Se encuentra usted aquí

Los 25 álbumes definitivos del hip hop colombiano

Un reconocimiento a una de las músicas con mayor ascenso en Colombia: el hip hop.
25 discos fundamentales de hip hop colombiano
25 discos fundamentales de hip hop colombiano
Por
Chucky García

“Definitivo” no es la palabra, en todo caso, porque si hay una música colombiana en ascenso, hoy, esa es el hip hop. Basta con darse cuenta de que buena parte de los shows que más entradas están vendiendo son los de agrupaciones de rap en ascenso; y de seguir así pronto vendrán más álbumes que desde las raíces o las nuevas estéticas logren que este conteo no sea inamovible o la última palabra. 25 álbumes fundamentales para sumergirse en lo mejor que se ha hecho en nuestro país.

Por: Chucky García // @chuckygarcia


25. Tremendo Cup (1993) – Los Generales R&R

Shock sacó a la superficie la historia detrás del primer grupo colombiano en grabar un disco de rap, Los Generales R&R, en 1991. Oriundos de Buenaventura, su creación musical estuvo marcada por los viajes que sus propios integrantes hicieron desde el puerto a diferentes destinos del mundo en condición de polizones; y al mismo tiempo que tomaba prestados elementos del hip hop de Nueva York, lo hacía con la música urbana de Panamá. Tremendo Cup es su álbum de 1993, con temas de denuncia y amor como Hambre y desempleo y El engaño.

24. Entrando al juego (1996) – Varios artistas

Varias cosas hay que decir de este compilado que salió en Colombia en los años 90: la primera, que fue producido por Juan Carlos “El Chato” Rivas (un músico conocido por su trabajo con La Derecha y Shakira); la segunda, que juntó a una serie de grupos locales como C.T.O., Doble Key y El Cartel (banda que, por cierto, tocó en las primeras ediciones de Rock al Parque); y la tercera, que fue una apuesta de la multinacional Sony Music por hacer del hip hop nacional una música visible en el mercado discográfico. Las bajas ventas de este álbum hicieron que Sony Music pronto se saliera del juego del rap local, aunque finalmente quedó este testimonio en disco compacto con canciones algo sumisas pero nada despreciables.

23. La revancha del burro (2013) – Systema Solar

Lanzado en 2013 de manera independiente, La Revancha del Burro es el álbum más sólido del colectivo Systema Solar, que en su alineación conserva una de las estructuras más clásica del hip hop: dos MC y un Dj. La Costa Caribe colombiana jamás le ha dado la espalda al rap, desde los 90 también ha hecho su aporte en materia de bandas y grabaciones, y si bien para Systema Solar no es un todo sino un enchufe para conectarse con la electrónica, la champeta, el vacile o la música de verbena; es materia de estudio para entender y ver la foto completa de los alcances que el hip hop ha tenido en nuestro territorio.


 

22. El Guchi (2017) – Boom Full Meke

En 2017, con el sello Llorona Records, la dupla conformada por Monosóniko y Bclip lanzó este álbum corto pero sustancioso, con una portada genial sobre un futuro distópico en la Costa Norte de Colombia (ilustración del gran Mateo Rivano). Sistemas de sonido, tenis enchulados, motos RX-115, tatuajes del escudo del Junior, fraseos y letras de barrio bajo y un ambiente de verbena bravo y futurista, como ya se dijo, en una peculiar y tripiada grabación en la que la cultura musical Caribe –que durante muchos años ha consumido hip hop– encuentra un motivo más para celebrar su acervo y visión en la música.

21. ¡Así es Palenque! (2016) – Kombilesa Mi

Cuando el hip hop nacional comenzó a dar sus primeros pasos, un cuarto de siglo atrás, jamás imaginó que a futuro una agrupación de músicos raizales de San Basilio de Palenque iba a grabar y a lanzar un álbum de rap tocado con instrumentos autóctonos y cantado no solo en castellano sino en la lengua tradicional palenquera. En este disco de 2016, Kombilesa Mi hace un completo retrato de su propia cultura y de la forma en que esta lucha día a día por mantenerse firme en un mundo globalizado y ventajoso.

20. Las Sombras (2003)Hip-Hop International

Este EP, grabado en Colombia en 2003 y lanzado en Europa por aquella época, incluye seis temas en los que participan los integrantes de Asilo 38, junto a productores, músicos y DJ de Portugal, Alemania, Francia y Suiza. Canciones en español, inglés y francés, en las que el hip hop nacional cobra una dimensión trasnacional y se funde con otros géneros como el ragga o la música clásica.

19. Otro paso a la locura (2014) – Nanpa Básico

Después de su paso por Selva de Asfalto, David Rosero, mejor conocido como Nanpa Básico, comenzó su carrera en solitario y en solo cinco años se posicionó como uno de los artistas más escuchados y seguidos en el género en Colombia: hace pocos días, de hecho, se dio el lujo de llenar el Movistar Arena en Bogotá. Compositor, cantante y trabajador incansable de su propia obra, Nanpa Básico pone en este álbum de 2014 más que corazón y alma, también coloca todo ese desencanto y cuestionamiento certeros que los llamados a ser grandes letristas colombianos de hip hop escriben a lápiz, con punta fina y sin tajalápiz.

18. Sentipensante (2016) – TSH Sudaca

Otro buen rapero salido de un colegio de Bogotá a mediados de la década pasada; otro chico aburrido, quizás, que en medio de lecciones de geografía e historia lejanas a la ciudad que lo rodeaba y a las vidas de los seres que la habitaban; soñaba en contar las cosas a su manera y en canciones honestas. Crudas, introspectivas, reflexivas e inquietas, en este álbum más que en otros de TSH Sudaca, las canciones encuentran el punto de cocción ideal y no aromatizan el ejercicio más rústico y básico de un MC: soltar rimas sobre golpes de ritmo que no hagan sombra sino que por el contrario eleven el atril desde el que oficia su oratoria.
 

17. Medayork (2015) – Crew Peligrosos

Cuando Crew Peligrosos lanzó este trabajo discográfico en 2013, no solo ya era una de las agrupaciones más reconocidas de la escena del hip hop paisa y nacional, sino un proyecto musical maduro y anexo a un proceso de formación artística en las comunas. Medayork tiene lo suyo y muy bien ganado, y la paleta de sonidos del álbum se extiende hasta el funk, el soul, el jazz y la electrónica, demostrando en todo caso ser un digno heredero del rap latino y del mismísimo hip hop americano a la vieja usanza.

16. Behind The Machine (2013) – ChocQuibTown

Cuando este álbum salió, la banda de origen chocoano ya había sacado buena parte de sus éxitos y había cosechado muchos logros, merecidos por una carrera hecha a pulso y durante los años en que las nuevas músicas colombianas no eran siquiera tema de conversación. ChocQuibTown se inventó desde la cultura hip hop que entró y se quedó en el Pacífico; y encajándole folclor al asunto plantó la primera gran bandera para que el rap en Colombia dejara ser solo un asunto de las urbes y pasara a ser un medio de expresión en las regiones. Este álbum de estudio de 2013, con arreglos de Juancho Valencia y tocado en vivo por una nómina de músicos invitados, compila sus temas más populares y los lleva al siguiente nivel.

15. Reloj de fe (2013) – Aerophon Crew

Otro álbum clave en la historia del hip hop local, otro disco con el apoyo del sello y estudio Audio Lírica y posiblemente el paso más importante que Aerophon dio hacia 2013, cuando ya llevaba unos buenos años batallando por su causa: una que comenzó en un colegio de Engativá, unida por el grafiti y el rap. El estilo de esta banda, que en Reloj de fe está marcado por un puñado de temas que hablan de las necesidades y sueños sin pavimentar de muchos colombianos -al tiempo en que su beat va en zigzag, mezclándose suavemente con otras sonoridades-; influyó para que el rap bogotano comenzara a despuntar desde otros ángulos, musicalmente hablando.

14. Servicios Ambulatorioz (2017) – AlcolirykoZ

“La calle me ampara”, cantan los AlcolirykoZ de Medellín, y es imposible no pensar en cómo diablos dicen eso, si están hablando de esas lomas de la Ciudad de la Eterna Primavera de las que siempre nos han dicho que la vida para algunos dura solo un poquito y para otros se alarga sin que esto traiga mejores beneficios o haga la diferencia. A sus autores les tomó dos años para hacerlo real, y sin duda alguna, Servicios Ambulatorioz (2017) se hizo esperar porque traía beats y rimas muy buenas: “El mar no me conoce aún”, es solo una de tantas y tantas que ofrece a lo largo y ancho de su repertorio.

13. Historias Mínimas (2015) – LosPetitFellas

Más que una historia musical, la de esta banda bogotana ha sido un relato de experimentación, de encontrar una voz propia en el mundo del hip hop o del mismísimo rock colombiano: al final de cuentas, para ellos el jazz, el blues o el rap no vienen por separado y juntos suman más. Este disco de 2015 no solo es el mejor punto de partida para internarse en el universo lírico y sonoro de los LosPetitFellas, sino para compartir su atrevimiento: el de darle la vuelta al clásico disco de hip hop local y, sin desmarcarlo de la calle, la rima y lo real; hacerlo divertido y notorio en porcentajes iguales.

12. Elevación (2001) – Rocca

Rocca se instaló en Colombia prácticamente con este disco bajo el brazo, que en 2001 lanzó en Europa pero también acá con Universal Music. Es un álbum sólido, en el que el parisino de padres bogotanos demuestra su talento como MC y compositor, con melodías feroces en dos idiomas (francés y español). Aunque muchos recuerdan este elepé por el tema El original, en el que Rocca le mete salsa y bongó a su hip hop y cuyo videoclip promocional fue rodado en Cartagena; canciones como Elévation, C'est Mon Monde, Au lieu de se faire la guerre y Les Rues De Bogota lo hacen aún más apetecible.

11. Polizones (2004)Flaco Flow & Melanina

Este pedazote de disco comienza con el diálogo de dos polizones afrocolombianos que escondidos en un barco han zarpado por el Pacífico colombiano hacia un mejor destino, donde quiera que sea. Lanzado en 2004 por un sello independiente y productora que hizo bastante por el hip hop de acá (Audio Lírica), incluyó la canción La jungla, una composición que 15 años después sigue invicta y actual de cara a la forma en que funciona este país: zumban las balas sobre las cabezas, unos combaten y otros rezan.

10. Real (2004) – La Etnnia

De los diez álbumes en total que La Etnnia completó en 2019, Real, lanzado en 2004, tiene su capítulo aparte, y no solo por la canción homónima que le dio nombre al álbum y el video de esta, que como ya se sabe tuvo alta rotación en el canal MTV Latinoamérica. Este disco tiene otras grandes canciones como La furia, Malvado instinto, Mafia latina y De la cuna al ataúd, junto al reconocido rapero neoyorquino de origen dominicano Full Nelson (a quien La Etnnia le prensó un disco con su sello 5-27 Records).

9. Mixtape (2005) – Tres Coronas

Primera grabación de este trío que juntó el rap colombiano con el francés y el neoyorquino, principalmente gracias a la trayectoria y orígenes de sus integrantes, Rocca, P.N.O. y Reychesta. La mayor parte de las canciones son en español, aunque con algunos momentos en inglés y francés que en definitiva le dan más cuerpo y onda. Justo ahora que Tres Coronas regresa como banda invitada al Festival Hip Hop al Parque 2019, vale mucho la pena repasar todo su repertorio y reencontrarse con un trabajo que hizo la vuelta a su modo y no pasó inadvertido.

8. Generación Perdida (1997) – Sexta Inkamista

Hacia 1989, según fuentes oficiales, el 70% de las personas fallecidas de forma violenta en Medellín estaban entre el rango de edad de los 14 a los 21 años. Esto hizo que muchos jóvenes, a manera de resistencia, se enrolaran en bandas de punk, metal y hip hop, que una década después se concretarían en una serie de grabaciones lanzadas por sellos independientes y otros establecidos e icónicos como Discos Fuentes. Bajo este sello salió este álbum de 1997, con una portada oscura y una lírica de igual color. Duro, escueto, ciertamente maníaco y sofocante; un registro histórico y sin par de una época a la que pocos cuerdos sobrevivieron.

7. La descarga (2002) – Asilo 38

No se puede hablar de la historia del hip hop colombiano sin incluir todas las páginas que este gran movimiento escribió en el Pacífico colombiano, especialmente en Cali. A comienzos de la década del dos mil, los Asilo 38, que en buena parte eran del distrito de Aguablanca, presentaron este álbum con el apoyo de Discosoye. Fue uno de los primeros trabajos que de mejor forma vistió al rap con pintas de otros géneros como vallenato o salsa, sin perder el lado duro y callejero (la versión de Lluvia con nieve es tremenda). Como si fuera poco, este disco incluye la canción Homenaje, un crudo y sentido tema como pocos se han hecho en el país.

6. Contra el muro (1995) – Gotas de Rap

Gotas de Rap salió de las mismas calles de las que salió La Etnnia, y junto con esta fue de las primeras bandas de rap en Colombia en lanzar su música en un formato físico. Y también en hacer historia. Este mixtape de 1995 contiene los versos vengadores, las líricas libres, las melodías explosivas y todo el ambiente musical del arte subterráneo de aquella década azotada por la limpieza social y en la que el hip hop nacional salió a la luz como mucho más que una moda, una simple tendencia o una pose.

5. Letras para el alma (2005) – Samurai

Hip hop para el alma, que hoy como nunca, a un año del asesinato de este hijo de Ciudad Bolívar, suena más duro. El cuerpo de Héctor Hernández, Samurai, fue encontrado sin vida en 2018, y de toda la música que grabó con su voz, sus medios y su talento, Letras para el alma (2005) es el más contundente en forma y fondo. En el tema Cuerpos perdidos, dedicado a “los cuerpos que nunca encuentran”, Samurai canta con tanta certeza y premoción, que asusta: “El escapulario que colgaba de su cuello no sirvió de nada”, dice, “pasarán los días y de pronto lo encuentren”. Paz en la tumba.

4. Entre Deux Mondes (1997) – Rocca

Antes de radicarse en Colombia en la década del dos mil, el parisino de origen colombiano Sebastián Rocca lanzó en Francia, en 1997, este álbum en solitario. “Escucha esto bien”, es una de las primeras frases que Rocca escupe en esta grabación, reeditada en vinilo doble en 2018 y que en 15 temas en total retrata ese mundo en hostil blanco y negro de toda una generación de jóvenes franceses que, como él, eran hijos de inmigrantes, y cuyos retos, frustraciones y anhelos no eran tan distintos a los de los muchachos de acá por aquel entonces.

3. Grandes Éxitos: 15 Años de Carrera Musical (Remastered) (2019) – Ali Aka Mind

“Un día como hoy”, dijo Ali el día en que celebró sus 15 años de lucha en el Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo con un show que agotó entradas, “hace 15 años el rap le dijo a un deportista deprimido, ven que esta es tu casa”. Y prosiguió: “un día como hoy soñé un día como hoy, hace 15 años, y ese que sueña soy yo”. Y ese yo es quien firma este álbum de grandes éxitos, pero principalmente de líricas enormes que de forma nostálgica y vívida invitan a descubrir los llantos y sacrificios de él y de tantos otros que escondieron y esconden los grandes muros de la capital.

2. Memorias (2013) – Crack Family

Memorias es el vinilo que en 2013 la Crack Family prensó bajo su propio sello y que aún hoy se puede conseguir en tiendas especializadas en este formato como La Roma Records Colombia. Un álbum redondo, sin canción coja, bueno desde la ilustración de la portada a la foto de la contraportada. Una ópera áspera, directa y sin cortapisas, contra el Estado la religión y todo régimen que reduce a los ciudadanos a un carné de afiliación a una EPS o a una pensión. “Créalo, mi so”, discazo, “Colombia resistencia”, como lo canta la Crack en este elepé.

1. El ataque del metano (1995) – La Etnnia

Aunque este álbum originalmente salió en casete en 1995, La Etnnia lo grabó y construyó en 1994, y lo distribuyó prácticamente de puerta a puerta: en cada discotienda que estaba abierta en aquel entonces en Bogotá. Veinticinco años después, es posiblemente el disco de rap colombiano que más ediciones ha tenido (además de casete salió en CD, digipack y vinilo); y el único de este género que se ha presentado, canción a canción, en un Rock al Parque (edición 2014). El ataque del metano es fundamental incluso para quienes no crecimos en los suburbios, o para los coleccionistas de rock, punk y hasta metal. Clásico de clásicos.