Se encuentra usted aquí

.

'Joyas' de Andrés Guerrero: una oda a la exploración sonora

El disco está disponible completo en Vaki.
Foto: Vaki.
Foto: Vaki.
Por
Redacción Shock

Andrés Guerrero es un buscador incesante de sonidos e ideas, ha viajado interna y externamente por innumerables parajes que han dejado un trazo muy importante en la percepción y concepción del mundo. Como artista es un potenciador del ritmo, un admirador de armonías que surgen con un rumbo de elevación y un letrista de la profundidad. Formó parte de nuestra sección Carne fresca, que recopila las nuevas propuestas más interesantes de la música nacional.

El cantautor nariñense lanzó recientemente Joyas, el tercer disco en su carrera, a través de Vaki, una conocida plataforma de crowdfunding. "La idea de crear un Vaki nació de la posición que estoy optando después de una experiencia larga con este disco en plataformas, con una importante reflexión sobre la forma en la que estamos acercándonos a la música desde que existen las plataformas digitales. Creo que como público entramos en una relación muy lejana con la música que nos gusta", dice el músico.

El disco, como él lo describe, “es un viaje, pero no por decirlo “clichesudamente”, porque hay una exploración externa, en los sonidos, pero también en lo interno, las palabras, las letras. Hay mucho contenido y profundidad sobre lo que reflexiono diariamente. También hay mucho contenido rítmico, de producción, beats, sintetizadores. Me dediqué a explorar el ritmo”, nos cuenta Andrés.

A lo largo de su carrera, sus principales influencias artísticas nacen del rock, el folk, la música latinoamericana, la música contemporánea y la poesía del siglo XX.  Para Joyas, Andrés se alimentó de nuevas influencias, como el trap, el hip hop, soul, e incluso ritmos africanos. “Este álbum estuvo muy marcado por el consumo de hip hop. Me dejé, por primera vez, influenciar por sonidos de artistas colombianos muy cercanos, como N Hardem, Niños Telepáticos, Neck Talese, que hace una música bellísima. Ya no era tan anglo, tan salido del contexto, sino con las referencias más cercanas”.

El resultado es una colección de 11 canciones que refleja un espíritu exploratorio y arriesgado en lo musical, que lo hace difícil de identificar en algún género. Las letras nos muestran reflexiones y preguntas muy cotidianas e introspectivas, que todos solemos hacernos alguna vez. Una propuesta sólida en la que muestra nuevos sonidos, sin dejar atrás la esencia que lo ha caracterizado.

Andrés nos describió Joyas canción por canción 

Joya

Justamente la usé como apertura porque contiene una buenísima gama de todo lo que explora después el disco. Joya es un viaje de pocas palabras porque no usa mucha lírica, esa canción está hecha con Muxe, un gran productor que me rompió la cabeza porque yo tenía la canción casi armada, y él llegó a la casa y le empezó a meter mano sin permiso. Hizo que me saliera de los moldes, pero después lo escuché y dije “está buenísimo”. Tiene trap, tiene R&B, tiene mucho soul y una parte triphopera muy fuerte. Me encantó incluir en la producción electrónica las guitarras eléctricas.

Sol moderno

Nace de un momento muy oscuro en el que decido ponerle pare y digo listo “es el carácter con el que tengo que afrontar este tipo de situaciones”. Un tema muy influenciado por el hip hop. De hecho, casi que hay un rapero participando, pero no se pudo concretar. Habla mucho de la fortaleza que logramos tener ante cualquier situación que se presente.

Estalla

Ya es una exploración más “soulera”, decidí hacer muchas baterías electrónicas y se me presentó Brina Quoya para este featuring. Creo que logramos algo muy poderoso, en un tema que es bastante raro, pero que suena muy acogedor, por decirlo así.

Sobre mi montaña

Fue el primer track que hice del disco, el punto de partida de toda la estética de la exploración rítmica y la preocupación por darle más sentido al “flow”, que es eso que está ahí, que te lleva a hacer un montón de cosas, pero no es tan fácil de describir. Sentí que la forma de hacer este disco fue justamente esa, hacer música que a mí me guste hacer y que por hacerla compleja no me saque de ese fluido. La canción está muy inspirada en Redbone de Childish Gambino, y es muy especial por esa forma de hacer música.

El instante

Es una canción que nació de forma muy rápida. Luego invité Briela porque pegamos onda cuando llegué a Colombia. El instante es la parte rockera, la parte que mezcla ese R&B con lo más tradicional del rock en español. Tiene muchísimo “Flow”, muchísimo negro metido en sus entrañas.

Salida de fuego

Es como un arreglo que le hicimos a El Instante cuando lo tocábamos en vivo con las Luces, que es mi banda acompañante. Decidí ponerlo en el disco como un plus, para que miren lo que hacemos cuando la tocamos en vivo, justamente cuando tocamos El instante. Es como un trap progresivo rarísimo que me encanta tocar.

Prefiero

Tiene la colaboración de un rapero, algo que nunca me esperé, porque no me había acercado a este género, pero así es la vida. Feliz, porque nace de un impulso muy fuerte de Johan de TSH Sudaca que me dice “te caigo en 3 horas”. En esas 3 horas pensé que tenía que tenerle algo, aparte del tinto, para que él cantara. Es una canción que me gusta mucho, muy compleja, en donde exploré el beat donde más pude y estoy muy contento con como quedó.  

Todas las cosas

La explosión. Es una canción que tiene más de 10 años, muy inspirada en Juana Molina. Me acuerdo que, cuando escuché la primera vez a Juana Molina, fui a hacer esa canción. Me imagino esa canción en vivo y a la gente "dándose en la jeta durísimo, sin que sea nada malo, disfrutándolo con mucho fuego. Es la reflexión de que todos somos una proyección de todos.

Canción para mis 7 años

Una canción que me hice para hablarme a mí, le hablo a mi niño interno y le digo “loco, vos sos es responsable todo”. La participación de Goli fue muy linda porque, desde que compuse la canción, escuché la voz de ella ahí sonando, ya había compartido escenario con ella. Le pregunté si quería cantar la canción y me dijo que sí, de una. Después le metí una especie de techno. Está el bajista de mi anterior disco y le metió muchísimo “Flow”. Es una canción ara darse amor.

La sed

Surge muy del cuarto, de hacer una canción sencilla que al final no parece tan sencilla. Ya había visto a Santiago tocando en vivo y pensé que podía meterle onda. Cada día me impresiona más lo que contiene. Es una canción muy roquera, la siento “beatlesca”, muy de la onda de Joyas, medio R&B, ahí como mezclando todo. Al final un estalle, la sed es eso: el momento en el que uno se da cuenta de que quiere algo más que de dijeron que había que tener.

Victoria

Es el cierre, una canción muy querida que se la compuse a una amiga con la que compartí mucho en Buenos aires. Es el retrato de ella, pero también de ellas, una especie de arquetipo femenino que va a donde quiera ir y no hay quien la pare. Hay como un retrato de alguien. En términos musicales tiene la misma onda de Sobre mi montaña. 

Más contenido sobre: