Se encuentra usted aquí

Conversaciones marihuaneras con Wiz Khalifa

Hablamos con uno de los headliners del Festival Estéreo Picnic
Por
Álvaro Corzo

Una charla sobre trabas especiales, legalización y el poder de la hierba en el proceso creativo de uno de los raperos más influyentes del mundo.

Por: Álvaro Corzo V. // @corzo360

Los Ángeles

Mas allá de lo que se diga de su amor por el cannabis, el sonido de Wiz Khalifa no deja de ser uno de las más eclécticos y versados del universo del hip/hop en el mundo entero. A pocas horas de abordar un vuelo charter con destino a Medellín para tocar en Parque Norte la noche del viernes 24 y el sábado 25 en el Estéreo Picnic, hablamos con el chico malo de Pittsburgh sobre su confeso amor por la bareta.

En los últimos años usted se ha convertido en un activista de la yerba en los Estados Unidos. Hasta sacó a la venta su propia variedad de Marihuana. ¿Cómo ha sido este viaje?

Increíble. Ha sido un camino que me ha llevado por muchas partes de los Estados Unidos así como del mundo entero. Poder ser un mensajero y ayudar a romper el tabú de que la marihuana es una planta maldita es todo un privilegio.  

¿Qué hace que la Khalifa Kush 0 K.K como se conoce sea tan codiciada en Estados Unidos?

Es una marihuana increíble, una yerba con mucho poder. Además tiene un olor cítrico bien fuerte con tonos a madera. Pero lo más importante es que a pesar de ser una índica es muy eufórica y genera un estado de relajación y bienestar muy prolongado. Además no te da sueño, no te duerme. Es una traba muy “limpia”.

¿Cuál es su forma favorita de consumir marihuana?

A pesar que hoy en día hay miles formas de hacerlo no hay otra mejor forma que picar la yerba y rolearla en un porro.

¿Cuánta marihuana fuma?

Yo fumo todos los días. Fácil, cerca de una libra por semana.

¿Qué papel tiene la yerba en su proceso creativo?

Soy una persona muy hiperactiva y cuando estoy creando música mucho más. La marihuana me da la tranquilidad, la serenidad para mantener esa creatividad en un nivel constante.  Me centra. Lo mismo me pasa al subir al escenario.

¿Cree que existe todavía mucho tabú alrededor de la marihuana?

Por supuesto, en Estados Unidos sigue siendo una forma de criminalizar a las minorías, a los afroamericanos y a los latinos. La marihuana es una planta con propiedades medicinales que debe gozar la gente. Sin embargo esto es algo que está cambiando. La gente y los gobernantes están entendido que el cannabis es un estimulante mas inofensivo y mucho menos adictivo que el alcohol o cualquier droga pesada, eso por no hablar de los farmacéuticos, los cuales generan una adicción increíble.

¿Hacia donde va el movimiento de legalización de la marihuana a nivel mundial?

Vamos en buena dirección.  La guerra contra las drogas no funciona eso es claro. Además la legalización de la marihuana no solo ayuda a que la gente pueda  acceder de una forma segura y regulada a una planta curativa para tratar el dolor entre muchas otras cosas, sino que también dejará de mandar a la cárcel a miles de jóvenes de color y latinos en Estados Unidos.

¿Qué le diría al presidente Trump si lo tuviera al frente?

Jajaja.  No le diría ni una sola palabra, solo le pasaría un porro bien grande de Khalifa Kush para que se fume y deje tanta rabia.

¿Cuál es la música que más lo inspira?

Cypress Hill, Snoop Doog, Three 6 Mafia, The Diplomats, Bone Thugs-N-Harmony y Young Jeezy.

¿Qué tan violento era Pittsburgh cuando usted era un adolescente y qué tanto de esto afectó su música?

Mucho. Pittsburgh era y todavía es una ciudad muy violenta. Durante mis años en sus calles la violencia entre los jóvenes de color era a otro nivel. La calle tenía ese sentido de miedo y de peligro. La muerte no era nada fuera de lo común. Teníamos el sentimiento de que muy pocos podrían salir del gueto y mantenerse con vida allá afuera. Eso era una ilusión, un sueño. Con mi música encontré mi salida.  

¿Es verdad que se gastaba más de diez mil dólares en yerba al mes? ¿Fue por esto que decidió por crear su propia cepa de Cannabis?

Es cierto (risas) gastaba fácil más diez mil dólares al mes en yerba. Cuando la legalización llegó decidí que era mejor cultivarla que comprarla.  Ahí fue cuando comencé a trabajar en diseñar la variedad de  yerba perfecta. Fueron años perfeccionando los clones para dar con la variedad Khalifa Kush. Hoy en día es todo un fenómeno,  así que ya no gasto en yerba (risas).

Va un año de Khalifa su último disco. ¿Cómo lo califica en comparación a todos sus trabajos anteriores?

Cada uno de mis discos es muy diferente al anterior, pues cada uno representa el momento en el que estoy en mi vida, en mi recorrido. Khalifa fue una bendición al darme la oportunidad de sacar de mi sistema cosas que tenía en el pecho. La música siempre ha sido mi mejor espejo.

¿Expectativa de tocar en Colombia?

Demasiadas. Llevo años escuchando de grandes aventuras en ese país. No veo la hora de llegar. Me han dicho que Bogotá y Medellín son una fiesta tremenda. Siempre hay una primera vez y me ha llegado la hora.

 

 

Temas relacionados: 
Publicidad