Se encuentra usted aquí

Festival Centro Día 3: poder femenino en el escenario

Las mujeres protagonistas en Festival Centro
Foto - Natalia Pedraza Bravo
Foto - Natalia Pedraza Bravo
Por
Redacción Shock

Hubo una particularidad en el día 3 del Festival Centro: toda la programación tenía a mujeres fuertes en tarima. La jornada arrancó con los covers de plancha de José Miel, artista LGBTI. Posteriormente en el muelle, Bituin, banda liderada por las hermanas Juanita y Valentina Añez, nos trajo una mezcla de jazz, sonidos experimentales y folclor latino. El cierre fue con una muy interesante versión de Palenque, de Abeladro Carbonó, una leyenda de la música caribeña.

Posteriormente en el muelle, Adriana Lucía se lució con un show impecable en el que pasó por algunos de sus temas más famosos como Quiero que te quedes, hasta versiones grandes clásicos de nuestro chucu-chucu en su característico ‘porrrock’: Festival en Guararé y La piragua fueron algunas de ellas. Agradeció al público por permitirle seguir haciendo música con honestidad.

npb_9508_0.jpg

npb_9508-3.jpg

npb_9508-4.jpg

A las 8:00 p.m. llegó una de las más esperadas: Mabiland, nuestro mejor disco de 2018. Los asistentes no pararon de corear algunas de sus canciones más famosas como Cuánto más o 1995. La chocoana radicada en Medellín dejó al público pidiendo más, habló de la dificultad de hacer festivales en Colombia y prometió más nueva música para este año.

npb_9508-11.jpg

npb_9508-14.jpg

npb_9508-12.jpg

Desde México al auditorio llego la reina de la Anarcumbia: Amandititita, con un show histriónico, dinámico y con mucho humor. Las historias cotidianas que narra en sus canciones cobraron vida en el escenario. Y aunque ya no le gustan mucho, interpretó 2 de las canciones que la hicieron famosa en toda Latinoamérica: Metrosexual y Te crees la muy.

npb_9508-16.jpg

npb_9508-18.jpg

npb_9508-20.jpg

El cierre estuvo a cargo de Diana Burco, la bumanguesa de 23 años que sorprendió al país con su nominación al Grammy Latino. Montada con su banda de puras chicas, demostró que a través de la música se puede enviar un mensaje de poder femenino. Sus letras no están ligadas a la tendencia y cuentan historias reales mezcladas con la experiencia que la Academia le ha dado a Diana. Durante una hora mostró que es juglar en su género, experta en composición y con una sensibilidad contagiosa.

npb_9508-23.jpg

npb_9508-24.jpg

npb_9508-25.jpg

De vallenato a hip hop, de experimental a cumbia. El tercer día del Festival centro tuvo propuestas muy diversas pero con algo en común: la indiscutible fuerza femenina.