Se encuentra usted aquí

LA ERA DE LA PAPAYA

Por
Redacción Shock

Eran las 9 de la noche de algún día en 2004. Íbamos en la van recogiendo a la banda para un show en Theatron. El conductor tenía la radio prendida, y mientras pasábamos a recoger a Kike Egurrola, Iván Benavides, Humberto Pernett, Erika Muñoz, Goyo y Janio Coronado, sólo sonaba “Más Papaya”. Como ocho veces seguidas. Lo más raro era que no era la versión original nuestra, sino remezclas que no habíamos ni pedido, ni oído, ni aprobado, hechas a lo “pirata” y full reggaetoneadas. En ese momento sentimos que “eso si era tener un hit”. Llegando a  la  esquina  de  Theatron  vimos  una escena  bastante  eléctrica:  cientos  de personas afuera buscando entrar, la policía y logística presentes con todo, y adentro de la van “Más Papaya’ seguía sonando. El álbum “3AM” había salido con este tema en el 2003, pero durante 8 meses no pasó nada.
Empezó a sonar en una emisora, luego en otra hasta que culminó en esa noche en Chapinero.

Cuando lo pienso ahora, eso se siente muy lejos, como un pasado que pertenece a otra persona, otro yo. No creo que nadie se imaginaba en aquel entonces que íbamos a estar hablando del mismo tema once años después. Me siento muy agradecido, como humilde, de que canciones como “Papaya”, “Dejá”, “Hoy tenemos” y los demás temas hayan dejado su huella en la música colombiana, que se hayan vuelto parte del canon de la música moderna de acá, que los textos y las letras de Iván hagan parte de la poesía nocturna.

"Me siento muy agradecido de que canciones como “Papaya”, “Dejá”, “Hoy tenemos” y los demás temas hayan dejado su huella en la música colombiana, que se hayan vuelto parte del canon de la música moderna de acá".

Sin embargo, no hubiera podido quedarme ahí en la misma estética, en el mismo lenguaje. Todos los discos de Sidestepper han sido una propuesta nueva, tratando de evolucionar y seguir explorando nuevas ideas. Lo que más  me emociona musicalmente es la búsqueda de algo nuevo, oír por primera vez nuevas texturas, maneras de hacer el beat, nuevas melodías, instrumentación. Como algunos ya han oído en nuestro nuevo álbum “Supernatural Love”, está el resultado de esa evolución durante la década después de “Más papaya”. A mí me suena todavía muy Sidestepper, las palabras que usamos en la caratula del álbum “3AM” –bajo, batería, melodía y alma– pues, se aplican todavía.