Se encuentra usted aquí

.

La Pacifican Power o la suma de la genialidad en la música

Con ustedes, el equipo de las estrellas de la música caleña.
Foto Ximena Vasquez Cortesía Pacifican Power
Foto Ximena Vasquez Cortesía Pacifican Power
Por
Alfred Lord

Hace más de seis años que un grupo de amigos se reunió en Cali en el remate de una fiesta para interpretar canciones clásicas del repertorio de música del Pacífico, entre otros temas reconocidos. Ese capítulo también fue el detonante para consolidar uno de los proyectos musicales más poderosos del occidente colombiano, La Pacifican Power, la unión de un combo poderoso y de ensueño integrado por los MC Alexis Play y Maikcel Rojas, la cantaora Nidia Góngora, el clarinetista Jacobo Vélez, el bajista Jeffrey Obando, el guitarrista Andrés Felipe Pinzón, el marimbero Heryb Bonilla, el baterista Sebastián Blackburn, el percusionista Freddy Colorado y el pianista y cantante Mulatho. Este año, después de muchos toques fuera y dentro del país, estrenan su álbum debut, La Pacifican Power, con once canciones que reúnen toda esa genialidad musical de sus integrantes.

Para este álbum, cada uno aportó desde su conocimiento y experiencia una canción, así fueron sumando las canciones que conforman su placa discográfica. Algunas de las canciones ya estaban escritas y otras se crearon especialmente para el álbum. Cada uno de los integrantes tiene facilidad de componer, arreglar, producir, y son directores de otros proyectos musicales. Hablamos con Mulatho Ortiz, el director musical de la Pacifican, un título que él asegura le da orden al trabajo que es hecho con el aporte de todos. 

Por Alfred Lord // @AlfredLord

¿Cómo se armó el álbum?
Escogimos las canciones y las repartimos entre grupos de dos o tres. Por ejemplo: Jacobo, Alexis Play y Mulatho tomamos una canción, Jeffrey y Blackburn, otra. Teníamos unos tiempos que queríamos cumplir. En la agrupación cada uno tiene sus compromisos y eso nos obliga a optimizar lo que hacemos para que las cosas se den y no dilatar mucho el trabajo. Nos repartimos la preproducción y la letra de las canciones. Reunirlas, producirlas y maquetearlas nos tomó dos meses.

Algunas canciones ya estaban escritas hace un tiempo por algunos de los integrantes. Por ejemplo De mar a mar, de Nidia Góngora, es una canción que ya se había escrito mucho antes de la Pacifican, ella la presentó porque quería una versión para el álbum, a todos nos gustó y la hicimos. Pa' el otro lado, de Erick Bonilla, también la tenía escrita de hace mucho tiempo, la había hecho incluso con otro proyecto pero quería una versión especial para este disco. Esas dos canciones tuvieron otro sonido muy distinto al que habían hecho antes. Algunas que se escribieron específicamente para este disco fueron Que me lo des, de Alexis Play; Canoita, una canción que hicimos Jacobo, Jeffrey, Sebastián y Mulatho y la construimos a partir de una maqueta de Sebastián que también es productor. De esa manera se fue construyendo el álbum y fueron apareciendo las canciones con la virtud de que todos los miembros son compositores, productores o arreglistas y aprovechamos el talento de cada uno. Yo doy una directriz en general, pero al final fue coproducido entre todos. 

¿De qué manera lograron ensamblar todo ese trabajo?
Nos enviamos las maquetas y luego nos reunimos en ensayos y montamos los arreglos, ahí nos dábamos otra vez la libertad de que fluyeran las ideas o la manera de tocar y de cantar. Si al bajista se le ocurría una nueva línea de bajo estaba OK. En el ensayo las canciones tomaron otro aire, se fueron madurando y mejorando. Esto sucedió durante un mes más. Grabamos en bloque la base, percusión, armonía, marimba, guitarra, bajo, teclado, clarinete; dos o tres tomas de cada canción y ahí se escogía la mejor.

¿Qué instrumentos son los protagonistas?
La Pacifican busca que el sonido sea poderoso, contundente, que suene apretado, los músicos decimos “afincado”, y eso fue lo que estuvimos trabajando en el estudio. Fueron dos días de grabación, después de haber grabado Tambó y Vení que fueron las primeras, eso tuvo otro momento, dos ensayos por semana, hasta llegar al estudio. Cada instrumento tiene su espacio dentro de las canciones. La marimba, como en Pal otro lado, es un currulao, y la marimba es la reina ahí, la que lleva toda la melodía. Que me lo des o en Rosa, que es más hacia la música de la chirimía, ahí el clarinete y la guitarra son los que llevan el liderazgo. Hay otras que son más fusión, como Tambó o Canoita, que proponen un sonido nuevo y se trata más como el ritmo que hay inmerso en las canciones.

¿Cuál es la propuesta musical?
Estamos presentando un sonido diferente respecto a lo que se hace con la música del Pacífico, unir la música tradicional con las músicas modernas cuidando y rescatando la sonoridad y los ritmos de la región. No sé si también lo que nos puede estar pasando es que estemos creando algo nuevo que todavía no tenga nombre, no tenga un género. Nos estamos dando una libertad creativa rescatando nuestras raíces y exponiendo nuestras influencias modernas contemporáneas, la música que cada uno ha estudiado e investigado.  

¿Qué representa para ustedes este álbum?
Superar obstáculos para grabarlo, desde lo económico, los tiempos, hasta las fechas y finalmente lograrlo por la unidad que tenemos. Ha sido muy bonito. Después, que a la gente le guste, representa mucho más. Estrenamos el disco en el Petronio y la gente ya conocía las canciones, más de 50 mil personas cantando, fue una noche emotiva. Un show poderoso que al final nos pone con la responsabilidad de mostrar un camino en la región para los músicos.

Hablando de ese camino, ¿qué simboliza La Pacifican para ustedes?
El principio de La Pacifican es la unidad, la hermandad, la amistad de muchos años y un respeto y una admiración que tenemos el uno del otro. Para nosotros es muy bonito tocar con Alexis Play al que consideramos el mejor MC de Colombia; nos sentimos orgullosos y poder tocar con él o con Maikcel, un cantante con un color especial en su voz, o con Fredy Colorado, gran maestro con su aporte en la percusión, ese es el principio. 

Ya está más consolidado y nos sentimos muy bien tocando juntos. Lo que estamos haciendo es coworking, trabajar en equipo, unidos en diferentes ramas para hacer algo nuevo o para colaborar. No solamente estamos para hacer canciones y música sino también para enseñar un camino a la gente del Pacífico y de Colombia: cuando nos unimos a trabajar juntos podemos hacer muchas cosas muy impactantes para la sociedad, para todos. Veo la reacción del público, esa admiración de ver 10 personas en un escenario trabajando no es fácil siempre, porque es reunir el pensamiento de todos para expresarlo.

La Pacifican es mucho más que una banda musical, se está convirtiendo en una plataforma de la que se pueden desarrollar muchas más cosas; en adelante producir eventos, canciones, invitar otros artistas más adelante para que hagan parte, en cualquier momento puede cambiar su formación. Cuando pensamos en una plataforma queremos ir mucho más allá.