Se encuentra usted aquí

Guardianes de la Galaxia: la ciencia de una excelente banda sonora

Guardianes de la Galaxia tiene una genialidad que la hace única. La banda sonora. La verdadera arma de esta película.
Por
Julio Escovar

Guardianes de la Galaxia Vol. 1 no solo pegó por su divertida historia, sus alucinantes efectos especiales y sus bien construidos personajes, sino porque se metió con una banda sonora llena de clásicos que dio en la vena del gusto de todo el mundo. ¿Con qué se viene el soundtrack de la segunda parte?

Por: Julio Escovar // @julitroescovar

Los Guardianes de la Galaxia nunca han sido los personajes más reconocidos, al menos en este lado del mundo. Hacer una película que formaría parte del universo cinematográfico de Marvel, donde ya existen IronMan, Capitán América, Thor, Hulk, y la Viuda Negra, más que un reto, era una apuesta suicida con solo una ventaja: nadie iba a decir “me gustan más en los comics”.

Por lo que casi la totalidad de la película se desarrolla en el espacio, no existen elementos con los que nos relacionemos, no hay una destrucción de la Torre Eiffel, la Casa Blanca, o las Pirámides de Egipto. Aunque hay legendarias películas que se desarrollan en el espacio, pocas producciones tan ajenas al mundo cautivan la taquilla. Según el portal IMDB.com las películas de ciencia ficción más taquilleras en Estados Unidos son Star Wars VII (2015), Avatar (2009), Jurassic World (2015), y Avengers (2015). Esta última fue la culminación de una etapa clave de Marvel que después de presentarnos poco a poco los personajes y desarrollarlos en una serie de películas, los logró encajar en una sola. Muy bien jugado.

Filmes anteriores de ciencia ficción con héroes improbables como El quinto elemento (1997), y Matrix (1999) tuvieron bandas sonoras propias, y a pesar que películas como El día de la independencia (1996) abre con “it’s the end of the world as we know it” de R.E.M. o Transformers (2007) incluye clásicos de The Cars y Player, las películas le apuestan a un sonido futurista o al de moda. Cosas que en su momento han representado Linkin Park, Propellerheads o Marilyn Manson. ¿Comprensible, cierto? Pero aquí, Guardianes de la Galaxia tiene una genialidad que la hace única. La banda sonora. La verdadera arma de esta película.

 

De pronto les parece una observación evidente. Sin embargo, quiero que tengan en cuenta lo siguiente. El soundtrack de Guardianes de la Galaxia Vol.1 fue N.1 en Billboard en el 2014, año del lanzamiento de la película. Para el 2015 ya había superado el millón de copias vendidas y como banda sonora solo lo superaba en ventas Frozen, y para el 2016, cuando ya teníamos el tráiler de Guardianes de la Galaxia Vol. 2, sabíamos que la banda sonora seguiría con la línea de artistas clásicos e incluiría a Fleetwood Mac.

Ha sido un proceso delicado y detallado el de Guardianes de la Galaxia, y debemos tener en cuenta que su banda sonora es en esencia un compilado de grandes éxitos de los 70 que no tiene una canción original grabada para la película. Piénselo, no hay un I don’t wanna miss a thing ni un My heart will go on, o un Loose yourself o un I Will always love you: estas canciones creadas para las películas nos transportan al momento, pero Guardianes no tiene ninguna de ellas. Todos son éxitos del pasado que de alguna forma nos conectan con una nostalgia que no vivimos, la hace significativa y se convierte en un hilo clave de la película.

En tres de las cuatro bandas sonoras que acabo de mencionar aparece alguien vinculado con el intérprete de la canción. Liv Tyler en Armageddon, Eminem en 8 Mile y Whitney Houston en El Guardaespaldas. Esto alimenta la canción en las películas, pero Guardianes se la juega por algo diferente en el mejor estilo Casi Famosos (suena de fondo Tiny Dancer). Además, sin tratarse de una película que cuenta una historia musical, nos lleva a dos tiempos diferentes y crea un paralelo entre lo que pasa con los personajes en un universo distante. La música (¡¡¡además en un cassette!!!) que escuchaba la difunta madre del protagonista, para quién ya no hay nuevos sonidos, son canciones que vivirán por siempre. Es absolutamente genial el planteamiento, más aún porque es simple.

Todos nos apropiamos de las canciones así como Starlord, el protagonista de Guardianes. Tal vez sea eso precisamente lo que nos atrae tanto del personaje como de lo que oye: la música que escuchábamos con nuestros padres, nuestra banda sonora, nuestros increíbles mixtapes, en la era de las galaxias.

Temas relacionados: 
Publicidad