel: sobre el nombre, es también una condición física pero de los brazos, resulta que son dos condiciones que Juan Manuel, el baterista de la banda y yo tenemos. Bueno y Alejandro es zurdo, que es una condición espiritual que lo hace hacer al revés todo, entonces el disco surge porque los tres lo tocamos y somos así.

La verdad es que Juan Manuel y yo estábamos haciendo unas exploraciones en formato duo antes de que él se vinculara formalmente a Hermanos Menores y ese duo se llamaba Inversión interna de la tibia. Empezamos con tres fechas (toques en vivo) en los que hacíamos exploración libre y decidimos luego componer unos temas para ese formato que teníamos. Alejandro quería hacer parte de la banda, pero lo que hicimos entonces fue que Hermanos Menores absorbiera el proyecto y los cuatro temas empezaron a coger una forma.

Esta canción fue de hecho la última de las cuatro en componerse y es la única que tenemos en en versión estándar, además tiene una afinación rebuscada.

hermanos_menores_inversion_interna_de_la_tibia_shock_javier_quintana1619.jpg

Oligarquía financiera

Por culpa de la oligarquía financiera es que nosotros no tenemos billete para grabar discos

Habla Alejandro: muerte a la oligarquía financiera, muerte a las deudas, muerte a los bancos.. O que nos den la plata a nosotros, (risas). Es un llamado a acabar toda la oligarquía financiera, que nos demos cuenta que los que están en el poder están burlándose de nosotros, están jugando a la campañas políticas y al final jodiéndonos. 

La afinación la hicimos aquí en el taller y se grabó en caset como todas las canciones de este álbum

 

Inversión interna de la guerra

Habla Daniel: esa canción se iba a llamar Malparidos hijueputas, pero mi mamá no dejó. No le gustó tanto el asunto. A mi me parecía divertido, después terminó llamándose inversión política de la guerra para ser políticamente correctos.

Igual los nombres son nombres, las canciones no tienen letra, las canciones suenan a lo que suenan y cada quien les podrá otorgar la connotación que quieran. Pensaba que era una buena canción para dedicar, si uno tenía alguien a quien decirle eso (malparidos hijueputas), solo se la mandaba y era el título de la canción, no tenía letra ni nada y no había un compromiso más allá del desfogue.  Pero pues nada, se llama Inversión interna de la guerra y pues eso es lo que estamos viviendo en este momento también..

Este track tiene el riff más metalero y además es la canción más corta de todo el disco. 

hermanos_menores_inversion_interna_de_la_tibia_shock_javier_quintana1682.jpg

Muerte digital

Habla Alejandro: ahorita Google nos impidió el acceso a un correo, ya incluso en el mundo digital hay burocracia y vivimos sumergidos en el scroll y todo parece ser mas fácil y más cercano pero en realidad (sonido de vomito)…

Completa Daniel: estuve 20 días feliz porque no tuve celular, aunque fue por un maldito robo de un par de “malparidos hijueputas” que me atracaron con un chuzo y un perro, pero esos 20 días fueron hermosos. Ahora que vuelvo a tener celular me siento nuevamente con afanes existenciales y muerte digital es sencillamente un deseo, un grito..

Vea también: nuestro especial de lanzamientos de discos colombianos 

Más contenido sobre: