Se encuentra usted aquí

Mariangela Rubbini - @Bilirubbini

Por
Mariangela Rubbini

Un espectáculo: One de Michael Jackson por el Circo del Sol

Créanme. No es un sueño imposible de hacer realidad. Los tiquetes aéreos a Las Vegas y los hoteles en la ciudad no cuestan un dineral como uno creería. A quienes mueven el turismo en la ciudad que derrocha luces, dinero, alcohol y todo tipo de extravagancias lo que les interesa es que la gente pueda llegar hasta allí para que luego todo su dinero se quede en los casinos. 

Haciendo una juiciosa búsqueda en internet, es realmente muy fácil conseguirse un boleto aéreo a muy buen precio y hospedaje en alguno de esos imponentes hoteles ubicados sobre la famosa calle principal conocida como El Strip, donde la noche por persona puede salir a menos de 50 dólares. 

Este 2013 tuve la oportunidad de visitar la ciudad y de paso, de asistir a un alucinante show de malabarismo, baile, música y desenfreno visual montado por la compañía canadiense Cirque Du Soleil en homenaje a Michael Jackson. Confieso que One, es de lejos uno de los espectáculos más impactantes y emotivos que he visto en mi vida. Una especie de contentillo para todos los que nos perdimos de ver al Rey del Pop en alguno de sus conciertos en vivo. Quienes recuerdan esa indescriptible sensación que tuvimos al ver en holograma reaparecer a Tupak Shakur en la versión 2012 del festival Coachella saben a lo que me refiero cuando la tecnología es capaz de regresar por instantes a la vida a un personaje de este calibre. En One, Jackson aparece destellante bailando sobre el escenario y es ahí cuando a uno le dan ganas de pararse de la silla y correr a abrazarlo aún sabiendo que ésta es solamente una ilusión óptica que de repente se esfumará. Actos acrobáticos impecables y un batallón de bailarines de primer nivel que incluye incluso a algunos de quienes hicieron parte del crew de Jackson en los ensayos para esa última gira que nunca se realizó hacen de ésta una experiencia como de concierto. 

Pero también es un musical. Un maravilloso musical. Una puesta en escena con un vestuario y despliegue de luces y tecnología alucinantes. Con mapping, holografía y todos los juguetes tecnológicos que uno pueda imaginarse. No es un show para fanáticos de Michael Jackson, es un show para fanáticos de los buenos espectáculos en vivo. Magia, nostalgia, dan ganas de bailar, de llorar, de gritar, de salir de ahí a comprarse la discografía completa de Jackson sí no se tiene. A propósito del Rey del Pop, este 2013 se cumplieron 30 años desde la primera aparición del video de Thriller en el Canal MTV. Esta canción, así como algunos referentes extraídos del famoso y costoso videoclip, también hacen parte del show de One. Ya saben, si les suena el plan, empiecen a meterle billeticos a la marranita. Realmente vale cada centavo.