Se encuentra usted aquí

‘El Underground ya no existe’, una charla con La Banda Bastón

Dr. Zupreeme y Muelas de Gallo siempre tienen apuntes en sus líricas y en sus entrevistas. Ambos mantienen el bastón del rap latinoamericano.
Por
Alfred Lord

Dr. Zupreeme y Muelas de Gallo son un dúo curtido de rap y de vida. Ambos son las cabezas de La Banda Bastón. El primero, en los beats, el segundo, encargado de las rimas.  Una formación que completa 16 años exhibiendo Hip Hop en estado puro. Su nombre ya es un clásico de la historia del Hip Hop latinoamericano.

Son fieles seguidores de los pioneros del género en México como Control Machete, VLP y Petate Funky. Su música es una narración letal de los conflictos fronterizos, la desigualdad y la corrupción que les ha tocado a los habitantes de centro y Sudamérica. Pero también son funk y fiesta.

En 2012 con el sencillo Me Gustas saltaron cualquier barrera entre el underground y lo comercial. Ahora, siendo la voz de un espectro más amplio de público, el Festival Centro los trae por primera vez a un escenario colombiano. Sucedió después de muchos intentos por venir, nos dijo Muelas de Gallo desde el otro lado del teléfono. También nos habló de rap, de viejas historias y de su nuevo disco, que sale en febrero de este año.

Por Alfred Lord // @AlfredLord    Fotos: Cortesía Banda Bastón

 

Más de 15 años en la escena del Hip Hop con independencia absoluta, ¿qué ha sido lo mejor de toda esta época?

El aprendizaje. Cuando éramos jóvenes, a finales de los 90, y empezamos con nuestro proyecto aún se usaban las disqueras, o eso era lo que aspiraban todas las bandas: hacer una buena canción y llamar la atención de una disquera para sacar un disco y lograr la misión final que era llegar al éxito.

Nosotros crecimos con esa tendencia o esa meta. Pero mientras íbamos desarrollando las primeras canciones se cambió toda la jugada, empezó lo del internet, se acabaron las disqueras, nos tocó aprender de todo eso.

Pero lo que destaco de toda esa época es la amistad que tengo con Dr. Zupreeme. Somos un dúo con la misma edad, venimos desde el mismo pueblo, crecimos juntos y es como ir creciendo con un hermano, nos han pasado las mismas cosas al mismo tiempo y además estamos metidos en este negocio en la escena del rap.

Tengo mis hermanos de sangre, pero Dr. Zupreeme es el hermano que no escogí, nos han pasado las mismas historias, en diferentes épocas y además tenemos un grupo de rap. Está chido.

¿A dónde buscan llegar con sus letras?

Nosotros siempre tenemos varios estilos de canciones, no nos casamos con un estilo nada más. Tenemos canciones que hablan de política, de sociedad, amor desamor, fiesta, desmadre, pero en nuestras canciones yo soy el encargado de la lírica, siempre tienen un dejo de coqueteo hasta la más fiestera, desmadrosa de este aprendizaje.

Desde los veintitantos empezamos a leer metafísica, tratados o escritos que hablaran más sobre el ser, es decir, sobre descubrir quién es el que está dentro de este cuerpo humano. Entonces muchas de nuestras canciones tienen que ver con eso, aunque parezca que hablan de otra cosa. Luego tiramos una reflexión sobre cuál es la misión que tienen los seres humanos en la tierra y no tratamos de hacerlo religioso, o cursi. A veces desde el lado de la confusión hay un tema oculto de la Banda Bastón y va por ahí, por la cuestión del ser.

Hay mucha gente que nos dice que tal canción les cambió la vida. Y también lo que más me agrada es cuando dicen: “Oye yo pensé que tal canción iba de tal cosa y estudié la lírica y dice esto”, que bueno que te diste cuenta, a veces las canciones tienen como dos o tres lecturas.  Se siente como una pequeña victoria.

Se puede decir que la historia cambió después de Me gustas ¿Qué tenía esa canción que logró llamar tanto la atención?

No creo que cambió. Más bien se maximizó. Hemos estado siempre en el underground pero el underground cambió con la explosión de YouTube, Spotify y todos estos canales. En realidad, el underground es historia porque ahora mismo salen proyectos que tienen un año, seis meses, y explotan. El underground ya no existe.

Cuando salió Me gustas cambio mucho, es una canción que desde que salió le gusto a todo tipo de gente y es otra de las características de nuestra banda, que no solamente le gustamos a los que tienen que ver con la movida del rap, sino a rockeros, punks, abogados y personas de todas las edades, de 10 a 50 años. Nuestras canciones abarcan un espectro muy grande en ese aspecto.

La canción se coló en la radio inmediatamente la pusieron en todo lado, la usaban para festivales. Acá hay un fenómeno muy grande que es la lucha libre, varios luchadores empezaron a utilizarla para salir al ring, se coló en todos lados. Yo no sé si cambió la historia más bien, fue un parte aguas de ahí en adelante empezó a notarse el impacto de la banda.     

¿Cuál cree que es el momento clave donde se encontraron realmente con ustedes mismos y con el público?

Desde 2008 y 2009 ya estábamos tocando en lugares más grandes, pero como hablamos cuando explotó todo con Me gustas, tuvimos un concierto en el Vive Latino en el 2014, el escenario era para 8.000 mil personas, pero logramos reunir 15.000. Personas que nos fueron a ver. Ahí se afianzó a la confianza del grupo y el fenómeno que estábamos representado en ese entonces.

Después tuvimos un concierto en el lunario del Auditorio Nacional que está reservado para bandas muy grandes del pop, o que son fenómeno mundial. Hicimos un concierto con boletería agotada. Tuvimos un público enloquecido. Creo que ese año marcó de alguna manera nuestra carrera a partir de ahí somos inamovibles, eso me parece a mí.

whatsapp_image_2017-01-12_at_12.02.30_pm.jpeg

¿Cómo definen la escena del Hip Hop actualmente en México y en Latinoamérica? ¿De qué se está alimentando el género actualmente?

Yo veo la escena como algo puro e inocente en muchos aspectos, pero sin embargo con una madurez al mismo tiempo bastante notoria. La manera que se rapea, los temas acá en Latinoamérica se dejaron de hacer algunos años en Estados Unidos, que es el país donde la cultura del rap es más grande y hay toda una industria. Allá ya no se rapea tanto de política, de sociedad: allá es más de fiestas, de drogas. Aunque acá también pero pensamos en  dejar un contenido, veo a la escena a punto de explotar a nivel de industria. Ahora hay muchos MC que gozan del cariño del público y que nos podemos mantener de esto a buen nivel, no solamente sobrevivir. Lo único que falta es industria, canales de televisión y estaciones de radio de hip hop exclusivamente, es poco lo que falta, estamos tocando la puerta bien duro para pasar con un batallón.

¿Cree que se ha prostituido un poco el género con las colaboraciones y la mezcla de sonidos?

La música es arte y la única regla del arte para mi es hacerlo bien, es investigar y trabajar por ahí. El arte se basa en la experimentación, el mismo Hip Hop surgió de experimentar, de fusionar culturas, estilos musicales, agarrar breaks de música disco, funk, jazz, soul. La capacidad que tiene el hip hop de sobrevivir en todo el mundo es precisamente por esto. Donde llega se apodera de la música que existe ahí, si llega a Colombia puede tomar la cumbia colombiana u otros estilos musicales, los amplia y revienta. Acá en México pasó lo mismo: llegó el Hip Hop ,agarró unas trompetas de mariachi, unos rasgeos del son jarocho y de repente se metió en las casas y los barrios y se quedó en el gusto de todos. Es una experimentación que veo bastante positiva siempre y cuando el resultado sea bueno.

¿Vieron muchas bandas crecer a su lado que ya no están?

Nos pasó mucho. Cuando crecimos vimos varios grupos que en algún punto lo dejaron. No sé. Te gana la vida, te cansas y decides que ya no puedes hacer rap ni dedicarte a lo que te gustaba y lo abandonas todo. Eso ha pasado incluso con muchos grupos que después que vieron que si se podía vivir de esto decidieron volver, pero ya no era lo mismo, como si hubieran perdido todos esos años de entrenamiento.

Es una decisión al fin de cuantas. Yo creo que si es algo para ti y va a estar en tu vida entonces es algo que simplemente no vas a dejar, todos los días vas a hacer una canción, una letra. Vivir dentro de esta cultura es así.  Si de repente decides dejarlo a un lado y volver ya no es lo mismo. O también hay MC que en aquellos años eran muy grandes, con mucho alcance y de repente no se actualizaron o se quedaron atrapados en un solo estilo y ya no pasa nada con ellos o están tocando esporádicamente.

b-8_0.jpg

¿Cuéntenos un poco del nuevo álbum, Luces Fantasma? La producción y la radiografía de las canciones

El nuevo álbum sale el trece de febrero. Pensamos liberarlo por iTunes y todas las plataformas digitales y un mes después en formato físico. Este disco lo hemos trabajado durante un año y hace un año salió el primer sencillo de este álbum que se llama No me porto bien, que es como una canción sarcástica un poco provocadora, es de fiesta sin perder la provocación. A finales del 2016, el 28 de diciembre sacamos el segundo sencillo que se llama Loco, que también es un juego de palabras y de aprendizaje a la mala, tratando de provocar a la gente sobre la locura. Ambas canciones han funcionado muy bien en conciertos con la gente y en redes sociales.

Nuestro eje principal en las canciones siempre es el Hip Hop. Ahora viene la onda del trap y otras cosas, pero seguimos haciendo rap y actualizándonos de muchos estilos, no nos gusta hablar de una sola cosa.

El álbum trae canciones que son muy violentas o muy al estilo vieja escuela. Desde que empieza suena un bombo terriblemente gordo, una tarola demoledora y van las rimas de provocación de fronteo.  También hay canciones más suaves, como de amor, otras canciones más reflexivas en la parte lírica. La parte musical es lo que más rescataría yo porque Dr. Zupreeme, que es el productor del disco, hizo una labor increíble para conectar los temas y los estilos.

Podemos escuchar desde beats clásicos, tropicales o de cumbia en una misma canción y se van mezclando. En las canciones tenemos a una parte de los metales de los ex calle 13, que trabajaron con nosotros para una canción específicamente. También con unos miembros del grupo Antibalas, que es Afromusic de Nueva York y que admiramos mucho;  Mariel Mariel de Chile; MCklopedia de Venezuela; Álvaro Díaz  de Puerto Rico; de México: Alemán y Yoga Fire. Para nosotros, creo que es la obra más destacada.

Vamos a estar liberarando una canción cada semana para los que compran el disco en preventa.

Su último video, Loco, muestra un estado de desesperación y búsqueda de uno mismo, ¿Cuál es la historia del clip?

Nos conectamos con Cesar Berrios, de Puerto Rico, un gran colaborador y amigo. Tiene una manera de visualizar el Hip Hop muy específica. Para nosotros es el mejor director del género en toda Latinoamérica.

Para la locación conseguimos un lugar que se llama Posada del sol, un lugar en México que tiene una mística y una vibra muy especial porque es una construcción arquitectónicamente única en el mundo, con muchos estilos. El dueño se endeudó mucho para sacar adelante el edificio, quería hacer un recinto artístico además de una posada donde pudieran convivir varios artistas de la época. Tiene teatro, cuartos, zonas de patios, capilla. Pero en algún punto de la construcción las deudas le ganaron, no pudo terminar jamás. La obra le quedó inconclusa y se empezó a caer. Hay algunas partes del lugar que dicen que están embrujadas, se rumora que al final el dueño se terminó ahorcando en un árbol que está en la posada. Es un lugar donde se han filmado películas de terror, varios eventos afines a la ambientación. Nosotros tuvimos la fortuna de conseguirlo para este videoclip, fue un golazo, porque todo esto reviste el video de una estética muy adecuada para el tema.

 

Hemos visto en Facebook su campaña de no seguir ni idolatrar a nadie, es como desprenderse de las redes sociales ¿Qué significa esto?

Cuando idolatras o pones alguien en un pedestal, en una cúspide donde los demás no llegan, eso hace que tú pienses que esa persona no tiene errores, que ni siquiera es humano. Y cuando te falla o pasa algo que te disgusta entras en conflicto, te decepcionas. Eso es muy malo para tí, no hay que idolatrar a nadie, desde mi punto de vista achica tu mente. No creemos que Dios es un guardaespaldas, creemos que Dios está presente en todos lados. Como decía John Lennon: “las religiones enseñan a creer en Dios, pero hay muy pocas religiones que te enseñe a creer en ti”.

Tratamos de decir eso, que creas en ti, cuando idolatras a alguien lo haces mejor que tú y eso no es cierto. Es una mentira, nadie es mejor que nadie. Puedes admirar a alguien, y su capacidad, pero el respeto es lo mínimo que tiene que existir entre las personas. El respeto es una virtud.

Idolatrar a alguien es fanatismo y ya saben ustedes a donde nos lleva esto, en la historia hay muchos casos de donde vamos a parar. Tienes que disfrutar la música de quien sea, no hay una mejor que otra, o un artista mejor que otro. Es arte, te gusta o no te gusta y ya.

 

Temas relacionados: 
Publicidad