Se encuentra usted aquí

¡Paren todo! Underworld estará en Estéreo Picnic 2019

Alabado dios de la electrónica de los 90.
Foto: Michael Tullberg // Getty Images Entertainment
Foto: Michael Tullberg // Getty Images Entertainment
Por
Redacción Shock

Aunque las razones por las cuales Underworld pisa nuestro país aún nos duelen, (la muerte de Keith Flint, vocalista de The Prodigy), debemos admitir que es una de las noticias más frenéticas que nos ha dado el festival. En la misma línea de Prodigy, Underworld llega para representar la mítica e influyente escena de la electrónica británica noventera que surgió en una época convulsa, donde se estrellaron el punk, el industrial, el house, el disco, el dub y las angustias del fin de milenio que se asomaba a la vuelta de la esquina. Underworld se convirtió en un bastión del tecno y el house, de la música de los grandes clubes y en 1996 figuraron en el mainstream internacional cuando su Born Slippy NUXX musicalizó la Trainspotting de Danny Boyle. Pero ese es solo un pequeño pedazo de una prospera e inquieta carrera. 

Desde 1979 y hasta 1986 Karl Hyde y Rick Smith ya venían cocinando su música. Ambos trabajaban en un restaurante en Cardiff, donde empezaron a hacer sonidos de reggae y mezclas experimentales. Al poco tiempo, se les unió el baterista Bryan Burrows y John Warwicker, con quienes formaron Freur, una banda que en 1986 se disolvió. En 1987 Hyde, Smith, Thomas, Burrows y el bajista Baz Allen formaron Underworld, patentando un estilo con más guitarras, funk y un poco de electropop, mezcla que rápidamente llamó la atención del público y en medio de toques caletos se hizo famoso en una generación que empezaba a bailar al ritmo de beats y a crear una escena nunca antes vista. En 1988 la banda firmó con una disquera y crearon el álbum Underneath The Radar y posteriormente Change The Weather (1989)

Para 1991 Smith y Hyde reclutaron en Essex, Inglaterra, al dj Darren Emerson, con quien gestaron su tercer álbum, dubnobasswithmyheadman (1994), una placa que exploraba unas capas profundas y extendidas de las capacidades del sonido dance. Más adelante, Darren Emerson abandonó el grupo y también formaría nombre de peso con su acto en vivo. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Shock (@shock) on

Su carrera durante los años siguientes y hasta hoy alcanzó una escala global en múltiples esferas: millones de álbumes vendidos, con Beaucoup Fish (1999), A Hundred Days Off (2002), Oblivion With Bells (2007), Barking (2010) y convertirse en la banda sonora en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, acto que fue dirigido por Danny Boyle. 

La actividad exploratoria de Underworld se ha mantenido vigente en los últimos años a través del proyecto Drift, una plataforma multimedia para la publicación de su música de filmes y, sobre todo, para compartir el proceso creativo de la banda. El año pasado estrenaron el proyecto con el track Another Silent Way, un audiovisual que acompaña las drift racing del Reino Unido. También en 2018, estrenaron la primera parte de una serie de audiovisuales cocreativos y experimentales acompañados, por supuesto, con nueva música. Se tituló Drift.

La segunda parte del proyecto Drift fue estrenada este año. La obra es un ejercicio experimental en toda forma, basado en una premisa de Karl Hyde: “the opposite of ‘normal’ or ‘usual practice’”.

Ver a Underworld en vivo es la oportunidad de encontrarse con una de las bandas que transgredieron la forma de hacer y pensar la música. Antes del EDM, antes de los DJ superestrella, antes de la electrónica colada en el pop, estuvo Underworld. 

¡Bienvenidos al #FEPX! pic.twitter.com/ba1ojNLJbt

 

Temas relacionados: