Se encuentra usted aquí

Películas que sacuden la mente y nos cuestionan sobre el sexo: Bixa Travesty

Lo queer es visible y grita en “Bixa Travesty”.
Fotograma documental Bixa Travesty
Fotograma documental Bixa Travesty
Por
Juliana Abaúnza

Un documental que está rotando por algunos espacios en Colombia muestra la historia de Linn Da Quebrada, cantante de funk brasilero que revuelca todas las nociones que tenemos de género e identidad sexual. ¿Estamos presenciando un momento histórico en el cine? Parece que ahora más que nunca lo queer es visible y las voces de creadores nuevos están empezando a ser escuchadas.

Por: Juliana Abaúnza // @julianaabaunza

Macho
Presta mucha atención
Siéntate y observa tu destrucción.

Mientras en Colombia aún estamos embolatados con el significado de “ideología de género” y el solo hecho de querer debatirlo provoca pánico en varios sectores de la sociedad, las diversificaciones y manifestaciones de la sexualidad siguen mutando y explorándose cada vez más. Ser hétero u homosexual, hombre o mujer, cisgénero o no, son categorías cada vez más endebles y frágiles. Y la cultura, por supuesto, no ha sido impermeable a esta evolución.

¿Estamos presenciando un momento histórico en el cine? Ahora más que nunca lo queer –ese espacio amorfo, mutante, y que está destruyendo la rigidez de los géneros– es visible gracias a músicos, artistas y cineastas cuyas creaciones explican lo que la academia y la teoría hacen en otros ámbitos. Aún está fresco el Óscar que la película chilena Una mujer fantástica ganó contando la historia de una mujer trans (¡protagonizada por una mujer trans y no por un actor cisgénero disfrazado!) y su lucha cotidiana. Por su parte, el pasado Festival de Cine de Cartagena, FICCI, presentó un par de  documentales que retrataban lo político de lo queer como El susurro del jaguar o Bixa Travesty.

 

A post shared by Linn da Quebrada (@linndaquebrada) on

Linn da Quebrada es una mujer trans negra de una favela de São Paulo, autodenominada “marica travesti”, que junto a su amiga y confidente Jup do Bairro, con trajes exorbitantes y mucho twerking, hace ataques musicales en contra del orden blanco, heteronormativo y machista en el país más grande de Suramérica. Su música, enmarcada dentro del funk brasilero (el paralelo del reggaetón en ese país), va más allá de un proyecto sonoro y se convierte también en un performance que habla sin tapujos sobre la homosexualidad y sobre los significados de ser hombre o mujer.

Linn es la protagonista de Bixa Travesty, un documental brasilero que debutó en el Festival de cine de Berlín y que se llevó el premio a Mejor director en la Competencia Oficial Documental del Festival Internacional de Cine de Cartagena, Ficci, que se celebró en los primeros días de marzo.  Claudia Priscilla, quien junto a Kiko Goifman dirigió el documental, contó en Cartagena por qué decidió que Linn da Quebrada debía ser la protagonista. La realizadora y la artista se conocieron hace más de tres años, cuando Linn era parte de un colectivo de performance, y desde entonces se hicieron amigas. “Me encantó su personalidad”, dijo Claudia Priscilla, “Linn utiliza su vida y su narrativa como obra de arte”.

Según Priscilla, Linn da Quebrada convierte su cuerpo trans en una forma de expresión política tanto en el espacio público como en el privado. Ella es una mujer cuya identidad de género no está limitada por sus genitales y que está siempre en estado de fluidez. El documental Bixa Travesty la muestra en entrevistas de radio dramatizadas en las que con mucha convicción habla de lo que piensa sobre feminismo y transexualidad, en su vida privada junto a amigos y familia hablando sobre pobreza y racismo, y en vivo en conciertos en los que arremete contra los machos blancos y sus estándares de género.

 

A post shared by Linn da Quebrada (@linndaquebrada) on

Si uno no sabe portugués y oye las canciones de Linn da Quebrada, igual las puede disfrutar y le dan ganas de bailar hasta sudar. Pero al ver el documental y entender lo que está diciendo esta artista carismática, dan ganas de gritarlas con ella hasta que la garganta arda.

Dentro de la alta creatividad audiovisual y la extrema intimidad que consiguen los directores para meterse en la vida de Linn, es poderoso también el discurso teórico que se genera: las letras de las canciones y la vida cotidiana de la cantante cuentan en abundancia con frases que parecen sacadas de libros de teoría de género. Claudia Priscilla explica que hubo ideas de tres grandes de la filosofía que estuvieron presentes tanto el documental como en las letras de Linn: Michel Foucault, Beatriz Preciado y Judith Butler. Pero lo chévere es que aunque Bixa Travesty es un documental en el que la influencia de estos teóricos fundamentales para las ciencias sociales se siente, es accesible. Hablan de teoría de género de una forma potente y agresiva pero al mismo tiempo tan clara que hará que cualquier persona entienda la identidad de Linn y su experiencia.

Bato palmas para as travestis que lutam para existir
E a cada dia conquistar o seu direito de viver e brilhar

Esto de ser claras y accesibles fue importante para Claudia Priscilla al hacer Bixa Travesty. Para ella, a cuanta más gente logre llegar el documental, mejor. “Las personas trans, las personas queer no pueden seguir siendo ignoradas por la sociedad”, dijo la directora, “por eso, los temas y problemas del documental no son problemas LGBTIQ, sino problemas de la sociedad”. Ahora que en Brasil están pasando por un periodo de mucha censura y que en el mundo en general estamos viendo tantos movimientos conservadores de derecha, este es el momento más importante para ver documentales como este.

Aunque será difícil ver Bixa Travesty en salas de cine comerciales, el programa del Ficci Itinerante, traerá este documental a la Cinemateca Distrital de Bogotá el 14 de marzo a las 3:00 p.m. y el 16 de marzo a las 7:00 p.m; al Museo de Arte de Medellín el 17 y 23 de marzo; y al Museo La Tertulia de Cali el 9 de marzo y el domingo 11. En una hora y quince minutos se enamorará de esta artista única, comprenderá su forma de ver el mundo y saldrá con ganas de protestar contra el patriarcado mientras mueve el culo.

 

Publicidad