Se encuentra usted aquí

El arte de ser original: una experiencia lumínica-sensorial en Estéreo Picnic

Una vez más, adidas Originals la saca del estadio y redefine el significado de la originalidad durante el Festival Estéreo Picnic.
Por

El Estéreo Picnic es música, es parche, es farra, es estar alerta a qué se está cocinando en el universo sonoro. Pero también es un Súper Bowl local en el que las marcas dan su mejor show con experiencias que complementan el espectáculo en tarima. Desde juegos de feria e instalaciones de arte inmersivas, pasando por una plataforma elevada para ver el festival desde el aire; el show comercial es otro fuerte atractivo durante estos tres días.

Una de esas experiencias que nos impresionaron fue la de adidas Originals que, bajo el lema Original is never finished, retó la creatividad de tres artistas cuya inspiración viene de la obra de uno de los iconos del arte colombiano: el maestro Omar Rayo. Todo para llevarle al público festivalero un mundo donde lo original jamás se termina.  

En una imponente estructura de doce metros de altura, esta original experiencia abrió la imaginación de los asistentes sin dejar de lado la filosofía de la marca y mirando hacia el futuro. Era un ejercicio visual impulsado por tres artistas: Carolina Amaya, Sara Rayo y el colectivo Atractor, quienes presentaron sus propuestas visuales e interactivas. Estas obras de arte retaron la creatividad de los espectadores para que ellos mismos descubrieran sus propios puntos de vista, en algo que podría ser considerado como un bucle de arte original.

El Linearum del colectivo ATRACTOR recreó una escultura sonora/lumínica con rayos láser y ondas sonoras  que de manera interactiva mutaba a las órdenes de cada visitante, generando un vínculo de originalidad entre la obra y su espectador.

Para Carolina Amaya la originalidad de la obra estuvo en la mirada de cada espectador al momento de descubrir nuevas realidades, que nada es lo que parece ser, que todo es relativo y que tiene un significado diferente dependiendo de dónde se mire.

La inspiración de Sara Rayo viene en la sangre. Al igual que su papá, protagonista de la activación, cada obra tiene una constante en la búsqueda de la geometría. Según Sara, su obra se trata de mirarse a uno mismo destapando esas capas que usamos como protección para vernos reflejados en el interior. "Podemos doblar y destapar cuantas capas haya y siempre encontraremos la realidad en el fondo." 

La interacción del público en cada obra invitó a pensar más allá y reconocer que todos podemos ser originales y que nada nunca está terminado.

(Fotos: Alejandra Mar)

Temas relacionados: